Evaluación de un wiki de 3º de ESO


Hay muchas actividades, pero de manera casual elegí una alumna, Lydia, miré todas sus actividades, pero de todas ellas hay una que me llamó la atención ya que tiene que ver con un tema frecuentemente hablado por los jóvenes, como yo, y trata sobre el fútbol, en concreto, ese tema del Barcelona y el Madrid. Trata sobre una versión cómica del momento en el que José Mourinho, actual entrenador del Chelsea, metió el dedo en el ojo de Tito Vilanova, extécnico del Barcelona.

Corrección: Tildes, paréntesis quitado, separación de una coma y la palabra que le sigue, Nombres propios sin mayúsculas y falta de título.

Evaluación de los Manuales de instrucciones de Julio Cortázar


He leído todos los manuales tal y como se había dicho en clase. No había acabado de leerlos todos, pero iba a empezar el que me había llamado más la atención, "El manual sobre las formas de tener miedo". Mientras lo leía, entendía que eran formas y algunas especies de leyendas, pero al tener relación la de tener miedo con las que estaban escritas, me llamó bastante la atención, también por ser maneras de tener miedo un tanto inusuales.

Corrección: tildes, separación de una coma y la palabra que le sigue, a la palabra manuales añadido el adjetivo de legendas cambiado a leyendas, comas añadidas, mayúsculas añadidas, la palabra también añadida y añadidas las comillas.

Microcuento, La uña de Max Aub


El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro Pérez enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto colocaron la losa. Como el féretro era de mala calidad (pidieron el ataúd más barato), la garfa no tuvo dificultad en despuntar deslizándose por la pared de la casa. Allí serpenteó hasta la ventana del dormitorio, se metió entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la cómoda hasta el recodo de la pared, seguir tras la mesilla de noche y subir por la orilla del cabecero de la cama. Casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni ¡ay! dijo, para tirarse a la de Miguel, traspasándola.
Fue lo menos que pudo el difunto: también es cuerno la uña.

Corrección: separación de puntos y la siguiente palabra, separación de coma y la siguiente palabra, separación de los dos puntos y la siguiente palabra, separación de un paréntesis, añadido el punto final.

¿Dónde se encuentra Babia?


Babia es una comarca de Castilla y León que se encuentra en España. La expresión de "estar en Babia" se crea en la Edad Media. Los reyes de León elegían el lugar para descansar ya que de esta manera se olvidaban de sus tareas cotidianas. La expresión se originó cuando en la corte del reino se reclamaba al Rey y los ministros contestaban "está en Babia". Hoy esta expresión se utiliza para referirse a alguna persona que está ausente o distraída.


Corrección: añadida la tilde a la palabra dónde del título y separación de punto y siguiente palabra, a día de hoy eliminado y añadido hoy, y añadido punto final.

Relato desde un anuncio



Era un día como otro cualquiera en las concurridas calles de la ciudad de Chicago. El objetivo se paró en seco, sacó su teléfono y llegó el mensaje por el que sabía que tenía que dirigirse a ese lugar. Andaba despreocupado y despistado, por lo que tropezaron Aiden Pearce y su objetivo, que no sabía que estaba siendo vigilado. Cada uno prosiguió su camino.

A cada paso que el objetivo daba, la ciudad sufría más hacks en los dispositivos electrónicos de cada persona. El objetivo llegó al antro en el que debía reunirse con unos traficantes de mujeres. Prosiguió, acompañado de una mujer de tono de piel oscuro, como si su piel fuera chocolate. Llegó al ascensor tras atravesar el pequeño, pero concurrido salón. Bajó por este y en un panel electrónico dibujó el signo que Aiden Pearce le mandó. Entró y vio que todos los demás traficantes estaban allí reunidos en una pequeña sala subterránea. Le dieron la señal y en un pequeño instante salieron numerosas fotos de diversas mujeres en un panel que estaba acoplado a la pared.

Aiden, tras noquear al guardia que controlaba la puerta, se colocó su pañuelo que tenía en el cuello cubriéndole el rostro hasta la parte de los ojos y como si de un rayo se tratase, irrumpió en la sala desplegando un bastón de defensa propia dejando "ko" a los dos guardia de la sala. Sacó su arma y con dos disparos limpios, pero seguidos dejó en el suelo a otro de los guardias de la sala. Los traficantes empezaron a disparar y Aiden se colocó detrás de una especie de impresora, aunque de un tamaño más grande. Mientras los traficantes disparaban, Aiden sacó su teléfono y gracias a sus indudables habilidades como "hacker" pirateó el sistema de aspersores de respuesta rápida al fuego. Mientras un guardia recargaba su arma, Aiden disparó y deslizándose con una habilidad increíble, le disparó al último de los traficantes. Acorraló a su objetivo contra la pared. Aiden quería dispararle por todo el daño que la había hecho, pero sabía que le necesitaba y por ello con un tiro limpio a la pierna, se fue atormentado por el odio que le tenía.


