Carmen

OPINIÓN SOBRE UN WIKI DE 3º DE ESO


Observando detenidamente los trabajos realizados y las exposiciones orales , vídeos y distintas descripciones de elementos o habitaciones que han sido realizadas por compañeros de 3º de la ESO que se encuentran en la Wiki de años anteriores (exactamente año 2011-2012) , lo que más me ha impactado ha sido " Instrucciones para llorar ", escrito por Claudia del curso 3ºD. Me ha gustado porque todos comprendemos y sabemos realizar el proceso de llorar , pero nadie normalmente se para a escribir un procedimiento exacto y tan completo. Recapacitando un poco sobre lo leído en el texto de Claudia, no es un proceso tan simple como parece y hay que realizar varios movimientos para que pueda llegar a realizarse con éxito ya sea de felicidad o de tristeza. Llorar es un procedimiento natural que todos los seres humanos han hecho alguna vez a lo largo de su vida y que a veces puede resultar vergonzoso o incómodo delante de más personas. Llorar, ya sea por cualquier motivo, es una de las formas más exactas de expresar tus sentimientos y en algunos casos, hasta de sentirte mejor contigo mismo.

LA UÑA. Max Aub (micro-cuento)


El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro Pérez, enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto como colocaron la losa. Como el féretro era de mala calidad ( pidieron el ataúd más barato), la garfa no tuvo dificultad para despuntar deslizándose hacia la pared de la casa. Allí serpenteó, hasta la ventana del dormitorio, se metió entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la cómoda hasta el recodo de la pared para seguir tras la mesilla de noche y subir por la orilla del cabecero de la cama. Casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni !ay¡ dijo, para tirarse hacia la de Miguel, traspasándola.
Fue lo menos que pudo hacer el difundo: también es cuerno la uña.
uña.jpg

BABIA

En la Edad Media, los reyes de León escogían este lugar para su reposo, que les permitía alejarse de los asuntos cotidianos de la corte. Según la tradición, este hecho originó el típico dicho de "estar en Babia ", ya que cuando alguien reclamaba al rey, los ministros contestaban " El rey está en Babia"·

Babia es una comarca de la provincia de León, España, limita al norte con los concejos asturianos de Teverga, Somiedo, Quirós y Lena . Al este con la comarca de Luna. Al sur con la comarca de Omaña y al oeste con la comarca de Laciana.
http://es.wikipedia.org/wiki/Babia#Etimolog.C3.ADa_del_nombre

Relato desde un anuncio



Era un día como otro cualquiera en Madrid. Las nubes dominaban el cielo. No era un día de los más soleados, pero, al fin y al acabo, no era un día tan normal para Hugo. Se disponía a conseguir lo que había planeado, era persistente y tendría que conseguir su propósito como fuese.

Se puso un pasamontañas en la cabeza y a continuación entró por la puerta del banco de almas. Todo parecía estar en plena calma, tampoco parecía que hubiese nadie por el lugar. Entró y pasó por la puerta que daba paso a la cámara de almas. Una vez dio con la compuerta, no tuvo que forzarla, ya que lo tenía todo planeado. Había maquinado tanto su propio plan que consiguió averiguar la clave para entrar. Una vez dentro, no dudó en qué era lo que buscaba: todos los contratos de almas estaban clasificados en archivos numerados. Se colocó frente a su número: para asegurarse de que no se equivocaba se miró el antebrazo ya que lo tenía tatuado. El plan no podía fallar. Se dispuso a abrir el archivo y a buscar su nombre. Rápidamente visualizó: ''Silva , Hugo". Lo cogió y, efectivamente, ese era el contrato donde se reflejaba el enlace de su alma con Lucifer. Todo parecía que iba según lo planeado hasta que la alarma saltó y salió rápidamente del lugar.

Fue lo más cauteloso y discreto que pudo a la hora de caminar por la calle, pero observaba cómo una multitud de personas con vestimenta negra se iba acumulado detrás de él. En ese momento decidió empezar a correr. Se encontraba en plena Gran Vía madrileña con una gran multitud persiguiéndole. Se disponía a doblar la esquina cuando se encontró otra gran multitud delante de él: parecía que no había escapatoria. En un abrir y cerrar de ojos todos se acumulaban alrededor de él, y se acercaban cada vez más y más, hasta que él pego un grito ensordecedor como muestra de desesperación. Todos quedaron callados y dieron algunos pasos hacia atrás. Hugo no sabía qué hacer ni cómo reaccionar. Entonces fue cuando una de las personas con vestimenta negra, dio un paso adelante y le comunicó por qué ellos lo habían perseguido:

- Hemos venido aquí porque nosotros también queremos recuperar nuestra alma, pero para ello necesitamos tu ayuda, ya que has sido el primero en recuperar la tuya. Debemos de ir en busca de la Reina Madre, ya que ella podría ayudarnos a todos de una manera más rápida, pero para eso te necesitamos a ti - dijo con voz firme y a la vez desesperada.

Él, sin saber qué decir, aceptó. No tenía por qué desconfiar, había algo que le decía que todo saldría bien. Una vez llegaron, se pusieron todos delante de la Reina Madre y su ayudante. Alguien debía romper el silencio, pero esta vez no iba a ser él. La Reina Madre se adelantó:

- Queréis ayuda, y toda ayuda tiene su precio. Y todas vuestras almas tiene un precio muy caro- dijo en tono de satisfacción. Recuperaréis vuestras almas a cambio de que me sirváis a mí el resto de vuestras vidas- continuó.

Se miraron a unos a otros con cara de resignación, pero no estaban dispuestos a semejante tortura. Ahora serían ellos los que pondrían sus cartas sobre la mesa. Querían sus almas sin dar nada a cambio. En cualquier momento Hugo podría romper su contrato de alma con Lucifer ya que lo había robado, cosa que la Reina Madre desconocía. Si lo hacía, provocaría la muerte de la Reina Madre, ya que era aliada de Lucifer y romper el contrato conllevaría que todos se quedaran sin alma excepto Hugo, pero también la desaparición de la Reina Madre. Ahora la decisión estaba en sus manos. Hugo era la pieza clave.

ANTROPÓNIMOS (Significado y otros datos sobre mi nombre)


Carmen es un nombre femenino con dos distintos orígenes: de origen hebreo (Har ha'Karmel) que significa "jardín de Dios", o del latín, que significa "canto, música, poema o hechizo".

Mis padres siempre tuvieron claro que a su primera hija la llamarían Carmen, ya que es una cosa que podría decirse que es hereditaria en mi familia. Me llamo así porque la hermana de mi bisabuela se llamaba así, y mi bisabuela decidió ponerle dicho nombre a mi abuela como muestra de admiración o cariño hacia ella. Mi abuela, a su vez, decidió ponérselo a mi madre y mi madre a mí. Podría decirse que es un homenaje a varios componentes de mi familia, en este caso a mi abuela y a mi madre.

Por lo que he podido leer e investigar sobre mi nombre, Carmen es un nombre con el que me identifico muchísimo. En ocasiones, he pensado que mi nombre es demasiado frecuente y común , pero también he reflexionado y si tanta gente tiene el mismo nombre, supongo que es por algún motivo, quizás porque tiene algún tipo de encanto. Y este es uno de los motivos por el que estoy satisfecha con mi nombre. Nunca he pensado en cambiarme de nombre, ni siquiera me he planteado si me gustaría llevar otro. La razón para mí es muy poderosa:es también el nombre de mi madre y por eso estoy orgullosa de él.

Carmen:

Total: 439.387
Porcentaje: 18,333
Edad media: 59,7 años
Córdoba: 14.998
Porcentaje: 36,652
Barcelona: 50.649
Porcentaje: 17,889
Década 1990
Córdoba: 671
Porcentaje: 15,757
Huelva: 439
Porcentaje: 18,245

Es decir, mi nombre lo comparto con 439.387 personas en España, lo que corresponde a un 18,333 ‰ (por mil) y la edad media de personas con este nombre es de 59,7 ( 60 años aproximadamente). Además, sé que en Córdoba hay 14.998 personas que se llaman Carmen, cuyo porcentaje corresponde a 36,652 ‰ , pero que la provincia donde se encuentra más gente con este nombre es Barcelona, con 50.649 personas, y un porcentaje de 17,889 ‰. Si busco por mi fecha de nacimiento, los nacidos en la década de los 90 que tienen este nombre en Córdoba son 671 personas, con un porcentaje de 15,757 ‰ , pero en esa década la provincia donde tuvo un porcentaje mas alto fue Huelva, con 439 personas y un porcentaje de 18,245 ‰.

Como indica la edad media, mi nombre es "antiguo", con alta frecuencia, aunque el porcentaje en la década de los 90 fuera más bajo que el actual y por último, Barcelona es la provincia donde este nombre es más frecuente y más estable.

