Evaluación del wiki de 3º D 2011-12


Después de estar viendo un buen rato la wiki de años atrás, he llegado a la conclusión de que lo que más me gusta de los trabajos son los vídeos, ya que los veo bastante entretenidos. He escogido dos: el primero es de la sección de la canción favorita, elijo la de "Grease" porque me siento un poco identificada, es lo que yo haría, lo representaría yo misma. El sonido de los vídeos no es muy bueno, pero supongo que la culpa la tendría el sitio o tal vez la cámara: http://wikide3esod.wikispaces.com/V%C3%ADdeos+2

Por último, de la sección de "El sí de las niñas" elijo el de Eva, Lidia, Mª. Carmen, Marta e Inmaculada. Tal vez por lo mismo, lo representan ellas. Es una cosa que no la veo nada fácil. Y me ha gustado bastante: http://wikide3esod.wikispaces.com/El+s%C3%AD+de+las+ni%C3%B1as

Corrección: Me han faltado comas, puntos y algunas comillas.

Julio Cortázar. Historias de Cronopios y de Famas


Sinceramente, de todos los que he leído ninguno me ha hecho mucha gracia, pero si tuviera que elegir alguno, sería "Terapias". Como todos, me parece surrealista, pero para esta historia tengo una teoría. Creo que el enfermo le contagió su enfermedad a las rosas, de esta manera contagiando seguidamente al Cronopio. Como dicen por ahí, las rosas, típico regalo de los enamorados,o el amor puede curar, pero también enfermar.
http://www.loscuentos.net/cuentos/link/48/48/full/

Julio Cortázar. Historias de Cronopios y de Famas- Manual de instrucciones


Elijo "Instrucciones para llorar". Me parece una forma divertida de describir el llanto. Desde mi punto de vista, es algo natural que todos hacemos, algunas veces por sentimientos totalmente contrarios, como la tristeza y la alegría. Es algo tan involuntario como que te empiece a caer agua de los ojos. La próxima vez seguiré estas instrucciones: http://www.loscuentos.net/cuentos/link/5/5/full/

Relato desde un anuncio




Allá por los años noventa, en Canadá, nos encontramos a una pareja de enamorados, Matilde y Jorge, que llevan juntos desde la adolescencia. Por el amor que sentía el uno por el otro deciden traer al mundo a un precioso niño llamado Stif.

Todo era perfecto, se encontraban en el mejor momento de su vida, con un buen trabajo, un hogar y salud. Pasa el tiempo, y Stif ya tiene 5 años. Su padre, un día de otoño como otro cualquiera, empieza a tener unos fuertes dolores en el pecho, le cuesta respirar, pero no le dice nada a su familia. No quiere preocuparles, pero decide ir a su médico de toda la vida. Llega la hora de saber los resultados y él sabe perfectamente que es grave. Le pide al doctor que le diga sin tapujos lo que le sucede. Y así lo hace: tiene cáncer de pulmón inoperable, con una esperanza de vida de aproximadamente dos años.

Al cabo de los días, Jorge toma la decisión de contárselo todo a su familia. Su mujer al enterarse llora desconsolada imaginándose qué será
de ellos. Stif no entiende muy bien la situación, pero, poco a poco, va creciendo y se va dando cuenta de que las cosas no marchan bien. Finalmente, como la vida le había destinado, Jorge murió y en su último aliento le dijo unas palabras a su hijo, que le llegaron al corazón: "Puedes contar conmigo, como yo puedo contar contigo".

Stif y Matilde se encuentran en un doloroso momento, donde solo se tienen el uno al otro. Stif, como cada noche, año tras año recuerda todos los momentos con su padre. Recuerda cómo su padre odiaba la comida basura, y aun así, cada vez que podía, lo llevaba, simplemente para verle una sonrisa dibujada en la cara. Recuerda que sus enfados solo duraban 5 minutos, recuerda demasiadas cosas...