La policía llegó al antro arrestando a las numerosas personas que estaban allí, pero Aiden salió por el callejón pese a que dos guardias le hicieron frente. Aiden lo tenía todo planeado. De manera lenta pero segura, puso las manos sobre la cabeza y con un golpe de dedo al móvil que tenía en estas se apagaron las numerosas luces que alumbraban aquella bella ciudad. Gracias a la oscuridad, propinó sendos golpes a los policías dejándolos en el suelo y huyó.

El objetivo de Aiden fue arrestado por la policía y Aiden mientras andaba y miraba su teléfono, dijo: "Voy a hacer que entiendas que jamás volverás a ser libre". De pronto, las fotos de las mujeres con las que traficaban los hombres salieron en los numerosos paneles electrónicos y el objetivo salió en uno con las palabras: "Te estoy observando".

Corrección: "de" retirado y añadido en el título, separación de coma y la siguiente palabra, tildes, añadido por lo que tropezaron, retirado por su camino y dejado solo camino, separación de puntos y la palabra siguiente, añadidas las comillas, corrompido cambiado por atormentado, añadida la palabra sendos.


Origen de mi nombre:


El origen de Cristian procede del griego. Significa "seguidor de Cristo", como variante de cristiano.

Mis padres eligieron este nombre, simplemente por la razón de que les gustó. No tuvieron otra razón por la que ponerme ese nombre.

Yo no creo que el nombre de una persona haga referencia a su carácter, habilidades, aspecto, futura profesión, etc. Pero voy a poner la tabla de la base de datos de la INE:

Provincia Total Por mil(%0) Edad Media:
Total 52.270 2,244 19,1

El número de personas que hay en Córdoba con mi nombre:

Córdoba 818 2,069

La ciudad con mayor número de personas con mi nombre:

Barcelona 8.171 3,001

La segunda ciudad en la que hay mayor número de personas con mi nombre:

Madrid 5.159 1,648

Esto significa que mi nombre lo poseen 52.270 personas en España, lo que corresponde a un 2,244 por mil y la edad media de las personas con este nombre no llega ni siquiera a los 20 años. Además, sé que en Córdoba hay 818 personas que se llaman Cristian, con un porcentaje de 2,069 por mil, pero en la provincia donde hay mayor número de personas con mi nombre es en Barcelona en la que se localizan 8,171 personas con las que comparto nombre y 3.001 por mil.

Christian Almer es un guía suizo. Participó en la conquista de grandes cimas de los Alpes, como Mönch (1857), Eiger (1858), la aguja Verte (1865), la barra de los Ecrins (1869) y Argentera (1879), entre otros. Yo he elegido a este personaje porque su oficio fue escalar grandes cumbres, un oficio que yo veo complicado y con bastante dedicación, ya que escalar montañas, picos, etc. no es un juego de niños y por otra parte, es bastante valiente ya que asume los peligros que ello conlleva.

Fuentes utilizadas:
http://www.ine.es/tnombres/formGeneralresult.do?L=0&vista=1&orig=ine&cmb4=99&cmb6=cristian&cmb7=1&x=0&y=4
https://sites.google.com/site/elorigendeminombre/
http://is.muni.cz/th/180863/ff_b/bakalarska_prace.pdf

Corrección: la palabra griego cambiada a minúsculas, separación de coma y la palabra siguiente, la palabra Guía cambiada a minúsculas, la palabra valiuente cambiada a valiente y añadidas tildes.

PRISIONERO


Era un día cualquiera en el que volvía del instituto hacia mi casa. Al llegar noté cierta decaimiento en mis seres queridos y como cualquier hijo hace, pregunté:"¿Qué pasa?". Me dijo mi padre:"No pasa nada, estamos cansados después de venir del trabajo". Yo ya conocía a mis padres y sabía que algo pasaba y que lo tenía que saber, fuera lo que fuera.

Tras bastantes intentos fallidos de conocer el porqué de esa tristeza. Mi hermano dijo: "El abuelo...". Acto seguido, pregunté con un tono bastante subido de voz: "¿Qué ha pasado?". Mi padre me explicó que tenía un coágulo en el corazón y que estaba ingresado en el hospital. Como para cualquier niño, mi abuelo era muy importante para mí. No había pasado mucho tiempo a su lado, pero esos ´ratos´ eran demasiados importantes. Dije: "¿Se puede...?". Mi padre, para que no me alarmara, me dijo que no pasaba nada, que estaba en el hospital y que pronto saldría si seguía las instrucciones del médico. Sentí como si de una gran carga me liberara, dando gracias a que mi abuelo saldría y después de esto sabía que tenía que pasar mas rato con él.