  • Algunos personajes históricos o ficticios:

(*) -Carmen Conde (España,1907): Maestra y escritora. Fue la primera académica de la Real Academia Española
-Carmen Laffón (España, 1934): Pintora
-Carmen Amaya (España, 1913): Bailaora

Carmen Conde Abellán (Cartagena, 15 de agosto de 1907 - Madrid, 8 de enero de 1996) fue una maestra, poeta y narradora española. En 1931 fundó, junto con Antonio Oliver Belmás, la primera Universidad Popular en Cartagena. Fue la primera académica de número de la Real Academia Española; pronunció su discurso de entrada en 1979.

-Algunas de sus obras:
  • Canciones de nana y desvelo (1991)
  • Antología poética (1985)
  • Cráter (1985)
  • Brocal y poemas a María (1984)
  • Al encuentro de Santa Teresa (1979)
  • Júbilos (1990)
  • Memoria puesta en olvido :(antología personal) (1987)

-Algunos de sus premios:
  • Premio Elisendade Montcada(1953)
  • Premio Nacional Simón Bolívar de Siena (Italia)(1954)
  • Premio Doncel de Teatro Juvenil (1961)
  • Premio Nacional de Poesía (1967)


FUENTES:
http://es.wikipedia.org/wiki/Carmen_(nombre) ,
http://www.significado-s.com/e/carmen/
http://www.ine.es/daco/daco42/nombyapel/nombyapel.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Carmen_Conde

FURIA


La palabra furia viene del latín y designaba, sobre todo, un acceso de locura , el arrebato demente, el extravío violento y una fuerte agitación.

Los romanos llamaban Furias a tres divinidades menores, hermanas, y de un cometido y carácter muy singular, que son asumidas de la mitología griega. Eran tres diosas iguales, terribles y sanguinarias. Sus cabellos eran serpientes, sus ojos estaban inyectados en sangre y sus uñas eran muy largas, aquejadas siempre de una rabia vengativa.

Se dice que las Erinias o Euménides (Furias para los romanos) fueron el último parto múltiple de Gea, que fue fecundada por la sangre de la herida de Urano, y eran las temidas y enloquecidas hermanas que perseguían a los criminales y en especial a los parricidas, aquellos que cometían crímenes contra su familia, hasta reconcomerlos y volveros locos de remordimiento y espanto. Según los mitos, habitaban en el mundo de los muertos cuando no actuaban en la Tierra y a veces portaban látigos.

Y de este mito viene la expresión ''Ponerse echo una furia''.
descarga (2).jpg
Fuentes:
http://etimologias.dechile.net/?furia

PRISIONERA


Antes o después me enamoraría de verdad
y aquella vez me pasó.
Al principio iba notando
cómo, poco a poco, la confianza iba aumentando con esa persona,
cómo, día a día, era más necesario pasarte horas hablando con él,
cómo era inevitable que no sonriera si me hablaban de él o si escuchaba su nombre.

El primer mes sentía que era para ponernos a prueba,
para ver si yo lo aguantaba a él
y él me aguantaba a mí.
Realmente, era un juego,
un juego que dejaría de serlo
cuando uno de los dos empezara a enamorarse.

A los dos meses yo ya empezaba a hablar de él más de la cuenta,
hasta tal punto que mis amigas siempre me contestaban
cuando les hablaba de él: "Al final, acabaréis juntos",
cosa que yo negaba insistentemente.

Pasaban los días y las semanas, incluso los meses,
y cuando lo tenía cerca, parecía que teníamos un vinculo
que nos unía constantemente.
Era verlo y que me inundaran las ganas de salir corriendo hacia él,
pero las cosas debían ir poco a poco
y yo tenía que demostrar ser fuerte
y ocultar que era mi mayor debilidad.

Pasaban los meses,
para ser más exacta, pasaron diez meses
y cada vez todo era mejor,
mejor hasta que llegó la primera pelea
y lo que yo no me imaginaba es que esa fue nuestra primera pelea
y la última.

Yo decidí irme por mi lado
y hacer como si en los últimos meses no hubiera pasado nada.
Intentaba sonreír por fuera,
pero aquello me mataba por dentro.
Sin ninguna duda, lo peor fue verlo con otra,
otra que estaba en mi lugar,
otra a la que estaba tratando igual que a mí me trataba.
No sabía si llorar de tristeza o de impotencia,
sentía que había dejado escapar
a la persona que más me ha llegado a importar.

No hacía nada
más que repetirme a mí misma
que me había equivocado,
que todo había acabado.

Después de eso conseguí volver a la normalidad,
poco a poco, aunque hoy, sigo pensando
que la culpa fue mía,
que me equivoqué.

Tampoco hemos vuelto a hablar desde hace meses,
aunque realmente creo que es lo mejor.
Es inevitable no cruzármelo al menos dos veces al día
por los pasillos del instituto
y cuando lo veo venir de frente es como si volviese atrás en el pasado,
como si fuera a venir a abrazarme
como lo hacía antes,
pero no, su reacción es parecida a la mía:
nos cruzamos, ni nos miramos
y agachamos la cabeza.

Todavía cuando lo tengo cerca,
sigo pensando que de lo único que me arrepiento
es de haber acabado con nuestra historia,
pero también me acuerdo de que él me solía decir
que nada es imposible,
y si el destino nos unió una vez,
¿por qué no unirnos otra?

MARTES:


Martes, siete de la mañana , me dispongo a levantarme. Se podría decir que me preparo mentalmente para las seis horas siguientes de clase que me esperan. No es que me entusiasme la idea, pero no hay otra opción, no hay escapatoria. Un martes como el de la semana anterior y como el de la semana próxima supongo, aunque, puestos a pensar podría ser peor, podría ser lunes o incluso domingo, lo que indicaría que el viernes se encontraría aún mas lejos de mi alcance.

Todos los días la misma historia: llego medio dormida, me siento y escucho lo que dice el profesor. En realidad, ¿para qué engañarnos? Suelo estar más pendiente de lo que hablan entre ellos los de las mesas de delante que de cualquier otra cosa. Es inevitable. No me vendría mal atender, pero, claro, puestos a elegir prefiero echarme unas risas con alguno para que la hora pase rápido y poder salir al pasillo unos minutos antes de la siguiente clase. Yo intento esforzarme, pero si somos sinceros ¿a quién le gusta esto? Y con esto me refiero a lo que llamamos instituto, este edificio en el que entramos cinco días a la semana desde las ocho y cuarto de la mañana hasta las tres menos veinte. No tiene por qué ser aburrido todos los días, pero el problema es ese, que siempre se suele repetir lo mismo. Las clases se convierten en rutina, no cambia el modo de hacer las cosas y es eso lo que me lleva a la desesperación, a pensar que este martes va a ser interminable al igual que todos los días de la semana en los que nos encontramos sentados en una mesa, mirando al que tenemos al lado buscando una mirada cómplice para conseguir que nos siga un poco el juego, solo para conseguir que todo sea un poco más ameno, levantando la voz, diciendo alguna tontería, intentado captar la atención de alguien solo para provocar una risa en común. Un martes, veinticuatro horas, mil cuatrocientos cuarenta minutos, ochenta y seis mil cuatrocientos segundos, algo parecido a un infierno. Puedo llegar a volverme loca, pero, mirándolo por un lado bueno, queda menos para la libertad, para ser quien realmente soy de puertas para fuera, para ser yo, para ser libre. Solo me queda la esperanza de que en algún intercambio de clase pase alguien que me alegre el día, alguien que haga del martes algo llevadero.

POSITIVO:


Positivo es una palabra que puede tener muchos significados: un signo relacionado con las matemáticas o que algo es bueno, pero últimamente parece que se convierte en necesidad escuchar esa palabra por parte de un gran número de personas. Puede que sea para sentir que están haciendo algo bien, como manera de reconocimiento, pero, sin duda alguna, es símbolo de que vas por buen camino, de que si te esfuerzas puedes llegar a hacer algo grande.

Positivo es ambición, como quien tiene algo y quiere más. Te sientes bien cuando te premian, pero no siempre tienes que ser premiado para sentir que las cosas las estás haciendo bien. A veces, me gustaría tirarme horas y horas escribiendo sobre mí, sobre mi vida, sobre todo lo que me ha pasado en los últimos meses. A decir verdad, a veces lo hago, a veces escribo, escribo porque me gusta, porque expreso todo lo que me callo a veces, porque es la mejor manera jamás inventada para dar a conocer al mundo cómo y quién eres, cuáles son tus metas y por qué estás aquí, y cuando lo hago, es porque lo siento. Nunca espero nada a cambio: ningún positivo, ningún reconocimiento. No hay mayor reconocimiento que la satisfacción propia, y para mí la satisfacción es leer lo que escribo y sentirme reflejada, sentir que podría estar haciéndolo el resto de mi vida sin llegar a cansarme.

Positivo, negativo son palabras muy relativas. Realmente, nadie puede evaluar la forma de ser de alguien ni su manera de hacer las cosas. Solo uno mismo puede evaluarse y a veces ni eso, ya que lo único que importa es la manera en la que la propia persona se siente bien con lo que está haciendo. Para mí, positivo es un estado de ánimo y así me encuentro positiva y respecto al reconocimiento que puedas a llegar a obtener gracias a ellos, eso es lo que menos importa.