Stif imagina cómo sería su vida si su padre aun estuviera presente. Le daría consejos con las chicas, le enseñaría a conducir, se alegraría mucho cuando después de tres intentos aprobara el teórico. Le encantaría que estuviera ahí en el momento que tuviera que independizarse, le encantaría ver cómo su padre coge a su nieto en brazos, pero, sobre todo, le encantaría ver a su madre feliz.

Estar en babia


Empecemos diferenciando "Estar en Babia" y "Babia". Babia es una comarca de la provincia de León, España. "Estar en Babia" es una expresión que se debe a lo siguiente: En la Edad media, los reyes de León escogían este lugar para su reposo, el cual les permitía alejarse de las tareas cotidianas de la corte. Según la tradición, esto originó el dicho «estar en Babia», ya que cuando en la corte del reino alguien reclamaba al rey, los ministros contestaban «El Rey está en Babia». Hoy en día la expresión «estar en Babia» define a cualquier persona distraída o ausente.

Mi antropónimo


Angie es un diminutivo de Ángela, femenina de Ángel. En latín es "angelus", pero proviene, en realidad, del griego, y significa "mensajera".

La historia de por qué mi familia me puso Angie me parece un tanto cómica. A mi madre le gustaba mucho una actriz muy famosa procedente de mi país de nacimiento, Colombia. Tanto le gustaba que decidió ponerle a su hija, yo, su nombre.

Sinceramente, mi nombre me gusta bastante, es poco frecuente y me parece un tanto peculiar, como yo, al menos aquí en España. Pienso que es sexy, y suena bastante bien.

Total:329
Porcentaje:0,014

Edad media:12,7
Córdoba:no existen habitantes con mi nombre o su frecuencia es inferior a 20


Década:1990
Total:70
Porcentaje:0,032



Es decir, en España comparto mi nombre con 329 personas, que corresponde a un porcentaje de 0,014 por mil. Lo que es poco común es la edad media de las personas con este nombre, 12,7 años. ¿Qué curioso, verdad? Pero aun más curioso es que en Córdoba haya menos de 20 personas registradas con este nombre. Si busco por la fecha de nacimiento, los nacidos en la década de 1990 que se pusieron este nombre fueron 70, a saber, un porcentaje de 0,032 por mil, y en Córdoba menos de 20 personas.

He estado buscando personajes históricos o literarios con este nombre, sabiendo que su porcentaje es muy bajo. He encontrado un personaje literario llamado Ángela Carballino, narra una historia famosa, y me gusta lo que hace. Simplemente, me ha llamado la atención.

Fuentes: Sellamará.com; Ine.es y por último, Wikcionario. Estas fuentes me han servido de una gran ayuda.

La prisionera


Todo comienza en el año 2004 cuando, por fin, me permiten después de muchos años de intentarlo poder viajar a España donde se encuentra mi mamá y mis hermanos. Desde que nací, viví con mi abuela, ya que mi mamá en busca de un futuro mejor se traslado a otro país, España.

Llegó el momento de separarme de la persona que, desde que nací hasta los 6 años, había sido el pilar de mi vida, la persona a la que yo le llamaba mamá, pero que realmente era mi abuela.

Me dolía que las cosas no pudieran ser como se habían planeado, que era viajar las dos. Recuerdo aquel 17 de diciembre de 2004 en el aeropuerto de Bogotá, capital de Colombia, como si hubiese sido ayer. Recuerdo cómo caían sin cesar las lágrimas de mis ojos...

Creo que lo peor de todo era el cúmulo de sentimientos: tenía miedo a cambiar de país e irme a vivir con la persona que me sacó de sus entrañas, pero que, desgraciadamente, no tenía ni un solo recuerdo junto a ella y me asustaba viajar sola en un avión. Mis sentimientos se contradecían; llevaba esperando ese momento con mucho anhelo durante muchos años, y por ello estaba feliz. pero separarme de mi abuela, era un dolor muy grande.