Pero la vida da más desgracias que alegrías y por ello, al cabo de los días, tras repetir mi rutina de volver a casa después del instituto, llegué a mi casa y estaba mi hermano. Me dijo: "Suelta la cartera, que nos vamos". Por mi mente pasó la posibilidad de comer en algún sitio especial, pero no fue así. Yo y mi hermano nos montamos en el coche de un vecino que tenía bastante relación con mis padres y que nos llevó a mí y a mi hermano hacia el hospital. Al llegar, mi hermano me agarró de la mano y corriendo llegamos a la habitación en la que estaba mi abuelo. Entramos y allí estaba una de mis seres vivos más importantes que había hecho siempre lo que hiciera falta para mantenerme con una sonrisa en mi cara. Llegué, le di un beso como los que nunca le había dado y un fuerte abrazo con el que casi podía sentir el latir de su corazón en mi pecho. Quería hablar con él, pero el médico nos desalojó de aquella lúgubre habitación. Mi familia y yo nos quedamos esperando de pie ya que nadie de nosotros aguantaba la tensión que había en el ambiente, ya que mi abuelo estaba en aquella habitación como si estuviera encarcelado, sin poder hacer nada: era un ´prisionero´. El médico dijo que solo podía entrar un familiar. En ese momento insistí en querer entrar y pasar el poco tiempo que quedaba con mi abuelo, sentado a su lado porque él me necesitaba y yo le necesitaba mucho más a él. Entró mi padre. Nadie, tan solo mi padre y mi abuelo, sabría lo que iba a pasar en la habitación. Tras unos minutos que fueron como siglos, mi padre salió y llamó al doctor. Este salió de la nada y entró junto a mi padre en la habitación. Sabía que algo estaba pasando y que no era nada bueno. Una pequeña lágrima salió de mis ojos sabiendo que lo iba a perder y desde luego, mis sospechas se confirmaron. Dentro de la habitación mi padre dio un grito con un tono que yo nunca había escuchado, y esa fue la señal. Corrí como si no hubiera mañana hacia la habitación y allí estaba el cuerpo de uno de mis seres más queridos, pero yo ya sabía que su alma estaba en otra parte. Fue la vez en la que lloré más ya que sabía que necesitaba estar con él y sentarme en su regazo como si fuera un niño pequeño, pero eso no iba a suceder. Detrás de mí toda mi familia que estaba fuera entró y como yo, estuvieron llorando como si fuéramos niños pequeños, ya que mi abuelo era un ser muy querido por todos. Pero siempre y hoy lo sigue siendo para mí, ya que abuelos hay pocos, pero cada uno de ellos es querido por su nieto.

Corrección: se han quitado los dos puntos del título, separación de punto y la siguiente palabra, separación de coma y la siguiente palabra, añadidas tildes, acto seguido retirado, ocurrieron retirado y añadido confirmaron, mene cambiado por mente.

Martes


Martes, un día como otro cualquiera de la semana, solo que para mí y mis compañeros de clase es bastante odiado. Mis martes eran fatídicos, ya que era mi día menos querido y sigo sin saber el porqué. Como cualquier día, me despierta mi madre con ese típico: "Levanta, que ya es la hora". y después, la típica fase: "Un par de minutos". Y como cualquier madre o en este caso la mía, me levanta de malas formas. Después de asearme, desayuno y demás cosas. Toca la hora de salir desde mi casa y poner rumbo a un especie de prisión llamada instituto.

Soy de los primeros en llegar siempre y siempre es lo mismo: esperar apoyado en la barrandilla observando y pensando que cada día los niños de 1º y 2º curso son muy pequeños. Allí la espera se hace eterna hasta que ves a un par de amigos de tu clase y estos se disponen a decirte: "¿Qué haces? ¿Has estudiado?, etc.".

Pero ese martes, en la hora de una de las asignaturas que ha pegado el mayor cambio de 2º a 3º como es Lengua, ya que este profesor nos mandaba trabajos y debíamos hacerlo por una página creada específicamente para nosotros donde debíamos hacer dichos trabajos. No has terminado la oración anterior. Al llegar el profesor a clase y tras pasar varios minutos, observo en nosotros decaimiento, sin ganas de nada. El profesor dijo que parecíamos esquizofrénicos, ya que poseíamos dos tipos de vida: una para el instituto y otra totalmente diferente a la que teníamos fuera de él. El profesor nos dijo que hiciéramos una especie de relato de que son los martes para cada uno de nosotros. Mi opinión es clara: los martes son FATÍDICOS.

Corrección: los dos puntos retirados del titulo, separación de coma y la siguiente palabra, por retirado y añadido, comas añadidas, separación de punto y la siguiente palabra, añadido el punto final, palabras cambiadas a mayúsculas, palabras mayúsculas cambiadas a minúsculas.

Positivo


Conseguir un positivo para algunos es fácil; para otros, increíblemente difícil. Tales eran las ganas de conseguir uno que cuando el profesor preguntaba el porqué de algo, la persona que quería el positivo levantaba la mano inconscientemente, sin haber pensado, solo para decir algo a lo cual el profesor contestara: "Y eso que que ver, no tiene ninguna relación o no estamos hablando de ello". Eran tan grandes las ganas que hasta te picabas cuando veías que otro también levantaba la mano y a tu mente te vienen las siguientes preguntas: "¿Qué va a decir?, ¿dirá la respuesta correcta?, ¿dirá cualquier cosa que no tiene relación con la pregunta?". Tantas eran las preguntas que te agobiaban, que te impedían pensar con claridad. Cuando dices algo y el profesor dice "Por fin, ya hemos dado un paso" y ves que se acerca a su mesa para colocar un símbolo en un papel para premiar lo que habías dicho, te sientes como si nada ni nadie te lo pudiera quitar, o cuando te quejas de cuando un compañero le dice algo y el profesor le contesta: "Me vas a un de ello", sabiendo que si lo hace le corresponde su merecido positivo y te dan ganas de arrebatárselo para poder tener más. En conclusión, Los positivos son demasiados adictivos.

