Evaluación del wiki de 3º D 2011/2012


Después de largo rato buscando en la wiki, he conseguido decidirme por "Mi canción favorita". Me ha gustado mucho la canción "Coches de choque" y, sobre todo, si es en la feria. Es una canción que revela una historia sobre un chico que compra un bono para subirse a los coches de choque, y él decide subirse a un coche rojo, pero otra chica también lo quiere y ahí la cortesía del chico de darle a ella la oportunidad de subirse al coche cuando en ese mismo instante se enamoran. Es una canción que me ha gustado muchísimo. Por eso, quiero darle las gracias a Borja por esta maravillosa y graciosa canción con mucho sentido del humor.
Corrección: Coches, y, todo, feria, enamoran, muchísimo, por eso, él y Mi canción favorita.

Julio Cortázar: Manual de instrucciones



Por mi parte, me han gustado mucho " Instrucciones para cantar " porque es una manera de expresarse sin cantar, como si fueran nuestros sentidos (oído, tacto, gusto, olfato y vista) el medio o paso para entender la música, ya que considero que la música, para poder cantar, tiene que llegar a lo más profundo de tu ser. Es una instrucción que me ha gustado mucho en todos sus "sentidos".
Corrección: sentido, es, Cortázar

Significado de la expresión "estar en Babia"


Su significado es hallarse distraído y embobado, y con el pensamiento muy distante de lo que se está tratando. Parece que los reyes de León gustaban, como gente fina que eran, de pasar largas temporadas de verano en Babia, cuando todavía los duques de Luna no habían fijado allí su puesto de mando para expoliar el país. Babia era una región placentera, bien abastada, bien comunicada, guardada por gente pacífica e hidalga, leal al rey y, entonces, con buenos cazadores de osos, corzos y jabalíes. A veces los fieles súbditos leoneses echaban de menos a su monarca ausente, mientras las intrigas repetían: El rey está en Babia.» y con esto daban a entender que Su Alteza no quería saber nada de nada. Desde entonces, «estar en Babia» se dice de un estado psicológico que está entre el «dolce far niente» y el «no quiero saber nada».
Corrección: hallarse, distante, está, parece, pasar, allí, expoliar, placentera, abastada, corzos, súbditos, dolce far niente.

Relato de un anuncio


Era un sábado, 8 de mayo, cuando a Ramiro Benítez le regalaron un perro por su cumpleaños. A Ramiro Benítez le gustaban mucho los perros, ya que era adiestrador de perros. A él le parecía genial que un perro le hiciera las labores de la casa, pero para eso tenía que esforzarse mucho en adiestrarlo, ya que el que siempre tuvo a su lado se murió de un tumor en la cabeza. A este nuevo perro decidió llamarlo Pancho. Al principio, era un perro normal, hacía cosas de perro, pero luego más que un perro parecía persona.

Llegado a este punto, el perro tenía un comportamiento perruno muy poco corriente, ya que a su dueño le dio por enseñarle muchas cosas, como "hacerse el muerto", sentarse, tumbarse, "la patita". Luego, empezó a crecer y le enseñó a ir a por el periódico, traer las zapatillas, ir al videoclub a traerle alguna película, a que le limpiara los zapatos, y hacer las cosas de la casa (limpiar las ventanas, coser, hacer la colada), en fin, lo normal de un perro. Hasta que un día le enseñó cómo echar la primitiva y se quedó "más solo que la una".

En algún lugar del planeta está Pancho, el perro más listo que hay en la Tierra, disfrutando de la vida que hasta entonces no había disfrutado.

¿A quién no le gustaría que le tocarán la lotería? o ¿Quién no ha soñado alguna vez con eso? "En esta vida de perros" donde todo nos agobia y nos estresa, el dinero no está de más y aunque peque de avaricioso, no estaría mal tener un poco, para poder mandar y no ser el mandado. Si no es así, ya me esforzaré en la vida, ¡que de ilusiones también se vive!

Corrección: Ramiro Benítez perro, al principio, lado, nuevo, más, como hacerse el muerto, patita, luego, enseñó a, periódico, zapatillas, película, a casa, limpiar las ventanas, hacer la colada, enseñó, estresa, esforzaré.

Mi antropónimo


Álvaro es un nombre masculino de origen germánico, que significa " atento" o "guardián noble". Se cree que este nombre germánico lo trajeron los godos. Mi nombre está compuesto por las raíces all "todo" y war "prevenido". Por la frecuencia del apellido Álvarez ("hijo de Álvaro") podemos conocer que fue un nombre muy común.