Veía a la gente del avión feliz. Tal vez, ellos también se reencontrarían con sus familiares, o simplemente irían de vacaciones. Yo me sentía prisionera de mis sentimientos, todo era tan confuso que no sabía ni cómo me sentía.

Podría terminar aquí esto que estoy contando, pero he decidido ir un poco mas allá. Después de muchísimas horas de viaje, llegué al aeropuerto de Madrid, a Barajas y mi azafata me llevó donde se encontraban los familiares. Quizás ese fue el momento más confuso de mi vida, donde oía que unas personas gritaban mi nombre, pero yo no las reconocía.

Para que esta historia no quede tan triste, he de decir que soy muy feliz. Simplemente, la vida me ha puesto obstáculos por el camino, pero yo los he superado todos. Como un día una persona muy sabia dijo por ahí: "Nadie dijo que la vida fuera fácil".

Relato del alumno aburrido


Son las 7 de la mañana. Mientras la ciudad duerme, mi rutina despierta. Mi problema no es el hecho de madrugar; me gusta esa sensación de silencio y de tranquilidad. El problema es la monotonía.

Me dirijo al baño a asearme y, para colmo, está ocupado. Eso de vivir cuatro estudiantes en una casa con un solo baño no es muy recomendable.

De camino, no me da tiempo a pensar nada, vivo justo enfrente del centro. Como de costumbre, llego tarde y al entrar a clase veo a veinticuatro personas y siento que con ninguna encajo totalmente. Simplemente, tengo pensamientos diferentes; sin embargo, eso no significa que no me lleve bien con ellos.

La primera hora se me pasa rápido, al contrario que casi todas las demás. Supongo que será porque es Matemáticas y me gustan. Toca el timbre e inevitablemente me levanto de la silla y salgo al pasillo, y como movimiento involuntario, pongo todo el peso de mi cuerpo sobre aquellas resistentes barandillas azules donde cada día doscientas personas apoyan su peso sobre ellas. A continuación, llega el siguiente profesor y al verlo lo primero que se me pasa por la cabeza es "aburrimiento masivo" y así es.

Después de tres horas sentada en esa incómoda silla, por fin... recreo, esa media hora donde sí puedo hablar con mis amigos, aquellas personas con las que sí me siento identificada. Desafortunadamente esa media hora termina y tengo que volver a la realidad. En esas tres últimas horas intento mantener ese saber estar que creo tener, aunque, a veces, está claro que se pierde. Destaco la hora de Lengua, esa hora que se me hace tan pesada e irritante, donde escucho mil tonterías de mis compañeros y donde no entiendo muchas de las actitudes de mi profesor. A veces, pienso que en esa clase se pierde mucho el tiempo, ya que creo que mi profesor me podría enseñar muchas más cosas que yo estaría encantada de aprender.

Al terminar mi jornada escolar, yo también deseo que al entrar a mi casa esté mi plato de comida caliente y, por supuesto, en la mesa. Seamos realistas ¡no es así! Al entrar a mi casa, me encuentro una nota de la persona a la que le tocaba hacer la comida que decía: "llegaré tarde, que alguien me sustituya" y pienso: "anda... sorpresa". Sin modo de escaquearme, me pongo a ello ya que tengo mucha hambre. Al terminar, veo el sofá, veo la cama y con mi fuerza de voluntad digo "no"...

Me siento en el escritorio cuatro horas de las que realmente solo estudio una y media. Sin ganas, hago las tareas de casa que me tocan y, por fin, tiempo para mí. Hablo con mi chico, si tengo ganas, leo y, por último, duermo mis ocho horas reglamentarias y así sucesivamente día tras día...
¡Hasta que llega ese esperado viernes!

Cantiga


Supe que eras para mí,
cuando te vi,
¡Qué felices somos!

Supe que para mí eras,
cuando te conocí,
¡Qué felices somos!

Cuando te veía,
mi corazón por ti palpitaba.
¡Qué felices somos!

Cuando te conocí,
mi corazón por ti se paraba.
¡Qué felices somos!



Composición musical: Dream Culture de Kevin McLeod.