Corrección: separación de coma y la siguiente palabra, tildes, punto y coma añadido, comillas añadidas, añadido en, separación de punto y la siguiente palabra, punto final añadido, palabras cambiadas a mayúsculas y comas cambiadas por puntos.

Relato del alumno aburrido:


En la mañana del día más odiado de mi semana, el martes, tras varios preparativos tales como peinarme, desayunar y demás cosas, toca la hora de irme y poner rumbo a mi deber.

Al llegar, como siempre, llego de los primeros y me toca esperar hasta que vengan mis amigos para que me den conversación para que aquella espera se hiciese un tanto más amena.

La primera hora del día empieza con una pequeña dosis de Biología, una asignatura que me gusta bastante y que se hace, junto con unas pequeñas charlas con mi compañero, varias miradas al reloj y demás, bastante amena. La segunda hora también empieza con una hora un poco más interesante que la anterior, Sociales, que, junto con Biología, hacen un comienzo de martes interesante.

Al llegar la tercera hora, mientras estoy en el pasillo, veo que mi profesor de Lengua con cada paso está más cerca de una clase a veces bastante entretenida y otras tantas un tanto aburrida, pero siempre uno intenta empezar con ánimo porque sabe que lo va a necesitar y a medida que la clase avanza, va hacia abajo en picado o hacia arriba dependiendo del tema que toque en clase. Y al tocar, varias veces, incluso, te apetecen varios minutos más de clase porque el tema te interesa bastante, pero tus compañeros no siempre comparten la misma opinión que tú. Al tocar aquel repetitivo timbre, sabes que toca un pequeño remanso de paz en el que poder reír, debatir, opinar, pero siempre con tus amigos con los que sí compartes las mismas opiniones.

Llega la hora de volver a clase, pero, para nosotros, no, ya que después de el recreo toca Gimnasia, por lo que podemos quedarnos en el recreo a la espera de que venga uno de los profesores más alabados por el alumnado, Chamorro. Después de aquella hora en la que uno casi siempre hace lo que quiere, toca otra hora igual en la que uno tampoco debe preocuparse Alternativa. En ella uno aprovecha para realizar las tareas que han mandado los profesores y así tener menos deberes que hacer en casa.

Y, por fin, llega la última hora en la que toca, según muchas personas, el idioma mas importante del mundo Inglés. Inglés, junto con las dos primeras, se hacía bastante rápida, pero a la vez son bastantes pesadas ya que uno tenía que prestar bastante atención ya que no es lo mismo que te expliquen una cosa que tener que estudiarla de un libro.

Y llega aquel sonido de timbre repetitivo, pero también salvador, que indica el fin de las clases de hoy, que va acompañado por la velocidad de recogida de mis compañeros impacientes, como yo, para volver a casa y poder al fin descansar.

Corrección: añadidas algunas tildes, separación de coma y la siguiente palabra, dos puntos retirados, comas añadidas, palabras en minúsculas pasadas a mayúsculas, dos puntos cambiado por coma, así, la frase al llegar la hora de volver a casa la cual ya estaba casi al acto retirada y añadida hacer, ala vez salvador cambiado por también salvador, cuales estos si comparten cambiado por que sí compartes.


Cantiga


¡Cantad, hermanos míos, que el día ha empezado!
Toda la gente nos está esperando.
¡Qué felices estamos!

¡Cantad, hermanos míos, que ha empezado el día!
Toda la gente nos está alabando.
¡Qué felices estamos!

Toda la gente nos estaba felicitando.
Al alma sus palabras han entrado.
¡Qué felices estamos!

Toda la gente nos está halagando.
Al alma sus palabras han entrado.
¡Qué felices estamos!



Música:The rule de Kevin MacLeod.

Corrección: La tilde de la palabra cantiga retirada y también los dos puntos, comas añadidas, puntos añadidos, a la palabra a se le a añadido h, a la palabra alagando se le a añadido h, tildes añadidas, Autor:Kevin MacLeod cambiado por de Kevin MacLeod.

Faltas de ortografía del examen


Mágicamente:

El mago mágicamente hizo desaparecer el baúl.
Mágicamente las luces de la calle se apagaron.
El anciano mágicamente saco un billete de su bolsillo.

Pelirrojo:

El color pelirrojo te favorece.
El tinte pelirrojo se ha acabado.
El chico pelirrojo se fue corriendo.

2ºTrimestre:


Portafolios


Como era de esperar, un trimestre external image arrow-10x10.png significa nuevos trabajos que hacer en nuestra página de Lengua, sobre la que ya tenemos cierto dominio. La primera tarea tiene relación con el trimestre anterior y consiste en valorar nuestras tareas realizadas y escoger de la que nos hayamos quedado más satisfechos.