RELATO DEL ABURRIMIENTO :


Aburrimiento, eso lo resume todo la mayoría de las veces. Veo cómo a mi alrededor todos parecen estar igual de cansados que yo de estar sentados en una silla, entre cuatro paredes, escuchando cosas que a veces no entiendo ni por qué debemos aprenderlas o entender; pero, al fin y al cabo, para eso estamos aquí para aprender.

Cada día que pasa del curso se me hace un poco más eterno, a veces hasta incluso pienso que yo misma soy la que me impido avanzar cuando intento atender en una explicación, y más que yo misma, el culpable de esta sensación se podría decir que es el aburrimiento, es como si me nublara la mente y me hiciera pensar en cualquier otra cosa sin importancia.

Percibo que quedan pocos minutos de clase cuando empiezo a escuchar el alboroto que se está formando fuera de clase. Cada vez estoy más ansiosa de salir al pasillo y apoyarme en la barandilla, como suelo hacer siempre. En ese instante empiezo a recoger los libros de encima de la mesa, aunque no haya acabado la clase aún. Los recojo de forma involuntaria con el conocimiento de que en breves momentos termina la clase. Y, por fin, el ansiado momento: suena el timbre. De manera casi espontánea, nos levantamos todos de la silla y nos dirigimos hacia la puerta para salir. Unos se quedaban dentro, otros se iban a otras clases cercanas a hablar con sus amigos, y otros se perdían entre la multitud de gente que se amontonaba en los pasillos.

Por un momento se me olvida de que esta no era la última hora y que aún me quedan otras clases, en concreto Lengua. Me pongo a pensar qué haremos hoy, y si esta vez el profesor nos pondrá a hacer algún tipo de trabajo para obtener positivos, pero antes de que pudiese darme cuenta ya podía ver al final de pasillo al profesor de Lengua, lo que significaba que se habían acabado mis minutos de libertad del intercambio de clase. Conforme se acercaba, la mayoría de mis compañeros iban entrando y colocándose en su sitio. Cuando el profesor entró, inmediatamente nos dijo cómo habíamos llevado los positivos esta semana y nos hacía un resumen de nuestras notas, y mientras tanto, yo hablo con mis compañeros de delante y, en ocasiones, incluso con los de detrás. La clase acababa de empezar y ya sentía una sensación de cansancio que parecía apoderarse de mí. Realmente es siempre lo mismo, leer algo, reflexionar sobre lo leído y poner en común comentarios y hacer alguna actividad. Es una rutina, y la rutina aburre.

En algunas ocasiones giraba la cabeza para mirar por la ventana, y, ciertamente, me gustaría estar ahí fuera, en la calle, en lugar de aquí, haciendo cosas que a veces ni comprendo, pero que, tarde o temprano, tengo que acabar aprendiendo. Es raro, todo me aburre. Con todo me refiero a todo lo que a mí no me gustaría estar haciendo en ese momento. Miro a un lado y a otro pensando si a algunos de mis compañeros les interesa verdaderamente alguna de las explicaciones, intentando buscar o encontrar alguna reacción de alguien que le ponga un poco de alegría a la clase, intentando distraerme por solo un momento para que el tiempo se pase más rápido.

Miro al profesor continuamente, pero la mayoría de las veces no comprendo ni una sola palabra de las que dice ya que solo lo estoy mirando, porque la mente la tengo en otro sitio. Definitivamente, descarto toda posibilidad de enterarme de algo de lo que ha explicado hoy. Me decía a mí misma, solo pensaba en mí y en que realmente puede que sí seamos diferentes dentro y fuera de clase. Puede que cambiemos de actitud solo por unas horas. Quizás solo somos nosotros mismos una vez que salimos de esas cuatro paredes que parecen hacerse cada vez más estrechas y que hacen que las horas se pasen como siglos.

CANTIGA DEL AMOR :


Ven y háblame del lenguaje mundial del amor ;
de cómo tu y yo podemos ser nosotros.
¡Tú me matas y sin ti me muero!

Ven y háblame del mundial lenguaje del amor;
de cómo tu y yo podemos ser vida.
¡Tú me matas y sin ti me muero!

De cómo tu y yo podríamos ser nosotros;
de saber que juntos sería difícil, no imposible.
¡Tú me matas y sin ti me muero!

De cómo tu y yo podemos ser vida:
de comprender que juntos sería difícil, no imposible.
¡Tú me matas y sin ti me muero!


Pista Musical: Gymnopedie No.3 de Erik Satie. Falta el intérprete.

SEGUNDO TRIMESTRE:


PORTAFOLIOS


Del primer trimestre, en primer lugar, los trabajos que he decidido elegir como los más deficientes son "Valoración de un wiki" y "Relato desde un anuncio" y los más elaborados y a los que más tiempo he dedicado han sido "Prisionera" y "Relato del aburrimiento".

El método que estamos realizando este año en clase de Lengua es totalmente nuevo si nos referimos a lo que estábamos acostumbrados a hacer, por lo que mis primeros trabajos no fueron los más conseguidos, ni elaborados, aunque también ha sido por falta de dedicación de tiempo. Las dos primeras tareas que he nombrado son las que más me han costado: "Valoración de un wiki" ya que, por ser la primera, no entendía muy bien el método de trabajo que había que seguir, y en "Relato del aburrimiento" se me vinieron a la mente muchas ideas y no fui capaz de plasmarlas todas ordenadamente y con coherencia suficiente. Si me paro detenidamente a observar tarea por tarea, se puede ver notablemente cómo he ampliado notablemente mi vocabulario, cómo la forma de expresarme es totalmente distinta y cómo he aprendido a realizar trabajos utilizando la tecnología, ya sea incluyendo un vídeo desde Youtube o insertando un archivo de audio previamente editado y creado por mí misma.

En el primer trimestre, con el paso de los días y viendo los resultados de los primeros trabajos ( y también con la insistencia del profesor que constantemente nos lo repite), he aprendido que la mejor manera de escribir y expresarte es a partir de uno mismo, desde tu interior, desde tu experiencia. Y en "Prisionera" y "Relato del aburrimiento" he podido dar un poco más de rienda suelta a mi interior, plasmando sentimientos y opiniones.

Por ello, como valoración global del primer trimestre, el resultado es positivo en todos los aspectos, ya que puedo observar que la calidad de mis trabajos ha aumentado y la manera de escribir ha mejorado con el paso de los días.

CORRECCIÓN: Cambio de algunas expresiones o frases por otras más apropiadas. Poner mayúsculas a la hora de nombrar algo entre comillas. Puntos y aparte que no había puesto. Tildes: cómo , mí . Comas cambiadas de sitio.


RELATO


“Coge la puerta y no vuelvas”. Recordando aquellas palabras, se quedó sumergida en pensamientos que nadie podría llegar a entender nunca. Habían pasado solo dos meses, pero las tenía esas palabras muy presentes. Su vida nunca había sido fácil. Es más, por cada sonrisa ya había derramado mil lagrimas. No tenía fuerzas. Esa situación podía con ella. Tenía planes, tenía mil momentos por vivir, pero la vida no es justa y mientras ella hacía planes, el destino ya tenía otros diferentes. Había intentado averiguar el porqué una y mil veces, pero no obtenía resultado alguno. Había registrado todos sus cajones, toda su casa, pero nada, no había nada. Ni siquiera había aceptado el consuelo de nadie. Quería superarlo sola. Día tras día se levantaba y se acostaba viendo sus vídeos, sus momentos juntos y seguía sin entender el porqué de todo.

Marcó su número de teléfono, como si nada hubiera ocurrido, como si lo fuese a descolgar y fuera a escuchar su voz de nuevo. Lo único que escuchó fue sonar su teléfono en el último sitio donde ella lo había puesto, junto con todas sus cosas. Y se sentó en el suelo y le dio a escuchar los mensajes del teléfono: "tienes que salir adelante’,"no puedes vivir en el pasado y menos de recuerdos", "tú puedes con esto"... de la familia y amigos. Nada importante, lo único que quería ella era escucharlo a él, aunque fuese por última vez. La situación sobrepasaba los límites. No podía seguir así, aferrada a la esperanza de que volvería a entrar por esa puerta. Horas y horas sentada enfrente de la puerta, esperando cosas que nunca iban a volver a pasar.

Las semanas pasaban una tras otra, hasta que aquel día algo cambió.-Se levantó y se miró al espejo, se vio. El tiempo pasaba por todos y ella no podía seguir adelante. Quería averiguar incluso el porqué. Se sentía culpable ¿y si de verdad ella era culpable? No podría aguantar esa carga sobre sí misma. Se vistió y salió y lo primero que hizo fue ponerse esa chaqueta de cuero negro, esa que él siempre se ponía cuando salía. Hizo sus maletas, metió toda su ropa. Estaba dispuesta a dejar aquella casa: era por su bien. Era joven. Tenía solo dieciocho años, le quedaba toda una vida por delante, esa misma vida que ella no quería vivir , pero dejar aquella casa la ayudaría. Salía por la puerta, su mirada enfocaba al suelo. Iba cargada de maletas; estaba dispuesta a vaciar recuerdos. De repente, levantó la vista y ahí estaba su moto, aparcada donde él la dejó la última vez que se montó encima de ella. Lo tiró todo por el suelo y salió corriendo. Se tiró de rodillas al suelo, se apoyó en el sillín, lloraba y no podía dejar de hacerlo. Ella pensaba que ya nada era posible, que su vida ,al igual que la de él, había terminado.