2º Trimestre


Portafolios


Después de haber leído y releído todos mis trabajos, me he dado cuenta de que he mejorado bastante desde mi primer trabajo hasta ahora. Sin duda, el trabajo de escritura que menos me gusta es el primero "Relato desde un anuncio". Era un poco complicado crear una historia partiendo desde un anuncio, pero, además, no solo era eso, sino también que había que invertirlo. Y eso no es todo: no me gusta nada escribir en tercera persona, sino en primera y con narrador interno.

Uno de los trabajos más importantes que he hecho es "La prisionera". A la vez que escribía, se me iba olvidando que era un trabajo que podía leer cualquier persona. Empecé a contar esa historia tal y como me sucedió. Me gusta mucho porque es una historia llena de sentimiento.

El que para mí es el mejor trabajo de escritura es "Relato del alumno aburrido". Era muy fácil, simplemente tenía que describir mi día a día: contar cómo de lentas se me pasan las seis horas de clase, y así lo hice. Aunque también tiene que ver que antes de ese trabajo ya había hecho otros, y eso influía bastante. Como todo árbol, obtuve mi fruto: en este caso, la mayor nota que se puede obtener de mi profesor, un nueve.

Y. ¿cómo no?, no podía irme sin antes escribir un poco sobre la "Cantiga", dichosa cantiga que me ocupó toda la tarde del viernes, entre que no sabía como funcionaba el programa y que no se me ocurría nada... Finalmente, una luz me iluminó, y empecé a escribir, y luego a recitar, etc.. Mi opinión más honesta sobre este trabajo es que me salió muy, muy bien, o, por lo menos, eso creo.

En general, he de decir que estoy muy contenta con esta herramienta. Me encanta escribir, y si se convierte en mis únicas tareas de Lengua, ¿qué más puedo pedir? Seguiré mejorando día a día, escritura tras escritura.

Corrección: Algunos signos de puntuación: comas, puntos. También dos signos de interrogación.

Carta de amor


Te vuelvo a escribir
porque, como suelen decir, el asesino
siempre vuelve al lugar del crimen
y por mucho tiempo que pase,
seguiré volviendo a ti
y tú a mí.
Todavía no he encontrado a alguien,
ya sea hombre o mujer,
que me conozca como tú,
que sepa cómo y en qué momento debo actuar.
Nadie ha sabido tocar tan al fondo,
nadie ha sabido aguantarme un lunes a las ocho de la mañana,
nadie ha entendido mis bajos,
ni ha celebrado conmigo mis altos,
nadie sabe cómo llevarme,
nadie entiende mis defectos,
ni muchos conocen todas las virtudes que conoces tú.

Te quiero no solo por ser tú,
sino por cómo somos juntos,
por nuestra forma de mirarnos,
por los besos, por un abrazo a tiempo,
por gritarte y porque en seguida, te empiezas a reír
para enfadarme más,
por apretarme la mano
en momentos de debilidad,
por hacerte esperar,
por meterme contigo diciéndote mentiras
como que te estás poniendo feo,
pero que, en realidad, yo te veo
como siempre, tan perfecto.
Te quiero porque después de dos años
sigo mirándote con las ganas que te miraba el primer día,
porque solo pienso en verte,
solo les hablo a mis amigas de ti.

¿Cómo decirte lo mucho que me encantas?
Que me gusta enredar mis dedos en tu pelo
y mis piernas a tus vértices.
El efecto de tus ojos claros
cuando frunces las cejas y me miras como si estuviera loca.
Que tienes la nariz perfecta
para darte mordiscos entre beso y risa.
Tu boca chiquita esbozando una sonrisa
y haciéndome sentir grande, grande por tenerte.
Que me muero por ti,
por tus aires de chico duro,
por no parar de intentarme hasta conseguirme,
por tus maniobras para picarme
aunque siempre me lo niegues,
por el poder de convicción
para salirte siempre con la tuya.