Me pusieron Álvaro por tradición familiar, ya que soy el primer nieto mayor que tienen mis abuelos. Era lógico que me llamaran Álvaro, ya que mi padre y mi abuelo también se llaman Álvaro y mi bisabuelo también se llamaba así.

Álvaro
Total: 139.423
Porcentaje: 5,984%
Edad Media:19,4
Córdoba: 3,226
Porcentaje: 6,43%
Madrid: 32,779
Porcentaje:15,50%
Década:1990
Córdoba: 908
Porcentaje: 19,997%
Madrid: 8,872
Porcentaje: 35,378%
En consecuencia, mi nombre es, como me indica la edad media, joven; de escasa frecuencia, un porcentaje de 6 por mil, algo superior en Córdoba. Según mis padres, aquí en Córdoba estaba casi desaparecido. Tanto es así que hacia los años 1990, en la ermita de Santo Domingo que es donde se encuentra, el santo, San Álvaro, tuvieron que promocionar el nombre porque estaba perdido, haciendo fiestas como la del huevo duro para entregar medallas a los niños que nacieran con ese nombre.

Aunque también hay muchos personajes históricos con los que me puedo relacionar como Álvaro Obregón, Álvaro Cunqueiro, Álvaro de Luna, Álvaro Cordobés e incluso Álvaro de Bazán, pero para mí solo hay un personaje histórico que se relaciona conmigo, ese es Álvar Fáñez.

Álvar Fáñez o <<Álvaro Háñez>> llamado históricamente Minaya (Castilla y León hacia 1047- Segovia, abril de 1114) fue uno de los principales capitanes del rey Alfonso Vl de León, en la conquista de los reinos taifas del norte de la península Ibérica. Yo he elegido a este personaje histórico por la valentía y el coraje, que tuvo que echarle para vencer él y su diminuto ejército a los musulmanes. A él lo mencionaron por su fama de guerrero, también porque era el sobrino del Cid quien para mí es un héroe.

external image Minaya_%C3%81lvar_F%C3%A1%C3%B1ez_de.jpg


Las fuentes utilizadas son:

http://www.conhijos.es/nombres/alvaro/
http://en.wikipedia.org/wiki/%C3%81lvar_F%C3%A1%C3%B1ez
http://www.ine.es/daco/daco42/nombyapel/nombyapel.htm

Corrección: además, los reinos, en consecuencia, era lógico, es decir, frecuencia, prevenido,común ejército a los musulmanes, quien y héroe.

Relato del alumno aburrido


Eran las siete y media de la mañana, viernes. Mi despertador sonó. Como no quería levantarme, sonó más fuerte hasta que lo cogí y lo lancé contra el armario, así permanecí quince minutos más en la cama. Mi madre, ya harta, me despertó. Me regaño por no despertarme. Una vez despierto, me vestí y me fui al salón a desayunar. Cuando terminé, me peiné y me lavé los dientes. Cuando ya estaba listo, me fui pitando, porque ya era tarde.
Cuando llegué al portal de mi amigo, con el que me voy al instituto, hablamos de las noticias sobre el fútbol o sobre las asignaturas que nos tocan. Me dijo todas las asignaturas que tenía y ahora me tocaba a mí, le dije, a primera hora tengo Lengua (solemos leer el libro los viernes y el profe nos hace preguntas sobre el libro), luego las demás asignaturas: Inglés, Matemáticas, Alternativa, Educación Física y, por último, Física y Química. Yo le hablé especialmente sobre Lengua, porque, sobre todo, los viernes llego sin ganas de hacer de nada por ser el último día de la semana. No solo es por eso, sino porque mi profesor me saca de quicio. Los últimos días, él me decía cualquier pregunta sobre el libro y yo le contestaba. Pero él siempre me decía "pero, ¿qué dices?, ¿eso qué tiene que ver!". Yo, ya frustrado, vi cómo mis compañeros de clase se ganaban el positivo que yo había desperdiciado. Por eso, no me gustan los viernes a primera, sinceramente, me aburro más que una ostra.

Una vez dejado a mi amigo en su clase, me dirigí a la mía, donde saludé a mis amigos, y nos pusimos a conversar sobre algunos temas. Cuando llegó el profesor, digo, !bufffffffffff¡ empezamos la aburrida clase. El profe nos dio los buenos días y nos vio a mí y a mis compañeros de clase la cara de sueño que teníamos. Me imagino lo que estaría pensando el profe, sobre todo, por la cara de desagrado que puso. A él seguramente se le pasó por la cabeza: "¿estos niños duermen bien?" (riéndose en su mente). Yo creo que se refería a la cara tan pegada a la mesa y a las pocas ganas de trabajar. A mi amigo Alberto, al estar echado sobre la mesa con la chaqueta que le servía de almohada, le dijo el profesor: "Alberto, ¿qué haces?". Y Alberto le respondió: "Es que tengo sueño". Le volvió a preguntar: "¿es que no duermes Alberto?". "Poco y además los viernes contigo, profe, son muy aburridos". La cara del profe lo decía todo.