Pero no descansaría hasta encontrar motivos, un indicio o algo que le indicara por qué. Mientras se secaba las lagrimas, apareció su padre acompañado de su madre montados en un coche. Venían a recogerla, volvía a casa, a su casa, a donde creció. En cuanto llegó, colocó todas sus cosas en sus sitios correspondientes. En el fondo de una de sus maletas había dos fotos. Una era de él, con una sonrisa que brillaba, se podría decir desde lejos que tenía una sonrisa perfecta y otra, de ellos dos. Cogió la foto en la que salía él solo y la puso en la mesilla, al lado de la cama. Se cambió y se metió en la cama, apagó la luz y se dio media vuelta. A los cinco minutos se dio la vuelta y volvió a encender la luz. Cogió la foto impulsivamente y con miles de lágrimas cayéndole por las mejillas dijo: “No voy a descansar hasta saber por qué me hiciste esto, por qué me dejaste sola”. La noche acababa de empezar y, como cada noche, las lágrimas no iban a cesar hasta después de varias horas de llanto desconsolado. Esa noche no fue como las anteriores. Después de algo más de dos meses, esa noche fue distinta. Se durmió pronto, pero quizás hubiera preferido seguir llorando porque si se durmió, fue para recordarlo a él.
- Tengo que hablar contigo. Voy camino de casa , es importante.

Y era como si en un sueño volviera a repetirse aquel día. Él llegaba y soltaba sus llaves en la cesta que tenían puesta en el pasillo, justo al lado de la puerta. Ella se levantó, no había escuchado el mensaje que le había dejado en el móvil. Pero antes de que él empezara a hablar ya había empezado ella:

- Me han dicho que últimamente te han estado viendo con otra.¿Intentas hacerme daño? ¿Dónde quedan las promesas de que siempre estaríamos juntos? ¿Dónde quedan todos los momentos que hemos vivido? ¿qué pasa?, ¿que te has cansado de mí? No soy suficiente para ti. Dímelo, porque si es así, acabamos esto.
- Es cierto, pero, eh, escúchame. Todo tiene su motivo…
- ¿Motivo?- dijo ella sin dejarle acabar la frase. Te quiero, como no lo había hecho nunca. Sabes que no podría seguir adelante sin ti y tú me haces esto.
- Es difícil de explicar. Déjame un minuto, por favor.
- No, vete ¡Coge la puerta y no vuelvas! - le dijo mientras lo empujaba hacia la puerta y se la cerraba dejándolo a él fuera, desolado, pidiéndole perdón una y otra vez.

Ese día ella pensaba que era una pelea más, de esas que, al fin y al cabo , los hacían más fuertes y los unían más, pero no, era la definitiva, no de su relación, si no de su vida. Al día siguiente lo llamó, arrepentida. Nadie contestaba al teléfono. Lo intentó buscar por todos lados y no aparecía por sitio alguno. Sobre las seis y media de la tarde recibió una llamada. Corrió ilusionada a recibir la llamada, pero no, no era él. Ella ni siquiera podría llegar a imaginar lo que le tenían que decir. La llamada era de Hugo, el mejor amigo de Íker. En cuanto cogió el teléfono, poco a poco, su cara fue cambiando. Escuchó el mensaje y en ese mismo instante el teléfono cayó de su mano. Ella calló de rodillas al suelo y rompió a llorar. Aquello sí había acabado y ahora para siempre.

Y despertó. Con lágrimas en los ojos, lo había vuelto a revivir, una y otra vez. Ese momento nunca llegaría a salir de su cabeza. Se sentó en la cama y cogió la foto y se la apretó contra el pecho. Fijó la mirada en un punto y comenzó a recordar de nuevo.
- Pase por aquí, por favor – le señaló la puerta una de las enfermeras del hospital. Quizás ese fue uno de los peores momento de su vida. Llegar allí y verlo, intacto, como ella lo recordaba haber visto horas antes, pero esta vez sin vida.
- Hemos intentado hacer todo lo que hemos podido, pero cuando llegaba al hospital ya había muerto, se había tomado una sobredosis de pastillas.
¿Sobredosis? No podía ser, no tenía ningún motivo para querer quitarse la vida, no era posible, no podía ser ¿Era suya la culpa? ¿Y que sería lo que le tenía que decir? Millones de preguntas rondaban por su cabeza en ese instante cuando entró por la puerta y lo vio allí. Era tarde, lo había perdido. Sus ojos se quedaron clavados en él. Fue corriendo y lo abrazó repitiendo una y mil veces que aquello no era posible, que no podía perderlo. Todo lo que habían vivido en mucho tiempo se esfumaba en cuestión de segundos, y ahora tenía claro que lo único que quería era averiguar por qué.

A la mañana siguiente se levantó. Su estado de ánimo seguía siendo el de siempre, por los suelos, por el momento nada iba a cambiar en su vida. Se dirigía al pasillo cuando se paró delante de la puerta, algo le extrañaba y retrocedió. Encima de la mesa había dos fotos de las que ella ni se acordaba, ni siquiera sabía cómo o incluso de dónde habían salido. Se detuvo a mirarlas y de nuevo sus ojos se inundaron de lágrimas, y a la vez sonreía. Recordó esa frase que él le solía decir cada vez que las cosas no iban demasiado bien: "para ver el arcoiris, hay que esperar a que pase la tormenta". Se secó las lágrimas y recordó que todo lo que estaba a punto de hacer era por su tranquilidad, por poder seguir adelante. Se quedó pensativa, algo le seguía resultando raro en aquellas dos fotos. No sabía concretamente en qué sitio las habían tomado. Detrás, se veía la montaña. Era invierno y había nevado, eso era lo único de lo que se acordaba. Se quedó toda la mañana dándole vueltas hasta que al final pudo llegar a recordar que aquellas fotos las tomaron aquel fin de semana que estuvieron allí, en aquella cabaña donde Íker la llevaba todos los inviernos. La cabaña la construyó él, con ayuda de su padre. Cuando solo tenía seis años empezaron a construirla, ella sabía que tenía un valor especial para Iker, y fue como un acto reflejo el querer ir allí. No había ningún motivo que la hiciera volver a aquel lugar. Él ya no estaba y todo había cambiado. Al menos, eso pensaba ella, pero por la mente solo le rondaba volver allí aunque solo fueran unas horas.

Le comunicó la decisión a sus padres, y la noche anterior hizo la maleta, metió pocas cosas, lo necesario como para estar allí dos días, pero no se iba a dejar su foto. Necesitaba llevársela con ella, así que, como era costumbre, también metió la foto en la maleta. Al levantarse al día siguiente le dijo a su padre que la llevara, y que la recogiera a los dos días, que necesitaba un fin de semana allí. En cuanto llegó, lo primero que vio fue el corazón que ellos mismos habían tallado en el tronco de un árbol tiempo atrás. También seguía allí intacta la cuerda que ataron a uno de los árboles. Querían poner una especie de hamaca, pero ese plan no llegó a realizarse. Deshizo su maleta y puso la foto en la mesilla de noche. Se dirigió al salón en el que estaba la chimenea, era su sitio preferido. Se sentó allí, justo al lado de la chimenea y encendió el vídeo. Había una serie de discos. De todos ellos escogió el segundo. Fue un impulso, no sabía lo que había en ellos y le dio al botón de "play":

"Hola, princesa. ¿Sabes qué es hoy, no? Feliz aniversario. Quería decírtelo de una forma especial y solo se me ocurrió grabártelo y ponértelo la próxima vez que viniéramos. Hoy hacemos 5 años. Nos conocimos siendo solo unos niños, pero míranos, aquí seguimos, juntos como prometimos estarlo siempre. Te quiero, no lo olvides".

Se quedó paralizada. Habrían hecho cinco años dos semanas después de que él se suicidara. No sabía qué hacer, ni siquiera cómo reaccionar, pero eso sí, ella misma se había prometido no volver a llorar. Se levantó y abrió una cajita que había. Contenía una serie de discos grabados por fechas: ‘Primer año’, cogió ese. Y para su sorpresa eran todas las fotos que se hicieron todo ese año, mientras él le hablaba en el vídeo resumiendo cada momento. Ese era su mejor regalo, aunque él no hubiera podido dárselo. Lo guardaría como si fuera un tesoro. Cuando llevaba algo así como tres horas viendo vídeos, detuvo el vídeo en una caja. Era antigua, de madera. Si no recordaba mal, era donde él tenía todos sus recuerdos desde que era pequeño. Quizás ahí hubiera alguna respuesta a algo, al porqué de todo. Se levantó y tiró la manta que tenía por encima al suelo. Rápidamente, empezó a buscar por todos los sitios, pero no encontró nada. Un rato después, cayó en la cama rendida. "Mañana será otro día" se dijo a sí misma.