Porque eres mi cordura
en el punto extremo de mi locura.
Porque eres mi punto de equilibrio
cuando he perdido el norte,
porque estás siempre sin estarlo,
porque me gusta como me queda tu ropa,
porque quiero que sigas buscándome las cosquillas
y que nunca te rindas,
porque quiero seguir insistiéndote
y decirte lo feo que eres.
Por verte en la cama a media luz
con la ropa en el suelo.
Por tumbarnos a la intemperie
viendo las estrellas de una noche cualquiera de verano.
Simplemente por ser tan perfecto.

Corrección: Varias tildes: buscándome, insistiéndote, más, convicción, diciéndote... Ponerlo en verso, ya que estaba en prosa. Y además añadir algunas comas que mi profesor ha considerado convenientes.

Mi vida dentro de 15 años


¡Qué feliz estoy!, pensaba. Dicen que después de la tormenta, vuelve la calma y después de tanto esfuerzo, por fin, estaba casi en la cima. Lo mejor, sin duda, la familia, esas personas que. hagas lo que hagas, pienses lo que pienses. siempre están ahí. ¿Mi trabajo? No me podía llenar más. Recuerdo que desde muy pequeña tenía muy claro que quería ser psicóloga. Entre risas me vienen imágenes de cuando estaba en el instituto y mis profesores me dieron la oportunidad de ser una de las mediadoras del instituto... ¡Dios, me hacía sentir tan grande! Me encantaba poder ayudar a la gente; sentía que era el principio de un largo camino.

Conduciendo de camino a casa, después de un día ajetreado, sin saber por qué, giro al sentido contrario y me dirijo hacia mi antiguo barrio. Al verlo, me pongo bastante melancólica ya que lo veía totalmente diferente a como lo recordaba. Al pasar justamente por el instituto, no pude evitar que cayera una lágrima de mis ojos: mis profesores, mis amigos, mi barrio... Supongo que se me juntó todo.

Al llegar, él me mira y, sin yo decirle nada, me dijo: "Ven, siéntate aquí y cuéntame lo que te ha pasado". Al contárselo, me intentaba animar diciéndome que hace 17 años que estábamos juntos, que sí, que es cierto que no con todos mis amigos sigo teniendo contacto, pero que nuestra vida era maravillosa y que yo también lo era por haber superado tantos obstáculos.

Por la noche me puse a pensar en el día tan raro que había tenido. Demasiadas emociones juntas, me dije para mí misma. Como casi todas las noches, le di las gracias a Dios por la vida que tenía: no me podía quejar. Aunque aún me quedaban muchas metas que cumplir, muchas líneas que traspasar, hacer una familia numerosa y hacer algo relacionado con la moda porque realmente me apasionaba.

Corrección: Algunas comas, y una tilde en: juntó. Cambiar algunos signos de puntuación comas por puntos o al revés.

3º trimestre


Autorretrato


Hoy me he levantado con la curiosa necesidad de profundizar en mi interior. Al mirarme en el espejo observando cada detalle de mi cuerpo, miro mi pelo y me doy cuenta de que realmente es demasiado negro, por algo será que la gente, ingenuamente, me pregunta que si me lo tiño, y a carcajadas niego esa posibilidad. Mi frente, la veo más bien estrecha y afortunadamente no está llena de granitos. Mis ojos son marrones, almendrados y chispeantes, justo arriba se encuentran unos cuantos pelillos claros llamados cejas. Tengo la nariz redonda y pequeña, encaja con mi cara, que es redonda y muy risueña. Lo que más me gusta de mi rostro son mis gruesos labios. Les encuentro un parecido con los de Rihana, y estos cubren mi fina dentadura. Por suerte, no se me notan los huesos de los pómulos, ya que los cubren unas mejillas suaves y rechonchitas. En general, me gusta mi rostro con aires latinos. El resto de mi cuerpo lo definiría como sencillo, pero atractivo.