Una vez terminó el profe de hablarnos, comenzó la lectura. Como dije antes, este profesor, para mí, es un poco tacaño, porque, hombre, los últimos días me ofrecí para que me preguntara y le respondí medianamente bien y él me dijo que estaba incompleto. La verdad es que tenía razón, pero, hombre, por un "fallito", por lo menos, medio positivo y ni eso. Comenzó a preguntar. Fue pidiendo a Paco, Angie, José David ,etc. que leyeran el capitulo no sé qué. Preguntaba a los que más tienen, hasta que me ofrecí y me preguntó. Y le di la respuesta correcta en mi opinión, y él me dijo la frase de siempre: "pero, ¿qué dices?, ¡eso que tiene que ver!".

A partir de ahí me cabreé, viendo cómo un compañero de mi clase decía más o menos lo mismo que yo. Dije: "¿pero, profe, si he dicho lo mismo, madre mía!". Él me dijo: "Sí, venga". Cuando terminó esa discusión, me callé y a partir de ahí ya me aburría así que empecé a hablar con mis compañeros, sin prestar atención a las preguntas del profesor. El profe me llamó la atención, y me dijo: "Luego me dices que si te pongo un negativo". Yo decidí estar callado, pero eso sí aburrido más que una ostra. Lo que hice en esos diez últimos minutos que quedaban de clase era pensar en otras cosas que haría después de acabar la clase o en lo que haríamos en Inglés. Cuando sonó el timbre del cambio de hora, me digo: "Por fin, un poco más y me suicidó literalmente". Cuando acabó la clase fue como si hubiera acabado todo el suplicio de la clase, la que más me aburro.

Cuando solo faltaban cinco minutos para acabar la última clase, tocó y pensé: "Adiós, viernes; hola, fin de semana". El suplicio de un viernes aburrido y traicionero en Lengua acabó, pudiendo ir a mi casa a descansar de una semana ajetreada y un viernes aburrido.

Corrección: mañana, mi, sonó, más fuerte, lancé, permanecí, madre, despertó, despertarme, una, y último, listo, mi amigo, yo, porque, es, libro, quicio, los, decía, que, contestaba, desperdiciado, primera, más, clase, saludé, nos pusimos, temas, imaginó, todo, cabeza, bien, puso, trabajar, profesor, aburridos, una vez terminó, lectura, como, antes, incompleto, la verdad, fue pidiendo, como, venga, positivo, adiós y semana.

Cantiga


Levantaos, vecinos, que suena la campana nueva;
todos los niños llegan tarde.
¡Qué contentos estamos!

Levantaos, vecinos, que suena la nueva campana;
todos los niños salen tarde.
¡Qué contentos estamos!

Todos los niños llegaron tarde,
de sus relojes todos se acordaron.
¡Qué contentos estamos!

Todos los niños salen tarde,
de sus relojes todos se rieron.
¡Qué contentos estamos!


"Minstrel Guild" de Kevin MacLeod (incompetech.com)

Tener más cuento que Calleja


Esta expresión significa ser una persona que siempre tiene excusas para cualquier cosa y cuenta su película o cuento a su manera. Esta expresión proviene de Saturnino Calleja Fernández que fue un propietario de una editorial de cuentos para niños con los que se hizo famoso.

http://erasmusv.wordpress.com/2011/08/11/tener-mas-cuento-que-calleja/


Castigo tantálico


Castigo tantálico se refiere a un castigo grande. Pélope, hijo de Tántalo, murió asesinado y servido en una olla. Los dioses se dieron cuenta de que Tántalo era un traidor y decidieron darle un terrible castigo. Lo colgaron en un árbol de un estanque que posteriormente(???) él murió de escasez de comida y sed. Pronto los dioses le devolvieron la vida a Pélope.

2º Trimestre


Portafolios


Al empezar el curso sabía que esto no iba a ser fácil, pero yo no me rendí en ningún momento. Durante todo el curso nuestro profesor nos ha ido mandando trabajos voluntarios y obligatorios. Yo hice casi todos, excepto uno que no tuve tiempo, pero para mí estos trabajos son muy importantes: todos ellos cuentan el coraje, el interés y el esfuerzo para hacerlos.