Cuando se levantó, recordó que solo le quedaban allí unas horas y rápidamente empezó a revolverlo todo otra vez. No podía irse de allí sin haber encontrado al menos esa caja. Miró debajo de un armario y la encontró. Estaba exactamente igual que cuando ellos estuvieron allí por última vez, pero estaba cerrada. Recordó que él, días antes, le había regalado un colgante un poco extraño, ya que lo que la cadena llevaba era una llave. Se lo sacó de debajo de todas sus capas de ropa y la abrió. Para su sorpresa, ahora la caja estaba vacía. Solo había una carta. Empezó a leerla:

“Si estás leyendo esto es porque he cogido el camino más fácil , porque no he podido afrontar las cosas tal y como me venían, porque ya no estoy contigo . Hace dos semanas que me detectaron una enfermedad. Es poco común y por ahora no tiene ningún tipo de cura. Es degenerativa. Puede que te lleguen rumores de que me han visto con otra persona y sí, es cierto, pero es mi doctora. Me está aconsejando cómo explicarte todo esto. Como mucho, me dan seis meses de vida. No he tenido ni el valor suficiente para seguir con mi vida y mucho menos para explicarte a ti que en cuestión de meses yo ya no iba a estar … Lo siento, una y mil veces, por dejarte así sin ninguna explicación, sin decirte ni siquiera que te quería; pero yo no podía verte sufrir durante todo el tiempo que me quedara. Así, seguro que he acabado antes con el sufrimiento, tampoco quería ser una carga para ti y que tú tuvieras que cambiar tu rutina para estar al cuidado de mí. Es una idea que no pude soportar ni un solo segundo. Solo quería decirte con esto que lo siento, que sé que he sido un idiota, pero que te quiero y, esté donde esté y en las circunstancias que sea, prometí quererte siempre y así será. Estaré cuidando de ti, no lo olvides. Supongo que esto es el ultimo adiós y perdona por ser egoísta, pero no quiero que me olvides, pero sí quiero que seas feliz. Prométeme que no vas a hacer ninguna tontería. Te quiero.”

No sabía qué pensar. ¿El camino más fácil? ¿Acaso él pensaba que era o se iba a convertir un estorbo para ella? Quizás lo único que necesitaba era saber el porqué,pero ahora todo esto la estaba matando. Cogió un bolígrafo y escribió por la parte de atrás de aquel papel. Cuando su padre llegó a por ella, no la encontró en el salón. Las maletas ni siquiera estaban hechas. Se encontró encima de la mesa un papel: "Voy a estar contigo aunque tú no querías que fuese así. No era un adiós, solo un hasta luego". Su padre intentó buscarla por todos lados, y allí estaba, tumbada en el suelo, rodeada por un charco de sangre. No podía creerlo. Lo que menos quería acababa de pasar. Las historias no siempre acaban bien, no siempre la vida es fácil.

CORRECCIÓN:
Colocación de puntos y seguidos que antes no estaban. Sustitución de comas por puntos y seguidos. Insertar comillas para nombrar cosas dichas textualmente por los personajes . Expresiones y vocabulario cambiados por otros más adecuados y específicos. Colocación de tildes: quedó, vídeos, levantó, él, cambió, dejó, tiró, montó, más, dónde, secó, llegó, sé, intentó. Faltas de ortografía: cayó, porqué.


CARTA DE AMOR :


Hola, quizás adiós:

No sé qué palabra es más adecuada. Tampoco sé si quiero hacer de esto una despedida o solo un punto y aparte. Hace meses que no hablamos, alguna que otra vez hemos cruzado miradas, pero nada más allá de eso. Ya no me acuerdo de cómo era mirarte a los ojos y reflejarme en ellos, ya no hay miradas de complicidad como las de antes.

Es como si solo con tu presencia hubieses marcado una etapa, un antes y un después, y con un poco de rabia y algo de tristeza he de reconocer que te elegí una vez. Y si tuviera la oportunidad de hacerlo de nuevo, te elegiría mil veces más, si tuviese que pedir tres deseos, te pediría tres veces.

Tengo miedo a olvidarte; es ilógico, pero así es. Tengo miedo a olvidar que fuera la época del año que fuese, tú seguías teniendo las manos frías. Tengo miedo a olvidar el olor de tu colonia y a olvidar que el color de tus ojos se veía más verde a pocos centímetros; tengo miedo de quererte y también tengo miedo de dejar de hacerlo. De una manera o otra, has seguido estando presente, no físicamente, aunque sí en forma de recuerdos: seguías estando aquí conmigo.

Te quería, por encima de cualquier pero, por encima de cualquier tipo de obstáculo que hubiese entre nosotros, por encima de todo y por encima de todos. Te quería hasta el límite de la locura, hasta tocar el cielo y hasta saber lo que es estar en ruinas por dentro por quererte a ti más de lo que me quería a mi misma.

Siempre se dice que lo bueno dura demasiado poco aunque prefiero pensar que todo dura siempre un poco más de lo que debería. Me gustaría haberme despedido de ti, haber podido darte las gracias, haber podido llorar de rabia y desahogarme, haber podido gritarte que te quería. Al fin y al cabo, diez meses dan para muchas cosas; un año después de todo aquello sigo estando entre el amor y la rabia, entre olvidarte y dejar que siga doliendo. Me quedo con lo bueno, me quedo contigo, me quedo con lo que fuimos.

No sé cómo en tan poco tiempo cambiaste tanto de ideas, cómo dejamos de querernos, cómo dejamos que aquello terminara de esa manera tan brusca.

Hoy pongo punto y final a algo que desde hace un año me consumía, pero no puedo decir adiós sin antes recordarte aquello que tanto me decías:

''Que sin Víctor no hay Carmen y sin Carmen no hay Víctor'' ¿Recuerdas?

CORRECCIÓN; sustitución de palabras por otras más adecuadas. Poner letra mayúscula al empezar una pregunta. Puntos y comas. Tíldes: qué y en varias ocasiones cómo.

MI VIDA DENTRO DE 15 AÑOS


El tiempo pasa y, como siempre, no a gusto de todos. Sin duda alguna, creo que esa es la frase más adecuada. Voy caminando por la calle, exactamente por la acera de mi antiguo instituto. Parece que es la hora de salida: las caras de felicidad en los adolescentes son evidentes. Solo hace quince años yo salía por esa misma puerta.

Las cosas han cambiado y, sobre todo, mi manera de pensar... ¿Cuántas locuras volvería a cometer si tuviese la oportunidad? ¿Qué errores repetiría? ¿Qué cosas cambiaría? ¿A qué y a quién le dedicaría más tiempo? Por aquel entonces, hace quince años, la mayor preocupación que podría tener sería que el chico que me gustaba no me hacía caso o que mis padres no me dejaban salir siempre que quería.

En mi cara apareció un gesto de añoranza: quizás tenía la vida que siempre había soñado o quizás no. Tenía un trabajo y me gustaba. No había sido fácil, pero acabé mi carrera de abogada, aunque yo sabía verdaderamente que lo que a mí me llenaba era escribir. Tal vez por falta de empeño, de tiempo y dedicación y de no saber cómo empezar o por dónde cogerlo, no me había sido posible hacer lo que más me gustaba.

También tengo mi casa, mi espacio propio que siempre había deseado tener; también tengo proyectos de futuro con una persona, pero ¿esta es realmente la vida que yo quería? Quizás siempre me quedará la duda de qué hubiese pasado si me hubiese guiado por impulsos o también de qué hubiese pasado si me hubiese aplicado más disciplina para poder llegar a conseguir mis metas.

El tiempo pasa y no para por nadie. Tú eliges si te subes al tren que pasa en ese mismo momento o esperas al adecuado. Ninguno tenemos un manual de instrucciones para saber qué decisiones debemos tomar. Me gustaría volver a tener quince años y hacer las mismas locuras, aprovechar el tiempo y valorar más las cosas. En la vida hay tiempo para todo aunque ese tiempo de tener quince años, para mí, ya ha pasado.

TERCER TRIMESTRE


Autorretrato


Describirme, realmente, no es una tarea tan fácil como parecía al principio. Puede que la idea que yo tenga de mí misma no sea la idea que pueda tener el resto , y si me pongo a pensar se me vienen mil preguntas a la vez a mi cabeza: ¿Qué imagen doy a los demás? ¿Esa es la imagen que realmente quiero dar de mí? ¿Estoy a gusto con cómo soy?...

Cuando me miro al espejo, veo lo de siempre. Nada nuevo, nada que me sorprenda, nada que destaque. Tengo el pelo medianamente largo, casi por la mitad de mi espalda, lo tengo muy rizado, por lo que la mayoría de veces intento alisarlo por medio de algún producto capilar, ya que al tenerlo rizado se ve muchísimo más corto que si estuviese liso. Suelo llevarlo suelto, en muy pocas ocasiones y muy pocas personas me han visto con algún tipo de recogido. Me gusta mi pelo, no puedo quejarme, pero me gustaría tenerlo aun más largo. Sobre el color de mi pelo, no puedo decir nada fuera de lo normal: es simple, soy morena, no tiene más vuelta de hoja.