Dicen que soy un libro abierto. Supongo que será por lo expresiva que soy, aunque, realmente, me cuesta mostrar mis sentimientos, y más aún si no conozco a la persona. No obstante, nunca me callo lo que pienso o lo que me molesta. Tal vez, me guarde para mí solo los sentimientos más profundos.

Me dicen y me considero una persona muy testaruda. Cuando tengo algo en la cabeza, me cuesta mucho cambiar de idea y a veces entiendo que a las personas les pueda molestar, porque aunque sea muy obvia mi equivocación, si meto la cabeza ya no la quiero sacar, será cosa del orgullo.

Soy una persona muy risueña y verdaderamente feliz, con muchas metas en la vida, y muchos propósitos. Soy de las personas que piensan que nunca te tienes que arrepentir de nada de lo que hagas, porque si en aquel momento lo hiciste, fue porque lo sentías. Tengo mis propias teorías de las cosas, y continuamente mi cabeza se está haciendo preguntas.

No creo que las personas cambien, pero sí que se dan cuenta de los errores y rectifican; tal vez, la gente piense que sea lo mismo aunque yo no lo creo. En un momento de mi vida me encontré muy perdida: mi madre se acababa de mudar a otra ciudad y sentía que no encajaba en esta vida. Poco a poco, vas haciendo cosas que, como he dicho antes, sientes en ese momento, esas cosas que te hacen aprender y crecer como persona.

Amigos, conocidos, compañeros, familia y profesores continuamente me están diciendo lo madura que me ven para tener la edad que tengo. Respecto a eso, creo que tienen razón aunque está claro que como todo el mundo tengo muchas cosas que aprender. No puedo decir que tengo una vida muy tranquila en el sentido de que tengo pocas cosas que hacer, porque realmente no paro ni un minuto. Me considero una persona generosa, me gusta mucho ayudar a los demás.

Soy una persona afortunada, por tener junto a mí a mi familia, a mi compañero de vida, esa persona que me enseña día a día algo nuevo, que ríe cuando río y llora cuando lloro, es especial. Y como bien dice la canción: "esta soy yo".

Corrección: Cambios de puntuación; comas por puntos o al revés. Separación después de las comas. y algunas tildes como: aún, mí, está.
Por último, un nombre propio en mayúscula, Rihanna.

Descripción de mi habitación


Cansada después de un largo viaje, llego directa a mi habitación. Entro por la puerta de madera oscura. Me doy cuenta de lo sencilla que es y en relación a eso, me viene a la cabeza que todo el mundo tiene su lugar, y este, definitivamente, es el mío, el que me describe a la perfección.

Al traspasar la puerta, lo primero que miro siempre es la ventana, que se encuentra justo enfrente. Es de color plata. No tengo cortinas, sinceramente, porque no me gustan; podría ser por comodidad, pero no, sino porque la sensación, aunque no lo parezca, no es la misma. Prefiero no tener que apartar ninguna tela cuando quiera mirar al exterior.

Al otro lado de la ventana se encuentra un arroyo, el arroyo de Pedroches. Escogí esa habitación justo por esa razón, porque me gusta el verde y al mirar por la ventana es el color que predomina. Debajo de la ventana tengo colocada la cama, vestida con colores pasteles, ya que es primavera y me llenan de alegría. Debajo de la cama, tengo dos cajones. En uno de ellos guardo los zapatos, y en el otro, cosas varias. Ya sabéis: esas cosas que están mejor guardadas para no modificar la estética de la habitación.

No me considero una persona demasiado ordenada, es más, me definiría más su antónimo. Al lado de la cama está la mítica mesita de noche. Ahí se posa una fotografía, una lámpara y un recuerdo de Londres, lugar que no he visitado, pero me encantaría. Me encanta viajar y conocer nuevas culturas; me gusta saber de todo un poco, nunca viene mal en ninguna ocasión.

Tengo una habitación más bien pequeña. Si de mí dependiera, la ampliaría dejándole a mi hermano el espacio justo para que pueda dormir de pie. Al decir esto, supongo que se ha entendido que entre mi habitación y la de mi hermano solo nos separa una pared. A veces, es un poco pesado con el volumen de la música, pero se puede soportar.