Mi actividad favorita, al igual que para algunos de mis compañeros, es la que realizamos a partir de un anuncio de televisión, "Relato external image arrow-10x10.png un anuncio". Es esta, sin duda, es la actividad con la que quede más satisfecho de mí mismo, ya que nunca había pensado que tendría una página y en ella tuviera que realizar un relato sobre un anuncio. Al no haberlo hecho nunca, uno no sabía cómo iba a poner un anuncio de televisión en una página, pero, gracias a las indicaciones dadas por el profesor, lo conseguimos. También me gusta porque es una actividad que ofrece bastante libertad a la hora de hacerla. Podíamos elegir el anuncio que más nos gustara y escribir lo que cuenta en él, pero al elegir el que más nos gustara, daba facilidad a la hora de escribir sobre él.

Si tuviese que elegir la actividad de la que me siento menos satisfecho, sería el microcuento de "La Uña de Max Aub", ya que era una actividad bastante simple: solo consistía en poner en la página dicho cuento.

Corrección: El título ha pasado a minúsculas y se han retirado los dos puntos. Se han añadido comas, comillas y puntos. Cambios de palabras: "tareas" por "actividades" y otras. Tildes: más y mí. Otros errores: porque, libertad.

Relato Breve

JACK Y EL CAZADOR DE ALMAS

Jack Bullet era un chico de 12 años que disfrutaba del recién comenzado verano que tanto ansiaba external image arrow-10x10.png comienzos de curso. Jack era de estatura normal, algo delgado, de piel morena y de pelo castaño. A Jack lo que más le gustaba hacer era jugar al fútbol e ir con sus amigos a cualquier sitio. Le daba igual el lugar ya que con sus amigos se le hacían los paseos cortos y muy entretenidos ya que estos compartían la mayor parte de sus gustos y aficiones. Siempre tenían tema para hablar, pero estos se limitaban mucho ya que lo único que les entretenía de verdad eran los videojuegos y el fútbol. Los amigos de Jack eran cinco personas a las que Jack trataba como si fueran hermano: Alfonso, al que Jack definía como el miedica del grupo; Alberto, al que le encantaban los libros sobre fauna y especies vegetales; Rafael, a quien le gustaba presumir demasiado cuando hacía algo importante; Francisco que era el más estudioso del grupo y al que siempre le surgían dudas sobre lo que hacer y lo que no hacer y, por último, el mejor amigo de Jack que era con el que pasaba la mayor parte del tiempo, Alejandro. Era un verdadero hermano de sangre para él ya que siempre compartían opiniones y se ayudaban mutuamente en los momentos más duros que sufrían.

Era ya la segunda semana de verano y su rutina normal era la de siempre: Se levantaba temprano ya que Jack pensaba que si dormía más tiempo, perdía ese tiempo en hacer otras cosas que le gustaban más. Desayunaba y se aseaba y hacía un poco de la ficha de repaso que el profesor les había mandado para que no estuvieran todo el verano sin tocar un libro. Tras su mañana rutinaria, llegaba la tarde que Jack no desaprovechaba y siempre salía a la calle a menos que le surgiera un imprevisto de última hora. Esa tarde Jack estuvo con Alejandro y Francisco ya que los demás habían hecho planes con sus padres. En el encuentro de estos amigos siempre se daban la mano unos a otros y empezaban su andanza.

Como ese día eran solo tres personas, decidieron ir al centro comercial a ver si se cocía algo por allí, ya que cuando salían todos juntos, no se ponían de acuerdo en ir a un mismo lugar y siempre pasaban el tiempo en el parque que estaba cerca del instituto. Estaban hartos ya. Al llegar al centro comercial después de una larga caminata que se habia hecho corta debido a las numerosas conversaciones de Jack y Alejandro y algún dato curioso de parte de Francisco, como siempre hacían cuando iban con sus padres, fueron a ver la cartelera del cine para ver si había alguna película de su gusto y acto seguido, ir a la tienda de videojuegos. Sin embargo, esta vez no fue así. Vieron un círculo bastante grande de personas que estaban murmurando y estaban bastante amedrentadas por lo que había sucedido. Los tres se abrieron paso cuidadosamente a través de la multitud de personas. Al llegar al final, los tres amigos vieron a una persona tirada en el suelo fallecida, pero no era un asesinato. Los forenses habían dictaminado muerte natural. Varios testigos estaban hablando con la policía y afirmaban que el hombre se cayó de manera inmediata, pero nada ni nadie le había hecho nada. Jack y Alejandro comentaban la noticia, mientras Francisco buscaba una respuesta de cómo podía suceder algo así en tan solo un external image arrow-10x10.png. Los tres prosiguieron y echaron un vistazo a las tiendas del centro y tras acabar, volvieron al barrio y a su parque en el que hablaron sobre la noticia, ya que era algo que no sucedía todos los días. Tras llegar las diez, cada uno puso rumbo a su hogar. Al llegar a casa, la madre de Jack le preguntó qué habían hecho hoy. A lo que Jack contestó y le contó la noticia. Al oírlo, su madre se quedó bastante impresionada sobre lo que había pasado y dijo que estaría atenta a los informativos para ver la noticia y descubrir qué había pasado

A la mañana siguiente, mientras Jack desayunaba estaba viendo las noticias. Apareció lo sucedido ayer en el centro comercial y tanto Jack como su madre se quedaron absortos al saber que el fallecido murió debido a un arrebatamiento de su consciencia, según expertos en este campo.