Mi valoración sobre los trabajos realizados no me desagrada: algunos los hice muy bien y otros no lo suficiente. Para mí, mis mejores trabajos son: el "Relato del alumno aburrido" porque es el más extenso de todos, pero ese no es el mejor; el mejor trabajo fue para mí el "Relato del anuncio", por lo que sudé y lo que tardé en escribirlo, y a pensar mucho sobre qué historia sería la adecuada para que encajara con el anuncio.

Los trabajos que no planteé con demasiado tiempo son varios. En el trabajo del "Antropónimo" al principio no sabía lo que hacer, además era mucha información la que tenía que buscar y también, era bastante lioso. Una vez que el profe me lo corrigió, yo lo volví a tener mal, hasta que lo hice medianamente bien. Otros de los que hice regular fueron los trabajos de positivo que el profesor nos ofrecía para subir nota, porque para mí parecían fáciles, pero una vez que nuestro profesor nos decía la nota, la mía no era demasiado alta para lo que yo esperaba, así que para el siguiente trimestre iba a darle más importancia.

Reconozco que me gustan los retos, porque soy muy competitivo. Quiero superar las notas de mis compañeros. Me gustaría ser uno de los mejores de mi clase, pero la competencia es muy alta y tengo que luchar mucho. Creo que este curso no lo he hecho nada mal, pero me sirve como superación que debo afrontar en el siguiente curso.

Corrección: fácil, ni en el último, en ningún, obligatorios, yo, importantes, que yo he sufrido, desagrada, suficiente, Relato, aburrido, más, todos los trabajos realizados, sobre los, con, varios, anuncio, Antropónimo, porque, buscar, lioso, bien, otros, positivo, así, sirve, superación.

Relato breve


Eran las tres y media de la mañana. En un pequeño pueblecito cercano al mar de México se encontraban los dos chicos más inseparables que uno haya podido conocer. Se llamaban, uno, Javier de 14 años y otro de 15, Enrique. A estos niños les encantaba jugar al fútbol, así que todos los días en un parque donde se solían reunirse con todos sus amigos jugaron un partido para ver quién era el mejor equipo del parque. Ellos dos eran como hermanos. El problema es que una familia era más rica que otra; la de Javier era la más rica. Por eso, su familia lo tenía apuntado a un equipo de fútbol. Sin embargo, Enrique no podía jugar a fútbol porque, aparte de ser pobres, su religión musulmana no les permitía jugar al fútbol. Para ellos el fútbol era un juego de animales, porque la madre de Enrique cada vez que miraba el fútbol en su diminuta televisión, siempre veía a hombres peleándose o tirados en el suelo debido a una falta.

Una semana después del partido, ganado por el equipo de Enrique, vio por la televisión al seleccionador de México decir las siguientes palabras:

- El día tres de febrero a las 19:00 h convocaré a todos los jóvenes mayores de 14 años para seleccionar el equipo juvenil que ira al Mundial.

En México se solía hacer cada año una convocatoria de jugadores para disputar el Mundial o la copa América

Enrique, al oír la noticia en la tele, fue corriendo a la casa de Javier para contárselo.

- ¡Javier, abre la puerta que te tengo que contar una noticia importante!
- Dime, ¿qué me quieres decir?, respondió Javier.
- ¡Van a seleccionar al nuevo equipo juvenil de México!, le informó Enrique.
- Este año tenemos que entrar- se conjuró Javier. El año pasado éramos más pequeños y ahora hemos mejorado nuestra técnica.

La madre de Javier agregó:
- ¡Javier, Enrique, es vuestra oportunidad de alcanzar lo que siempre habéis deseado!

Los amigos se despiden y se desean buena suerte. Para que en sus entrenamientos rindan con más fuerza que los demás, Enrique se dirige hacia su casa. Con cara de asustado, se dirige a su madre:

- Mamá, ¿puedo hacer los entrenamientos para la selección mexicana?
- ¡Ni pensarlo!, le responde su madre.

Enrique, al no tener padre, no tenía a otra persona de su familia a quien decírselo. Enrique, entristecido, se fue al parque. Allí se encontró con su amigo Javier. Le contó lo que sucedió y él lo entendió. Los niños comenzaron a jugar sus horarios de partidos en el parque. Un hombre vio jugar a Enrique, en el parque y decidió hablar sobre él. El hombre le hizo una oferta al chaval. Le dijo que si quería, a escondidas de su madre, podría entrar en la selección. Él dijo que sí, pero solo si su amigo también entraba, él le contestó que ya se vería en las pruebas.