Al tener una habitación pequeña, los muebles tienen que estar a una distancia cercana. Tengo una estantería alta y larga del mismo color de la puerta. Ahí pongo todos los libros que he leído, he de decir que no son pocos. Una de las cosas que me gusta hacer en mi tiempo libre es leer. Me parece muy entretenido y relajante. En el suelo al lado de la estantería tengo un revistero, sinceramente no sé si se llama así, pero ese el nombre que yo le he puesto. Ahí tengo revistas de moda: me apasiona ese mundo, el estilismo, el diseño, etc.

Al sentarme en la cama, a tres o cuatro pasos, se encuentra el armario empotrado o, mejor dicho, mi armario. He mencionado antes mi pasión por la moda, por lo que ya te puedes hacer una idea de cómo será mi armario: está lleno de ropa, no me quejo. El armario es enorme. Mi madre me tuvo que decir que le diera un poco de espacio a mi hermano porque ya estaba abusando y, sin estar muy de acuerdo, se lo cedí. En una de las puertas del armario hay un espejo: ¡dichoso espejo que me hace perder muchas horas!, sin exagerar. Me podría pasar horas y horas mirándome y arreglándome. Por algo tendré fama de tardona.

Las paredes de mi habitación son de color rosa pastel, como he dicho antes. Estos colores me alegran los días. En una de las paredes, tengo un tablón de corcho donde pincho cualquier cosa que me traiga buenos recuerdos y me haga recordar a personas y momentos especiales: fotografías, entradas de conciertos, etc.

A los pies de la cama tengo una mesita. Digo mesita porque es diminuta, de estudio. Realmente, ahí no estudio, pero no me disgusta ya que no me viene mal un sitio donde poner libros del instituto y demás.

Y eso es todo. Después de haber descrito mi habitación, he de recalcar lo que he dicho en un principio. Eso de que cada persona tiene su lugar y este es el mio. Pienso que todo el mundo tiene que tener un lugar donde pensar, estar solo y, por supuesto, que sea solo tuyo. Mi habitación me describe a la perfección porque cada objeto colocado en cada lugar de esta está ahí por alguna razón.

Corrección: Tildes: está, sé y mí. Cambios de puntos por comas y en algunos casos el lugar.

Lazarillo del siglo XXI



Mi viaje comenzó hace ya tiempo. Llevo desde los once años sola, cuando se murieron mis padres. Primero, falleció mi madre. A ella la vi desvanecerse poco a poco. Era adicta y consumía constantemente drogas. Siempre tenía que estar pendiente de que no consumiera, pero, finalmente, murió de una sobredosis. Tras su muerte, a mi padre le superó la situación, la tristeza, el hambre, la impotencia... Ya no sabía qué hacer. Estaba a la espera de un juicio por tráfico de estupefacientes y dos meses después se suicidó. Me sentí perdida, sin saber qué hacer. Vivíamos en una casa a punto de caerse cerca de la costa argentina. Al quedarme sola, decidí irme de ahí cuanto antes. Salí con poco: la ropa que vestía, un pequeño trozo de pan, una manta que tenía más años que yo, y las pocas monedas que encontré entre los cajones. Con eso y nada más, salí en busca de cualquier cosa que me ayudara a sobrevivir.

Casi cuatro años después, las cosas cambiaron un poco, no demasiado. Con las pocas monedas que encontré en los cajones de mi humilde casa, pude pagar un autobús para que me llevara a la capital, y un sándwich. Permanecí en la capital buscándome la vida como podía. Intenté mendigar por la calle un tiempo, me sentaba en el suelo de una de las calles más transitadas de la ciudad, y me refugiaba con un cartón, pero apenas me llevaba comida a la boca, y era muy duro. En muchas ocasiones no me quedaba dinero para nada, y me veía obligada a robar algo de comida, en algún supermercado de barrio, donde no fuese muy difícil, aunque en numerosas ocasiones me han pillado. Por suerte, solo me han prohibido la entrada a dicha tienda.