Al llegar la ansiada tarde Jack quedó con su fiel amigo Alejandro, Rafael y Alfonso. Jack y Alejandro comentaron la noticia a sus amigos ya que estos no sabían nada sobre el suceso acontecido a lo que Rafael y Alfonso contestaron que era demasiado raro y debío fallecer por cualquier otra cosa, menos lo que dijieron en las noticias. Por una vez, Alejandro estaba deacuerdo con sus otros dos amigos. Jack sabía que era algo raro, así que no le dio más importancia a la noticia, pero desde luego no se olvidó de aquel extraño suceso y prosiguió el camino con sus amigos. Como era de esperar, Rafael presumía de haber logrado pasar de donde se había quedado atascado en el juego que todos jugaban en esa semana y los demás le pedían la solución. Aunque Rafael es presumido, es bastante bondadoso. Se lo explicó y aunque Alfonso no lo entendió muy bien, le pidio a Rafael que se llegase a su casa un día para que le ayudase. Rafael aceptó de buen grado y siguieron su camino hacia el rincon secreto que tenían debajo del puente que cruzaba el río hacia la otra parte de la ciudad. Aunque allí olía demasiado a humedad, no les disgustaba en absoluto y estuvieron charlando sobre que si mañana les apetecía jugar un partido contra los que siempre se encuentran en las pistas del instituto. Aunque estos eran demasiado buenos, ellos lo pasaban bastante bien ya que cada vez mejoraban más. Durante la charla los tres notaron un poco distraído a Jack y le preguntaron que si se encontraba mal que le acompañarían a su casa. Jack respondió que no, que solo se encontraba algo cansado, pero que no tenía demasiada importancia y le pareció una buena idea lo de echar un partido ya que le apetecía hacer algo de deporte y que por su parte iría.

Después de planear la jornada de mañana los cuatro decidieron poner todo de su parte para esta vez intentar ganar y proclamarse los campeones del instituto. Después de la charla, cada uno partió hacia su casa ya que, como Jack, todos estaban bastantes cansados. Durante el trayecto a su casa, Jack vio a un hombre con una gabardina de color marrón, un sombrero negro como las gafas que llevaba y su pañuelo blanco y negro enrollado al cuello. Este le dijo que uno nunca debía meterse donde no lo llamaban a menos que le importase demasiado. Jack lo tomó como una especie de consejo y prosiguió aun sin entender por qué le dijo eso aquel extraño al que Jack no conocía de nada. Pero ¿y si él si conociera a Jack? Jack intentó dejar de pensar en ello y llegó a casa donde le esperaba su madre y como era de esperar, le preguntó dónde había pasado la tarde y con quién. Jack contestó que con los amigos y dijo que había pasado la tarde por el barrio dando vueltas ya que Jack pensaba que si le decía que había pasado la tarde debajo de un puente, eso no le agradaría demasiado, así que le mintió piadosamente ya que no le daba mucha importancia a ello.

Al llegar la mañana Jack se saltó su rutina y se vistió para echar el partido ya que solo por la mañana estaban todos disponibles. Al llegar al instituto y saltar la valla ya que no había otro método para entrar, como de costumbre, se encontaron con los que siempre estaban allí. Estos les propusieron echar una pachanga. Jack y los demás les dijieron que sí. La estrategia de Jack y sus amigos en el partido era simple: cada uno jugaba en la posición que más se adecuara a ellos y por ello todos jugaban bastante cómodos y su alineación era la de siempre: Alfonso, en portería ya que aunque tuviera un poco de miedo, no le temía para nada al balón y por ello era el mejor del equipo para esa posición; en la defensa solo estaba Francisco que por su aspecto no parecía muy deportista, pero era un gran cortador y muy valioso en el equipo; en el centro estaba Jack que, aunque no era capitán, era el que manejaba al equipo dándoles órdenes, y en la delantera estaban Alejandro, que era el capitán ya que jugaba en el equipo de la ciudad y Rafael que, gracias a su velocidad, era un delantero bastante a tener en external image arrow-10x10.png aunque su precisión no era muy buena y solía fallar en numerosas ocasiones. El equipo contrario siempre le dejaba sacar al equipo de Jack, ya que sabían que iban a perder el balón al menor descuido ya que eran demasiado buenos para ellos. El equipo de Jack empezó a realizar pases aunque cuando el balón llegaba a Francisco el contrario le arrebató el balón gracias a su velocidad y lo rebasó. Cerca de portería chutó, pero Alfonso impidió la entrada del balón en la red. Alfonso cogió el balón y se lo pasó a Jack quien, con un control de pecho, lo pudo conservar.