El día de las pruebas, el entrenador de la selección era el hombre con el que Enrique estuvo hablando. Era Javier Aguirre. Cada chaval iba pasando pruebas físicas y prácticas para ver su nivel a la hora del partido. Javier se lesionó. Su amigo no se lo podía creer. Tenía una sobrecarga en el abductor derecho por lo que no podría jugar durante 5 meses. Enrique se entristeció y decidió no jugar. Su amigo Javier le dijo con un tono triste:

- Juega y llega con el equipo a la cima del mundo. Una alegría para mí sería que mi mejor amigo fuera el campeón del mundo.

Enrique se levantó y siguió jugando el partido. Acabado el partido, con dos goles de Enrique y con un marcador de 2 -1, Enrique dedicó la victoria a su amigo Javier.

Al día siguiente, el entrenador dijo los nombres de los que jugarán el Mundial con México. El entrenador fue diciendo una serie de nombres hasta que dijo:

- Con el número 9 Enrique Kalin.

Su amigo y él se alegraron mucho por el puesto en la selección. El seleccionador dijo: " Los equipos de la fase de grupos son: Holanda, Bélgica y Dinamarca". Los chavales se asustaron cuando el entrenador dijo Holanda, que era la campeona en las cuatro últimas ediciones.

Enrique se preparó ante el primer partido que iba a disputar ante Dinamarca. El comentarista de televisión informaba:

- Aquí tenemos la nueva edición del Mundial, con dos grandes equipos: México con varias novedades y Dinamarca muy floja estos últimos años.

Comenzó el partido y Enrique, muy activo, no paraba de moverse para un lado y para el otro. El partido acabó en tablas, 0-0. Los mexicanos, tristes al empatar, pero sabían que faltaban dos partidos más. Los mexicanos quedaron 2-1 ante Bélgica y perdieron ante la campeona 4-2, pero se clasificaron con 4 puntos en segunda posición. En los octavos se enfrentaron a Rusia, a la que golearon 5-1 con 3 goles de Enrique; en los cuartos y semifinales pasaron ganando 1-0 a Alemania y en los penaltis a España. El día de la final ante Holanda, Javier vio desde la tele del hospital a su amigo. Con sus pocas fuerzas lo intentó animar. Todo el mundo estaba en su casa viendo el partido y cuando acabó... No se lo podían creer: su sueño se quedó en nada, un millón de mexicanos entristecidos y Javier, desilusionado. Enrique, sin embargo, dice que ganó, porque quedó en un segundo puesto. Los mexicanos recogieron sus medallas de plata y Enrique fue el máximo goleador con 13 goles. Le obsequiaron con el trofeo junior Puskas, que regaló a su amigo Javier.

Todo el mundo estaba contento porque unas veces se gana y otras se pierde, pero nunca hay que perder el orgullo de una ciudad y, sobre todo, de un amigo.

Corrección: signos de puntuación, tildes (intentó, ganó, comenzó, acabó, último, levantó, jugó), varias, novedades, dijo, paraba, clasificaron, diciendo, mañana se encontraba, conocer, uno, así, reunirse, otra, desilusionado, parque, ellos, rica, quedó, hermano, pierde, permitía, porque a parte, fútbol, dejo, cuatro últimas ediciones, grupos, había, mexicanos, jovenes, mundial, que, decir, Javier, se conjuró, entrar, informó, al, eramos, entra en acción, ni pensarlo, juega, ni respondió, asustado y comentarista.

Carta de amor


Vietnam, 15 de agosto de 1970

Querida Sofía:

¡Te echo tanto de menos! Parece que fue ayer cuando nos despedimos. Recuerdo el sonido de la muchedumbre en aquel andén, los trenes iban y venían, pero nuestros ojos se clavaban en nuestro rostro, como si lo demás no importase, como si supiésemos el poco tiempo que nos quedaba por estar juntos. Aún recuerdo ese último beso que robaron mis labios y digo bien, " robaron", porque aún lo llevo conmigo, en lo más profundo de mi ser. El aroma de tu pelo y muchas cosas más es lo que me mantiene vivo hasta que nos volvamos a encontrar de nuevo.

Las horas aquí son eternas, los días son meses y los meses, años. Desde que despunta el día vivimos con el miedo a nuestras espaldas, vivimos, comemos y dormimos con él. Ayer murió un compañero, muy cerca de mí. Fue duro, ¡muy duro! Por eso, me aterroriza la idea de no volver a verte y es eso a la vez lo que me da fuerzas para luchar contra el enemigo y contra todos mis miedos.