Y detrás de mi pelo se esconden mis orejas, son pequeñas, nada del otro mundo, la mayoría de veces están ocultas por el pelo y no se puede apreciar que llevo dos pendientes, uno en cada uno de ellas.

En el espejo también veo mis cejas, ni muy gruesas, ni muy finas y de un color similar al de mi pelo. Debajo, se encuentran mis ojos, sin duda alguna, una de las cosas que más me gusta de mí: son grandes, de forma redondeada, mis pestañas son largas, aunque siempre me gusta darle un toque más oscuro y más volumen con una máscara de pestañas. El color de mis ojos es algo peculiar. La parte más cercana a la pupila es marrón; pero, conforme nos alejamos de la pupila, se van volviendo de un verde muy singular. Cuando me da el sol en ellos, se ven completamente verdes, cosa que me encanta. A pesar de que me gustan mucho mis ojos siempre llevo algún tipo de delineador o sombra para que se vean más grandes y hagan lucir una mirada más penetrante.

De mi nariz no tengo ninguna queja: es de tamaño no muy grande y completamente lisa. No tengo ningún tipo de abultamiento en el tabique que me haga tener la nariz con una curvatura extraña, aunque si algo debo destacar en mi nariz, es el piercing que me hice hace aproximadamente seis meses. Era una cosa que deseaba tener con todas mis ganas y mis padres, al final por resignación, aceptaron que me lo hiciese. Lo tengo en el lado derecho de mi nariz. Es una pequeña perla que a veces incluso pasa desapercibida, pero frecuentemente me lo cambio por algún tipo de aro, ya que me encanta innovar y hacer cosas para verme diferente.

Y el último elemento de mi cara, pero no el menos importante, es mi boca. Es algo que valoro mucho, ya que, después de haber llevado brackets durante casi tres años, me aterroriza la simple idea de poder pensar que ahora se puedan estropear mis dientes. Se encuentran perfectamente alineados, todos más o menos del mismo tamaño, pero para mi gusto, les falla el color, por lo que dentro de unos años me gustaría hacerme un blanqueamiento.

Tengo quince años y, sinceramente, ni siquiera llego a medir un metro sesenta, cosa de lo que no tengo ningún tipo de complejo ya que me encanta ser bajita. El color de mi piel es claro, aunque en cuanto le da el sol un poco se pone muy morena, cosa que me encanta porque adoro la piel morena. No tengo el cuerpo perfecto ni mucho menos el que a mí me gustaría, pero pienso que no debo cambiar por nada ni por nadie. Si alguien me acepta, tiene que ser con mis defectos y con mis virtudes, y no por como soy físicamente.

Debido a mi pequeña estatura, también tengo un pie de pequeñas dimensiones, un treinta y ocho, nada fuera de lo común. Mis pies son redonditos y pequeños, no son como los de todo el mundo, pero a mí me gustan. Considero que con un pie pequeño ciertos tipos de zapatos se ven más bonitos (sobre todo los tacones, cosa por la que yo tengo predilección). Mis extremidades no son largas ni mucho menos, ni siquiera mis dedos. Tengo los dedos muy cortitos y como me suele decir la gente, debido a eso, parece que tengo manos de niña pequeña. Al final de mis dedos se encuentran mis uñas, bueno, si a eso pueden llamarse uñas, porque tengo la manía de cuando estoy nerviosa mordérmelas y normalmente, por una cosa o por otra, soy un manojo de nervios, por lo que si no me pongo freno, cualquier día acabaré sin uñas.

Y así, más o menos, soy yo o, al menos, lo que se ve por fuera, pero ¿qué hay de lo que queda por dentro?

Me suelo enfadar con facilidad aunque tambíen pienso que estar enfadada con una persona no significa que hayas dejado de quererla o que haya dejado de importarte, solo que a veces hay ciertos roces que suelen curarse con el tiempo. Y en cuestiones de orgullo, soy la persona más rara que puede existir. Puede que tenga un orgullo enorme, pero también es verdad que con ciertas personas no dudo en tragármelo si es necesario.

Suelo cambiar de estado de ánimo fácilmente; depende de con qué personas esté o incluso del tiempo, pero si hay algo que no cambia en mí es mi genio. Sinceramente, pocos son capaces de aguantarlo, a veces más que genio es furia (cosa que el propio profesor de Lengua ha podido comprobar). Mi madre me dice que con lo bajita que soy no sabe de dónde saco tanto genio, ni siquiera yo lo sé.

Soy luchadora y perseverante. Persigo lo que quiero hasta conseguirlo aunque en esas dos palabras también debería incluir la cabezonería que tengo. Cuando quiero algo, puedo ponerme verdaderamente pesada e insoportable hasta que lo consigo, ya sea en el ámbito escolar o en el personal.

Hablando del ámbito escolar, mis notas no es que sean de alguien con capacidades extraordinarias, pero podrían mejorar muchísimo si solucionara ese problema que tengo con mi actitud. Mi actitud no es nada extraña, solo que como al gran porcentaje de adolescentes, me pierde todo lo que tenga que ver con la fiesta y me pierdo con cualquier tipo de distracción. Tengo una actitud demasiado alocada, lo que a veces me lleva a tener consecuencias de las que luego me arrepiento, pero también pienso que, ¿si no disfuto ahora, cuando lo voy a hacer? Para aprender necesito equivocarme y, en mi opinión, es mejor arrepentirte de algo que has hecho que arrepentirte de algo que no hiciste por miedo.

He dado todo por personas con las que ahora ni miraría a la cara, y he hecho daño a personas sin las que no podría estar. Me he equivocado más que nadie, pero pienso seguir haciéndolo, ya que no hay mejor forma de aprender.

Me encanta, y cuando digo me encanta es "me encanta", hacer rabiar a la gente, sobre todo, a ciertas personas con las que sé que me puedo picar fácilmente porque sé que al final vamos a acabar entre risas. Aunque si lo miro desde otro punto de vista, odio que me hagan rabiar porque me altero rápidamente, pero no puedo quejarme de algo que yo también hago.

Puedo llegar a ser la persona más borde y tajante del mundo o la más cariñosa, solo depende de con quien esté. No tengo ningún tipo de criterio superficial o moral para que una persona me caiga bien, simplemente intuición. Los amigos son un pilar incondicional y fundamental en tu vida, ya que como leí una vez, la familia son los amigos que tú eliges.

No confío en cualquiera y en quienes confío lo hago demasiado. Siempre he sido de meterme en líos simplemente por el hecho de no saber controlar lo que digo y tener que decir siempre lo que pienso sin pararme a pensar en las consecuencias, cosa que, a base de errores, he conseguido corregir y hoy me alegro.

Pienso que soy fuerte, por motivos y situaciones que la vida me ha puesto delante, siempre me los he tomado como obstáculos, como pruebas que necesitaba pasar para aprender y madurar. También creo que soy bastante madura para mi edad por haber tenido que pasar por situaciones que con temprana edad no todo el mundo ha pasado.

Soy de las que piensa que después de la tormenta siempre llega la calma y que para ver el arco iris has de soportar la lluvia. No creo que todos los caminos lleven al mismo sitio, ya que yo misma pongo mis reglas. Yo elijo cómo, cuándo, dónde y con quién. Es mi vida y, según mis decisiones, yo elijo mi camino. También soy de las que piensa que los domingos son para ver películas en tu casa con buena compañía, y soy de las que piensa que mejor sola que mal acompañada. Lo pienso, pero luego cuando he tenido que aplicarlo, nunca lo he echo y más de una vez he salido perjudicada por querer a ciertas personas más de lo que me quería a mí misma.

Esto es una pequeña parte de mí y cuando digo una pequeña parte, es porque hay cosas que ni siquiera yo misma sé y que con el tiempo acabaré descubriendo. Estos también son algunos de mis interminables defectos, y si estos no os gustan, todavía tengo más.

CORRECCIÓN: Signos de puntuación mal colocados (puntos, comas, dos puntos...), cambios de expresiones por otras más adecuadas. Faltas de ortografía: siquiera. Tildes: mí, más, qué.

Descripción de mi habitación


He entrado a mi habitación miles de veces, pero ninguna de ella para mirarla con tanto detenimiento y tan detalladamente; tampoco nunca antes me había parado a pensar los miles de momentos que he vivido en ella y los recuerdos que se acumulan en su interior.

Me coloco delante de la puerta y me dispongo a entrar. Visto desde cualquier perspectiva, mi habitación es rosa, demasiado rosa para mi gusto, diría yo, aunque, a decir verdad, fui yo quien hace tres años eligió el color y forma de los muebles , así que no debo quejarme, sino quiero escuchar alguna reprimenda de mi madre.