En ese external image arrow-10x10.png Jack notó la presencia de alguien en las escaleras de la otra pista. Jack no lo creía. Era él, el hombre enmascarado que se levantó. Jack, sin decir nada, corrió detrás de él para intentar alcanzarlo. Alcanzó al hombre a punto de doblar la esquina. Jack, sin pensárselo, le dijo que es lo que buscaba o qué es lo que quería. El hombre respondió: "Muy pronto lo sabrás". Dobló la esquina y desapareció.

Jack no daba external image arrow-10x10.png a lo que pasó y por ello se quedó boquiabierto y sorprendido por ello. Unos segundos después, apareció Alejandro, que les preguntó qué había sucedido. Jack contestó que no pasaba nada, que creía haber visto algo y que volvieran al partido, que gracias a él habían logrado marcar, lo que entusiasmó a Jack y olvidó por completo lo que había sucedido. Aunque al final perdieron por una diferencia de tres goles, Jack y los demás quedaron satisfechos del resultado ya que habían conseguido marcar y era un primer paso y no lo dejarían de intentar. Después de salir del instituto, Jack y los demás se separaron ya que tenían que hacer un par de cosas.

Al llegar a la tienda de la esquina donde siempre compraban chuches, Jack entró y en la televisión que tiene el dueño vio que había sucedido otra muerte y la explicación era la misma; otro robo de alma. Jack no podía creer que hubiera sucedido otro fallecimiento más y lo más raro es que era debido a la misma causa. Por ello, Jack decidió investigar un poco sobre esto, ya que Jack era demasiado curioso y no podía evitarlo.

Al llegar a casa, volvió a ocurrir lo que Jack preveía y le contestó a su madre que con sus amigos y que habían echado un partido y que estaba agotado y quería darse un ducha ya que este apestaba a sudor del duro encuentro. Después de salir de la ducha, Jack se dirigió a su cuarto y encendió el ordenador con el objetivo de buscar informacion sobre los fallecimientos debidos a los arrebatamientos de alma y solo encontró que el causante podía ser un hombre que siempre iba tapado para evitar que lo relacionasen con el crimen. Jack sabía que encontraría de external image arrow-10x10.png al hombre enmascarado que era el causante de todo esto y por qué lo hacía.

Al día siguiente Jack sí cumplio con su rutina ya que no podía escaparse de ello. Jack se lo tomó con bastante calma ya que hoy ninguno de sus amigos podían quedar ya que tenían compromisos y no podían faltar a ellos. Al llegar la tarde Jack, aburrido, pensó que aunque no quedase con nadie no era excusa para no salir, así que cogió su balón y salió corriendo hacia el instituto para practicar él solo ya que quería mejorar todo lo posible para igualar a Alejandro y aspirar a ser el capitán del equipo: le hacía ilusión. Al llegar, como era costumbre, Jack encontró a los demás jugando en la otra pista y le dijieron que si quería jugar con ellos. Jack contestó que no, que hoy quería practicar solo.

Después de una dura tarde de entrenamiento, Jack fue a beber agua en una de las fuentes que hay en el instituto ya que estaba cansado y lo necesitaba. Mientras bebía, una voz dijo: "¿Qué tal, Jack?". Jack, asustado, creyendo que era el hombre enmascarado, se vio frustrado ya que era su amigo Alejandro que al ver que no estaba en casa, creía que estaría allí.

Tras una larga charla Jack le external image arrow-10x10.png todo lo sucedido a Alejandro que sabía que no le defraudaría y lo comprendería, pero la reacción de Alejandro no fue la que esperaba Jack. Alejandro pensó que era una tontería y debía olvidarse de ello ya que Alejandro no quería que el hombre enmascarado le hiciese daño a Jack por intentar investigarlo. Alejandro se levantó y se marchó aunque Jack se quedó pensando en qué debía hacer. Y en ese momento Jack notó una presencia un tanto inquietante y no era otra que el tan buscado hombre enmascarado que venía de la zona de las fuentes del instituto.

Jack, un tanto triste y enfurecido, cargó contra él y el hombre lo derribó de un simple empujón. Le dijo:"Solo queda uno para que pare de suceder esto, así que déjame terminar mi external image arrow-10x10.png y no te interpongas en mi camino". Se marchó, pero Jack no fue en su busca ya que estaba en el suelo. Por el agotamiento no pudo ponerse en pie. Después de esto, marchó a casa agotado y dolorido, ya que el empujón propinado por el hombre le había dejado un moratón en el codo y le molestaba bastante y no veía bien estar así en la calle.

Al llegar con la mano sujetando el otro brazo, su madre le preguntó qué le había sucedido. Jack contestó que se tropezó y se cayó de espaldas, pero que se encontraba perfectamente, que se daría una ducha y después se curaría la herida. Durante la noche Jack no dejó de pensar en que debía elegir entre que falleciera otra persona o entrometerse y arriesgarse y sufrir las consecuencias de ello, Jack no lo dudó y como no le gustaba dejarse ganar, no dudó y seguiría mañana con la búsqueda, pero external image arrow-10x10.png debía dormir para poder aguantar lo que seguramente tendría mañana que aguantar y se dormio plácidamente.