Aún llevo conmigo la última carta que me escribiste y ese amuleto que me regaló tu tía Julia.

Esta noche ha sido dura. Apenas concilié el sueño: es por eso que te escribo. Dentro de una hora comienza un nuevo día y no quiero dejar de decirte lo mucho que te anhelo, lo mucho que te quiero, ¡amor mío! En muchas ocasiones te he dicho lo mucho que significas para mí, pero hoy quiero decírtelo aún más fuerte, aún más alto, porque eres el amor de mi vida.

Cuando regrese, quiero casarme contigo. No puedo pasar ni un solo instante más sin ti, te quiero en mi vida y quiero que formes parte de ella.Contaré los días que me quedan alimentando esa ilusión, y es lo que me dará fuerzas para volver a tu lado.

Despídeme(????) de tu familia, en especial de tu tía Julia, su amuleto me ha salvado en más de una ocasión.

¡Hasta pronto, amor mío!

De este que te ama.

Bryan

Corrección: ayer, despedimos, recuerdo, supiésemos, labios, ser, el, más, vivo, verte, vez, conmigo, escribistes, amuleto, Julia lo cual confío que este bien, regrese, vida, contaré, fuerza, Despídeme, Hasta y de.


Faltas del examen


Con
Mi abuelo vino a Málaga con su coche.
Jesús tiene una cartera con muchos dibujos.
Con mi padre fui a Inglaterra.

De
Yo soy de Córdoba.
Mi padre colecciona cromos de fútbol.
A él le robaron la cartera de las manos.

Así que
¡Así que esas tenemos!l
¿Así que qué quieres hacer?
Así que Jaime se llevó mis tareas.

Mi vida dentro de 15 años


Aquella tarde de domingo a las 4, Álvaro salió a comprar comida para la celebración de su nuevo trabajo de abogado. Pasó justo por aquella calle donde se encontraba su antiguo instituto, se paró y lo miró fijamente: pensó en sus experiencias, en sus amigos, en los profesores con los que se tropezó y meditó:"¿he elegido bien mi trayectoria en la vida?". Se quedó bastante rato pensando y se fue a montar en su coche para preparar la celebración.

Camino a la casa de su nuevo compañero de trabajo, donde era la fiesta, Adrián y Carlos, sus dos compañeros ya se encontraban allí. Les dijo a sus dos amigos: "¿por qué no ha venido más gente?". Ellos respondieron: "Solo somos nosotros. Para este negocio, hay que hacer bien nuestro papel de defensores de los ciudadanos. Nos pagan bien y, sobre todo, aunque en cualquier juicio no salgamos ganando nosotros, no tenemos nada que perder, nos pagan y ya está". Álvaro respondió muy seriamente: "Pero el dinero no te hace más feliz, sino más avaricioso". Álvaro pensó: ¿he hecho bien en alejarme de las personas queridas y de seguir el camino que otros me han dicho? "Nadie sabe qué futuro va a tener, pero para tener un futuro bonito, hay que esforzarse mucho en la vida y tomar las decisiones oportunas", declaró y terminó de hablar, Álvaro.


3º trimestre


Autorretrato


Llevo semanas sin mirarme al espejo, pero mi profesor me ha dicho,que me describa como soy.

Voy a empezar con el físico. Me voy unos segundos al baño a mirarme en el espejo, mi aspecto es barrigudo y robusto, de altura pequeña para mi edad, 1,61. Mi cabello es corto, castaño oscuro, fuerte, y algo recio y al tacto rugoso; mi frente es rectangular, plana y algo estrecha debido a que mi nacimiento del pelo es algo bajo; mis cejas son pobladas, espesas y gruesas, grandes y alargadas y de un color similar al del pelo; mis ojos son medianos, circulares y con un color marrón avellana. Un poco más arriba, me cubren los ojos unas pestañas planas, alargadas y con un color negro suave. Mi nariz es bastante ancha y redonda. Es una cualidad bastante graciosa de mi cara. El olfato lo tengo bastante fragante, porque me apasionan los aromas suaves. Mis mejillas son sonrosadas, redondas y con alguna espinilla que no quiero que me salgan, porque me estropea la cara; mis orejas son pequeñas, redondeadas, proporcionadas y de lóbulo redondo y carnoso. El oído, lo tengo bastante fino. Detecto la mayoría de los sonidos agudos y chirriantes; mi boca no es demasiado pequeña, ni tampoco demasiado grande. Mis labios son algo gruesos, el inferior más que el superior y el superior es redondeado. Su color es algo sonrosado, son carnosos y apetitosos; mis dientes, blanquecinos y perfectamente alineados, aunque no me los lavo con frecuencia y mi lengua, grande y muy sonrosada. El gusto lo tengo insípido, debido a que soy muy delicado para comer. Encima de mi boca, tengo un poco de bigote. Resumiendo, tengo una cara redonda, regordeta y con vello en la parte del mentón y en las patillas.