Alzo la vista y lo primero que puedo ver es la pared que se encuentra enfrente de mí, una pared blanca, en la que se encuentra una ventana en el lado derecho, con forma rectangular y que ocupa un tercio aproximadamente de la pared. Esa ventana mi madre nunca termina de verla limpia, y que yo, a veces, tampoco me intereso mucho por limpiar.

Debajo de la ventana se encuentra mi cama de dimensiones normales, con el marco de color rosa, con cajones en la parte inferior que alternan su color entre blanco y rosa. Sus medidas son de un metro noventa, la que suele tener todo el mundo. Bueno, es mi cama y la de mi hermana y ahora, desde hace tiempo, también la de mi prima. Es un mueble llamado cama nido: está compuesta por dos camas, y de ahí el porqué podemos dormir tres personas en la habitación. Convivir en mi habitación con dos personas más no es algo que me agrade ya que no puedo tener toda la privacidad que a mí me gustaría ni mucho menos el espacio para mis cosas, pero por diversas situaciones, al ser la mayor, tengo que sacrificarme por un periodo de tiempo , y compartir mi habitación. Y volviendo a hablar de mi cama, es el sitio en el que más horas al día paso, y quienes me conocen saben que me pasaría la vida en ella. Suele ser mi sitio de estudio, también donde leo y, sobre todo, donde hay veces que me tiro las horas muertas durmiendo.

Adentrándome en mi habitación, miro hacia la derecha y me encuentro con otra pared blanca. Esta carece de ningún tipo de mueble, solo hay elementos de decoración. En la parte izquierda se encuentra un cuadro de punto hecho por mi tía, con mi nombre y fecha de nacimiento, también tiene bordado unos animales. El cuadro está enmarcado en un marco con un tono verde, a decir verdad, es un elemento esencial en mi habitación, ya que está desde la primera vez que entré en la habitación. Como está hecho por mi tía, le tengo especial aprecio, ya que mantengo con ella una relación de amistad muy fuerte.

Encima del cuadro, en la parte superior de la pared, tengo unas pegatinas que actúan como decoraciones. Recuerdo haberlas comprado en un viaje a Sevilla, en una tienda llamada Ikea. Pueden llegar aproximadamente hasta la mitad de la pared y, para no variar en color, también son rosas, pero con variaciones del color y elementos en negro, que le dan bastante personalidad a la habitación.

Y el otro elemento que se encuentra en esa pared, es un espejo. Es de un tamaño medio, para mi gusto pequeño , ya que si por mi fuese, todas las paredes de mi casa serían espejos. Es un elemento que no se me ocurriría reemplazar si no fuese por otro de un tamaño mayor. El espejo es muy importante para mí, ya que, sobre todo, al ser una chica, siempre estoy mirándome para estar lo mejor posible y podría pasarme horas y horas delante de él. Si algo de especial tiene ese espejo, es que en sus bordes está pintado con nombres de personas importantes que han ido pasando por mi vida y, a veces, más que mirarme yo en él miro los nombres, y siento tristeza al ver nombres de personas con las que ya no hablo, y alegría al ver otros que igual que permanecen en el espejo, permanecen en mi vida.

Doy unos cuantos pasos hacia adelante y giro la cabeza a la izquierda, y veo mi armario, del que no es muy difícil adivinar el color, ya que, como he dicho antes, todo es rosa, aunque el armario tiene variaciones entre el rosa y el blanco. Es grande; ocupa toda la pared, entre otras cosas, porque tengo que compartirlo con otra personas más y el espacio debe ser amplio. Es un elemento imprescindible en mi habitación, ya que me encanta la ropa y tengo que tener un sitio donde guardarla , aunque, como dice mi madre, yo la ropa ni la guardo ni la cuelgo, la tiro ''apelotonada'' y como pillo. Al menos una vez al día, mi madre me recuerda lo desordenada que llego a ser en ese aspecto a veces.

Todas las mañanas al levantarme, lo primero que hago es abrir la puerta de mi armario para elegir la ropa. El interior de la puerta está totalmente forrado con todo tipo de fotos y cartas escritas por gente importante. Por eso, considero que mi armario es especial y que no hay mejor manera de empezar las mañanas que viendo recuerdos de la gente que quieres, ¿verdad?

Y, por último, en la pared que me queda por describir se encuentra mi escritorio, es lo que más me gusta de mi habitación (quitando el color, porque también es rosa). Ocupa toda la pared , y una parte actúa de escritorio, y otra actúa como cabecero de la cama, ya que la cama está pegada a él.
Encima de mi escritorio, hay bastantes elementos, pero el más importante es mi ordenador, una pantalla de diecinueve pulgadas y un teclado nuevo, pero bastante desgastado por el uso. Me he podido tirar horas y horas sentada en la silla de mi escritorio delante de esa pantalla viendo vídeos, hablando, realizando trabajos... Al mirar la pantalla de mi ordenador puedo observar el collage de fotos que hay de fondo de pantalla. Son todas de la última excursión de clase que realizamos a Medina Azahara, y si algo caracteriza las fotos es que son con personas muy especiales. Al lado de mi ordenador se encuentra la impresora , aunque solo sirve para apoyar papeles y poner cosas encima, ya que está sin usar desde hace muchísimo tiempo. Ni siquiera sé si seguirá funcionando, pero lo que sí sé es que siempre está llena de papeles, cosa que desquicia a mi madre, para no variar.
En la esquina de mi escritorio, se encuentran una pila de libros, de los que me habré leído todos menos uno o dos y si no me los he leído es porque no me han gustado. Me gusta leer, pero tengo un poco abandonado el hábito. Están apilados de manera desordenada, suelo ordenarlos frecuentemente, pero cada vez que mi hermana coge uno, tira todos los demás y a veces me desespero,.y del enfado y la rabia ni los ordeno, y mi madre, resignada, acaba haciéndolo ella. En la parte inferior de mi escritorio, hay un arcón, que oculta un zapatero. Es algo que me gusta porque puedo tener los zapatos ordenados (tengo demasiados y, a veces, incluso me hace falta sitio), y sin tenerlos a la vista y sin ocupar un espacio excesivo.

Y el último elemento de mi habitación no es otro que mi lámpara. Nunca dejaré de pensar de dónde sacaron mis padres una lampara así. Es rara, no me disgusta, pero tampoco es que la vea bonita. Es una lampara normal y corriente, pero con la diferencia de que tiene un muelle y puedes tirar de ella para bajarla o subirla. Al fin y al cabo, me da igual el aspecto de la lámpara, porque otra de otra forma serviría para lo mismo, y yo no es que suela mirar la lámpara frecuentemente.

Y así es mi habitación, ni la más perfecta, ni la más ordenada. Tampoco es en su totalidad como a mí me gustaría, pero es mía y es donde celebro mis momentos de euforia y los de total tristeza, esas cuatro paredes me han visto reír y llorar, he crecido entre ellas y no la cambiaría por nada.

CORRECCIÓN: Signos de puntuación colocados correctamente, cambio de algunas expresiones por otras más adecuadas. Tildes: adentrándome, está, él , más, sé, dónde. Faltas de ortografía: así, porqué, sino, hecho.

Lazarillo


Me dispongo a realizar el camino diario hacia mi instituto. En ese trayecto cada día me encuentro con el mismo hombre, sentado en el mismo sitio; es como si nunca faltase a su cita. Es mayor, aunque no pasa de los sesenta años seguramente; aunque si fuese por su pinta desaliñada, aparentaría más de setenta. Nunca me he parado a conversar con él, aunque en los últimos días hemos cruzado varias miradas cuando he pasado por su lado.

Al salir del instituto, sigue estando ahí, en su mismo sitio de siempre y, por pura curiosidad, me acerco amigablemente. Espero no ser inoportuna y no incomodarlo. Cuando me acerco a él, sonríe. Lo saludo de lejos, no con miedo, pero síi con un cierto desconcierto al no saber de qué manera va a reaccionar. No pronuncia ninguna palabra, es algo extraño, solo sonríe. Decido irme, ya que me siento algo incómoda.

Durante los siguientes días nada parecía cambiar. Una semana después fue el quien se acercó a mí, muy sonriente, más de lo normal, diciendo : ''Hace tiempo que te veo pasar por aquí y realmente, me recuerdas a mí cuando era joven. Transmites una energía que no todo el mundo tiene''.
No sabía que decir, e instintivamente solo puede soltar un: ''Oh, gracias'', con voz entrecortada, ya que aquello me había pillado por sorpres.
Veía el brillo de sus ojos, aunque su mirada también parecía apagada y triste en ciertos momentos. No sabía si sería lo más correcto, pero decidí preguntarle cómo había llegado hasta este sitio y qué le había pasado para llegar a vivir en la calle. Él me respondió:

-Quizás, ni yo mismo sea capaz de responderte a esta pregunta. No sé cuáles son los motivos, pero sí sé que estoy aquí y que puede que esta no sea la mejor vida , pero sí es la que yo quiero.

-¿La que usted quiere? , respondí algo desconcertada.