Recuerdo especialmente un caso, cuando tenía trece años. Llevaba casi dos días sin comer y necesitaba cualquier tipo de alimento cuanto antes. Entré en una tienda, de origen chino, o por lo menos eso pensé yo, ya que sus dueños tenían los ojos demasiado rasgados y almendrados. A mí no es que me gustase aquella idea de robar, pero el hambre puede llegar a controlar a una persona por completo. Entré y empecé a buscar algo que estuviese bueno, pero fuese sencillo de robar. El chino, que estaba en la caja, me miró con mala cara cuando entré, no me quitaba el ojo de encima. Esto iba a ser más complicado de lo que pensaba. Fingí que no sabía que me miraba y seguí buscando. Por fin, encontré lo que quería y, afortunadamente, en ese momento entró un cliente, aproveché para salir. Me comí aquellas galletas con tanta ansia que ni siquiera me dio tempo a saborearlas.

Con el paso de los años mi vida no mejora, por mi cabeza rondan y rondaban miles de pensamientos: dedicarme a la prostitución o, tal vez, a mula. Nunca he tenido esa sensación de decir estoy llena y no puedo comer más. A veces, me pellizco para saber si es una pesadilla o esta es realmente la vida que tengo.

Valora siempre lo que tengas por muy pequeño que sea. Piensa que algunos, como yo, no tenemos nada.

Corrección: Cambios de comas por puntos. Tildes: mí, entré. Separación de un párrafo.

Diario del aprendizaje del vídeo-poema


02/06/2014
Día 1º

Querido diario:

Como siempre lo dejo todo para el final, y a tan solo 5 días del plazo final, empiezo. Tengo ganas, creo que puede salir algo creativo, y bueno. Empecé por el principio, lo normal, eligiendo mi poema;" Ándeme yo caliente y ríase la gente" de Góngora. En el día de hoy me he dedicado a buscar recitaciones en Youtube de este poema, y para mi sorpresa la mayoría eran poemas musicales. Había pensado en hacer pruebas de la recitación, pero estoy un poco enferma y no tengo la voz adecuada, aunque si sigo así no tendré otro remedio que recitar con esta voz de "Manolo".
Supongo que esto de haber empezado tan tarde me pasará factura.. a ver qué pasa.

03/06/2014

Día 2º

Querido diario:

Un día más, continúo trabajando en mi proyecto. Hoy con algunas dudas me he dedicado a la búsqueda de imágenes y la música. También he estado haciendo algunos ensayos de la recitación, y como sigo con la voz un poco tomada, se quedaran solo en ensayos. Tengo ganas de terminarlo y ver el resultado. Sinceramente, me hubiera gustado haber empezado antes. Aun así trabajaré esta semana para que tanto los exámenes como este proyecto salgan bien.

05/06/2014

Día 3º
Querido diario:
Hoy, tras pasar mucho tiempo grabando, escuchando, borrando y volviendo a grabar de nuevo, por fin, he conseguido un buen resultado para mi gusto. Ya solo me queda editar el vídeo y subirlo a la wiki



06/06/2014

Día 4º
Querido diario:
Llevo demasiado tiempo sentada en esta incómoda silla de mi escritorio. No me puedo creer que lleve aquí toda la tarde del viernes. Han sido varias las dificultades: olvidé copiar el enlace de las imágenes y, por lo tanto, las tuve que buscar de nuevo. Además, he tenido que aprender a utilizar Windows Movie Maker en tan solo media hora. Estoy cansada, tengo calor y me deprime haberme sentado en esta silla de día y mirar por la ventana y no ver ni un rayo de sol...
Por fin, después de mucho trabajo, agobio y esfuerzo, consigo terminar mi trabajo y veinte minutos antes de que se acabara el plazo de entrega lo he subido a la wik. Ahora, con mucho interés e incluso ansiedad, espero la calificación de mi profesor.

Vídeo-poema