Mi cuello es ancho y corto, tengo un tronco muy robusto, similar al de mi padre, con vello corporal por la barriga y por la espalda; mis brazos, delgados, pero fuertes, con varias cicatrices de mis locuras; mis manos, pequeñas y regordetas, igual que los dedos. Tengo un tacto, húmedo y pegajoso, debido a la acumulación de sudor en esta parte.

Mi trasero y mis piernas son las partes de mi cuerpo que me diferencian de otras personas. Mi trasero es rechoncho, duro, de forma redondeada y con un poco de vello y mis piernas fuertes, anchas y rechonchas y con bastante vello. Mi cuerpo no está mal, aunque un poco más delgado estaría mejor, pero me siento bien como estoy.

Mi carácter es difícil de comprender, pero quien no me conoce, no tardará en darse cuenta de cómo soy. Soy inquieto, muy inquieto. Me suelo enfadar bastante, soy chillón y estoy como una cabra. Me encantan los juegos de competición, porque me gusta ganar, pero soy bastante tramposo. Mi carácter es competitivo también. Tengo miedo y me pongo nervioso cuando tengo que actuar o hacer algo en medio de la clase, pero mis amigos me conocen, y creo que ellos me quieren y me consideran buena gente. También soy simpático, y sobre todo gracioso, o eso es lo que dice la gente.

Me describo psicológicamente como una persona agradable con la gente, no muy generosa, pero honesta, y aunque puedo mejorar mi actitud, estoy orgulloso de mí.


Corrección: segundos, un, voy, patillas, trasero,1.61, carácter, cabra, piernas, delgado, robusto, boca, ancho, un, mi, barriga, psicológicamente, actitud, siento, amigos, competitivo, dice, difícil.

Descripción de mi habitación


Entro a mi habitación y observo mi cuarto. Me doy cuenta de que es de forma cuadrada, pequeña, pero muy luminosa.

Sigo observando y veo una cama que separa la habitación, ya que queda en el centro de ella. A los lados, hay dos armarios: uno a la izquierda y otro a la derecha de la cama, con dos altillos, que contienen almohadas, sábanas, edredones de invierno y verano .... y una estantería que los une entre sí.

En esa estantería veo algunos de mis juguetes y recuerdos, como una placa de mis estudios en primaria, algunos juguetes de decoración. También veo junto al armario de la izquierda, mi zapatero, hecho por mi padre, con diez huecos que contienen mis cajas de zapatos y encima de él, está mi equipo de música, regalado por mi tío Alberto en mi comunión.

Mirando y mirando veo mi escritorio que se encuentra situado justo debajo de la ventana, para ver mejor. Mi escritorio es muy grande: tiene un cajón, dos estantes debajo y en un lateral, cuatro estantes más estrechos. Encima del escritorio está mi ordenador de marca Compaq y decorado por lapiceros, lámpara, libros y hasta un almanaque en el centro de él.

Me dispongo a salir de mi habitación y observo, que junto a la puerta, hay otro mueble, la máquina de coser de mi madre, donde guarda su costurero y ropa para coser.

Me giro antes de salir y observo de nuevo mi cuarto, todo combinado en color naranja, paredes naranja; en la cama, un edredón, con tonos estampados naranjas, y por último, un cojín, también naranja. Encima de ella, dos muñecos, mi perro, Bernabé, a los pies, y en el cojín, otro muñeco, color amarillo chillón, peludo y con una lengua roja muy larga: es mi conejo de la suerte.

Digo adiós a mi habitación y pienso que quizás no es la mejor del mundo; pero, para mí, es perfecta.

Corrección: contiene, de, mi, habitación, salir, mundo, pero, observo, cuando, pies, junto, al lado, cuarto, me giro, pienso, chillón.

Lazarillo del siglo XXI


Me llamo Abdu. Hoy después de mucho tiempo de espera, me encuentro en el lugar en el que tantas veces soñé. Está todo muy oscuro, tengo frío y cansados los pies, pero no me importa. Cuando llegue, habrá merecido la pena. Mis compañeros y yo nos dirigimos a la frontera sur, al llamado punto caliente, que une Marruecos con España para saltar la valla de Melilla. Cansado de andar por el monte de Gurugú, parece que, por fin, se divisa la valla que me hará libre.