- Por supuesto, he vivido momentos tanto buenos como malos, diferentes sitios, rodeado de diferentes personas y, sin duda alguna, es mejor estar solo que mal acompañado, aunque ¿qué mejor compañía que la de uno mismo? - dijo con una sonrisa.

No sabía que decir, ya que tampoco sabía bien a qué se refería. Supongo que él intuyó que no sabía cómo seguir la conversación, por lo que él continuó.

- Podría hacerte un resumen...Me llamo Ángel, tengo 59 años, nací en Madrid. Nunca llegué a conocer a mi padre y a temprana edad mi madre por cuestiones que nunca llegó a aclararme decidió mudarse a esta ciudad. Aquí conoció a un hombre y formó pareja con él. Era adinerado, por lo que los diez primeros años de mi vida los pasé en los mejores colegios, con los mayores lujos. Desafortunadamente, poco después de cumplir diez años, mi madre cayó enferma y murió. Me dejaron con aquel hombre, aunque, sinceramente, esa no fue la mejor decisión que pudo haber tomado mi madre...
-¿Por qué? ¿No estaba a gusto con aquel hombre? - pregunté directamente y sin pensar.

- Él quería a mi madre, lo que no implicaba quererme a mí tambien. Aguantó unos años con mi carga, pero a mis quince años decidió mandarme a un internado. Yo siempre había sido algo pícaro y me las ideé todas y cada una para conseguir quedarme. Empecé por hacerme el bueno con él, cosa que no funcionó y, finalmente, pasé al plan B : ideármelas para salir de aquella casa. Cogía cosas de valor, y me las ingeniaba para venderlas donde fuese, solo para poder ahorrar dinero.

Para acabar la jugada, cogí del despacho de aquel hombre una maqueta de un barco a la que él le tenía mucho aprecio. En cuanto desapareció, perdió los papeles, aunque a mí ya me había dado tiempo a vender aquella maqueta. Los días siguientes estaba tan enfurecido que siempre acababa pegándome a mí delante de todos los sirvientes, aun sin saber que había sido yo. Con ayuda de una sirvienta, escapé con el dinero que tenía ahorrado. Además, tenía excusa para decir que aquel hombre me maltrataba. Pero no me fui sin dejarle una carta en la que le escribí : ''Aquí tienes tu barco'', y a la carta la acompañaba un fantástico barco hecho por mí: había cogido todos sus papeles importantese hice con ellos un maravilloso barco. ¡Me hubiera encantado ver su cara cuando lo vio!

- Realmente, tuviste un gran ingenio- sonreí. Aunque ¿a dónde fuiste después de conseguir salir de aquella casa?

- Me acogió un hermano de la sirvienta que me ayudó a escapar. Vivía a las afueras y allí comencé de nuevo otra vida, aunque no fue nada fácil aguantar a aquel pesado y testarudo viejo, o a ''gruñón'', que era como yo le decía. Me ataba a la pata de la mesa cada vez que no hacía las cosas como él quería. Yo ya tenía quince años y podía arrastrar la mesa sin dificultad, cosa que él, por su despiste, tampoco sabía, así que sus inútiles castigos no solían servir de nada. Sin embargo, una vez me pegó con un cencerro de una de sus vacas en la cabeza por no haber acabado bien mi trabajo, y se la devolví. Al día siguiente, cuando despertó, lo había atado a la cama. A partir de ahí, no sé qué fue de él, porque cogí mis cosas y todo el dinero que pude y me fui, y así hasta hoy.

- ¿Y durante todo este tiempo has estado viviendo en la calle?- pregunté, sorprendida y con algo de pena.

- He ido alternando. He estado en albergues, y sitios por el estilo. Siempre me las he ingeniado, al menos, para poder comer y tengo amigos por todos lados a donde voy, ya que me relaciono fácilmente. Estoy a gusto conmigo y con mi vida; no necesito lujos y a decir verdad no dependo de nadie. Todo lo que consigo es porque he luchado yo mismo por ello y no tengo que agradecerle nada a nadie.

Aquellas últimas frases me llegaron, me conmovieron y esbocé una gran sonrisa. A partir de aquel día, comenzamos a tener mas cercanía y a menudo me paraba con él a escuchar las mil historias que tenía por contarme. Le ofrecí sitio para vivir y ayuda cientos de veces, pero siempre me lo negó ya que, como me explicó, no necesitaba ayuda.

Corrección: colocación de signos de puntuación correctamente (puntos,comas...) , cambio de expresiones por otras más adecuadas.
Faltas de tildes: sí, fue, qué, cómo, cuáles, él, mí, había, dónde, inútiles.

Egolatría


La egolatría es la visión distorsionada de la realidad que nos lleva a creer que los demás están obligados a querernos, y a demostrarnos generosamente su cariño. También es pensar que el mundo no podría arreglarse sin nosotros, que todo lo que sucede alrededor requiere de nuestro protagonismo, que los hechos no son importantes en sí, si nosotros no participamos en ellos con nuestras opiniones, juicios y respuestas emocionales. También es el uso y el abuso del ''yo'' y el ''a mí''.

Es pensar que lo malo está hecho para los demás y que nosotros no lo merecemos. Si llega a pasar algo malo, todos deberán centrar su ayuda, su atención y su consuelo en nuestro ''drama''.

FUENTES:
http://www.carlosjuanbianchi.com.ar/htm/Ego.htm


Vídeo-poemas





Joaquín, en nuestro segundo poema tenemos una gran dificultad a la hora de encontrar fotos relacionadas con él. Por ejemplo, con las palabras como: desdén, porfía, ocasión, ausencia, deseo, desdicha y cuidado. ¿Alguna sugerencia?

Probablemente, vuestros problema sea doble. De un lado, encontrar una imagen que ilustre esos sentimientos no es fácil, puesto que, rara vez, el autor de la imagen la etiqueta con ese sentimiento. La solución es realizar una búsqueda de imágenes libre, sin buscar con esas palabras y tratar de encontrar imágenes que puedan mostrar esos sentimientos, o realizar una búsqueda general sobre imágenes de "sentimientos". De otro lado, el otro problema puede ser que en los sitios de imágenes libres de derechos que buscáis usáis los términos españoles, y no los correspondientes en inglés: disdain, anxiety, absence, wish, care, desire ..


Diario de aprendizaje


Día 1º:

En este primer día, después de haber salido de la academia, me dirigía a mi casa. Por el camino, le hablaba por el móvil a David para decirle que ya podía venir y repitiéndole constantemente que no se le olvidara la hoja de los poemas. Cuando llegó a mi casa, nos dirigimos a mi habitación e intentamos empezar el trabajo, pero no había manera de que mi ordenador funcionase. Finalmente, me dirigí al salón a por otro ordenador, que tampoco estaba por la labor de funcionar. Mientras intentábamos ver si andaba alguno, mis padres insistían en darle de merendar a David. Fue un poco bochornoso porque mis padres pueden llegar a ser realmente pesados. Por último, al ver que no había manera de que funcionase, David cogió mi cámara (ya que tiene una gran obsesión con hacerse fotos), así que lo único que hicimos ese día fue fotos.

Día 2º:

Era jueves, y también era Feria, por lo que el día anterior había llegado tarde a casa, y, por tanto, estaba cansada. Como era de esperar, llegué tarde a casa de David. Cuando llegué a su portal, bajó a por mí y al entrar a su casa nos dispusimos a empezar el trabajo. Conseguimos encontrar las pistas musicales de los dos poemas y la mayoría de imágenes de el primer poema. Sin duda alguna, el día fue mucho más productivo que el que pasamos en mi casa.

Día 3º:

Después del jueves, el viernes volvimos a quedar aunque este día fue un poco menos productivo, ya que tuvimos problemas a la hora de encontrar imágenes para el poema de ''Quien mata con más rigor...'' ya que ni si quiera sabíamos el significado de algunas palabras, por lo que decidimos pedirle ayuda al profesor a través de la wiki.

Día 4º:

Último día y el más duro, y en el que, verdaderamente, más trabajamos. Primeramente, hablamos con un compañero de clase para que nos dejara un micrófono para poder grabarnos, y después, fuimos a casa de David a acabar el trabajo. Él venía de entrenar, por lo que se le notaba cansado, y no tardó mucho en desesperarse cuando algo no le salía como él quería: ¡ya todos sabemos el genio que se gasta!

Empezamos a grabar el poema de ''Quien mata con más rigor...'' y en él empleamos demasiado tiempo, ya que era la primera vez que nos grabábamos y la mayoría del tiempo estábamos riéndonos. Tampoco ayudó mucho que David se equivocase e inventara una palabra nueva ("forsorso"), ya que cada vez que leía esa parte me acordaba de que se había equivocado y yo empezaba a reírme.

En el resto de grabaciones y montaje del vídeo no tuvimos problemas, hasta que el ordenador se quedó bloqueado y el programa se cerró. En ese momento a David se le cambió la cara y le decía a su padre: ''Como se haya borrado el trabajo, tiro el ordenador por la ventana''. Por suerte, el trabajo no se borró entero, y pudimos continuar y acabarlo a tiempo, aunque con la hora bastante justa.