Es una valla enorme en paralelo. La niebla nos tapa a todos. Corro hacia ella y la trepo rápidamente. Todos, con un orden y sin atropellarnos, primero, unos y después, otros. Las fuerzas de seguridad no nos pueden retener, como si fuésemos murciélagos en la noche, colgados en la alambrada. No se ve nada, pero corro hacia la deseada libertad. Algunos parecen haber llegado y se oyen a lo lejos gritos de victoria, como si fuera el atleta que acaba de ganar una maratón. Otros, exhaustos y casi desfallecidos, con los pies desnudos y la mirada perdida, como mi amigo Khaled, que cae al suelo y yo lo incorporo rápidamente para ayudarle. Me miro y veo que mi mano está llena de sangre, miro hacia abajo y mi pierna me chorrea, como cualquier río desembocando hacia un mar de tierra mojada. Los alambres como cuchillas destrozaron mis ropas y me provocaron un corte profundo, pero ha merecido la pena; yo lo puedo contar.

Ya en el patio y mezclados con los voluntarios de la Cruz Roja, nos abrazamos mi amigo y yo. Algunos cantaban, porque, por fin, se ha burlado la muralla de acero. Fui, prácticamente entre comillas, invencible, aunque con molestias en mi pierna, la cual casi no me siento. Se acerca un voluntario para curar mi herida y al fondo un pelotón de policías antidisturbios, esperando apresarnos. Uno de ellos se dirige a mí, con la mirada fija, como queriendo decir que todo había acabado y espera a que me terminen de curar y con cara lastímera, se apresura a ponerme las esposas. Miro a mi alrededor y todo lo que antes era alegría, por haber alcanzado nuestro sueño, ahora es desolación e incertidumbre.

Esa es mi penosa historia hacia la libertad que aunque corta, pude vivir para contar. Otros se quedaron en el camino y yo me veo de regreso a mi país, buscando como subsistir, pasando los días y sin futuro. Cuento los años, meses o días para volver a intentarlo porque con la vida que me quede, lucharé por el futuro que hoy se me negó lejos de aquí.

Corrección: penosa, hacia ,cruz , lejos, alrededor,mezclados, profundo, suelo, contar, vivir, cantaban, amigo, muralla, patio, futuro, historia, libertad, esposas, antidisturbios, chorrea, corte profundo, curar y herida.

Vídeo-poemas






Diario de aprendizaje




Miércoles: 12horas/16horas

Hoy mi compañero José Manuel y yo ya estábamos repartiéndonos el trabajo que cada uno tenía que hacer. Yo le dije a él que por qué no lo hacíamos en su casa, pero me acordé de que él vive muy lejos del barrio y me empezaron a entrar los nervios. Un día demasiado intranquilo para mí fue esta tarde. Yo me puse manos a la obra, pero él no podía hacer su parte hoy porque tenía entrenamiento. Yo lo estuve ensayando una y otra vez, pero era muy lioso pronunciar tantas palabras y parándote en muchos versos, así que hice solo el poema y las imágenes las dejé para mañana, jueves, que espero que nos dé tiempo a terminarlo.


Jueves: 11horas/15horas

Hoy hemos estado más apurados y nos ha sacado de quicio el dichoso trabajo. Mi compañero y yo teníamos que darnos prisa. Yo esta tarde me encargué de las imágenes y el de recitar su poema. Intentamos hacerlo en la clase para ver si nos saldría mejor, pero no lo conseguimos. Lo tuvimos que dejar para esta tarde, pero al fin yo terminé. Lo malo es que mi compañero hizo su poema, pero le faltaba un poco.

Esperemos que no me falle, es un buen amigo y gran alumno para mí. Aunque sea un incordio a veces, se lo curra mucho.

Viernes: 17horas/19horas

Hoy era el último día para entregarlo y yo había terminado mi parte. Mi compañero se puso a hacer el trabajo a las cinco y media y acabó más o menos a las seis de montar el vídeo. Es una bestia del internet.

Una vez todo hecho y para mandarlo al wiki, fuimos a subirlo y la música no se ponía. Era todo un problema. Lo intentamos, pero daba error. Al final, nos salió un buen trabajo, aunque con música hubiera estado genial.

Pero lo único que falta es la nota de nuestro profesor que es la que vale. Espero que nos valore muy bien.