A la mañana siguiente al salir de su cuarto Jack notó que se madre hablaba con alguien por teléfono y se puso a escuchar, pero llegó tarde y lo único que entendió es "le daré la noticia". Tras escuchar colgar el teléfono, se puso de pie y hizo como que estaba saliendo de su cuarto para intentar disimular. Jack se encontró a su madre en el pasillo y le dijo que le tenía que contarle algo. Jack y su madre se sentaron en el sofá y Jack no podía esperar peor noticia: el fallecimiento de Alejandro debido a un arrebatamiento de alma. Jack no pudo evitarlo y salió corriendo a la calle.

Corriendo, sin saber adónde iba, pasó por el parque donde se juntaban todos sus amigos. Jack no lo dudo y corrió hacia el hombre enmascarado y al alcanzar a este, lo agarró de la gabardina con las dos manos y lo zarandeó llorando sobre él porque debía ser Alejandro el último en fallecer. El hombre enmascarado le respondió que fue el mismo Alejandro el que le dijo que le arrebatara el alma ya que Alejandro sabía que Jack no se daría por vencido y seguiría buscando para intentar detenerle y esa sería su perdición, ya que el hombre enmascarado tenía claro que si Jack no se daba por vencido, él sería el siguiente para completar los tres asesinatos que debía cumplir para obtener las tres almas que debía conseguir para su propósito. No lo contó a Alejandro, pero sí a Jack. El hombre enmascarado quería tres almas para poder hacer que su esposa volviera a la vida, ya que aunque murió de manera natural, nunca aceptó el que muriese y por eso las necesitaba. Jack al escuchar su historia lloró tanto por el fallecimiento de Alejandro como por la historia del hombre enmascarado. Acto seguido, el hombre enmascarado hurgó en el bolsillo de la gabardina y un potente destello dorado brilló en su mano. Se lo entregó a Jack y el hombre enmascarado le dijo que no lo desaprovechase, que tenía un único uso y este se marchó sin decir palabra.

Jack no se lo pensó y en su mente el deseo de que Alejandro volviera a la vida era lo único que importaba. En ese momento Alejandro apareció por la esquina y se acercó a Jack y sin decir nada. Jack abrazó a Alejandro y dijo: "menos mal", en un tono subido de voz. Alejandro sin saber qué sucedía le preguntó a Jack que es lo que había sucedido en su pequeña ausencia. Jack, sin pelos en la lengua, le dijo que había muerto, Alejandro dijo que esto que era una broma y le dijo que se levantara, que si quería dar una vuelta con él. Jack contestó sin dudarlo que sí. Nadie recordaba la muerte de Alejandro, tan solo Jack y el hombre enmascarado que desapareció y no volvio a verse jamás. Ello provocó que la policía dejara la búsqueda archivada. Jack no daba external image arrow-10x10.png a lo que sucedió. Sin decirlo agradeció a aquel hombre el haber dejado su deseo para Jack.

Correción: Se han cambiado palabras por otras que significan lo mismo (p. ej: "efímeros" por "corto"); cambios de letras en las palabras ya que estas estaban mal escritas. Se han añadido puntos y comas o se cambian. Se añaden tildes a palabras a las que les faltaban (¿cuáles?), se añaden palabras para favorecer el entendimiento de la oración y se suprimen palabras.

Carta de amor


¿Qué es el amor?. ¿Y tú me lo preguntas?

Es ese sentimiento que por primera vez sientes que te recorre todo el cuerpo. Yo lo sentí cuando te vi esa primera vez, cuando, días mas tarde, ya estábamos hablando como dos amigos que se conocían de toda la vida. Luego se fue afianzando con el tiempo y, ¡mira lo que es el destino!, nos juntó y hoy somos dos personas en una. Por eso, en estas líneas solo me queda decirte que tú eres mi vida, por lo que vivo, por lo que cada día me levanto y sueño.

Por eso, quiero decirte: "Gracias a ti, mi vida. Todo lo que soy te lo debo a ti".
Gracias

Corrección: Se añaden las tildes (¿cuáles?) a algunas palabras; se añaden comas después de algunas palabras, se añaden palabras, se añaden exclamaciones, se añaden puntos y se suprimen algunas palabras

3º trimestre

Autorretrato


Como un día cualquiera por la mañana, me miro a el espejo para peinarme. Al mirame pienso cómo soy y lo que soy. Como cualquier persona, no estoy disgustado por cómo soy, pero al mirarme pienso en cómo soy:

Lo primero que veo son mis ojos, la parte más expresiva de una persona. Cuando me miran, saben si digo la verdad o si estoy mintiendo. Mis ojos son de color marrón, que me gusta. Cuando sonrío, se me achinan un poco, pero no me importa demasiado. Son de un tamaño normal, ni muy pequeños ni excesivamente grandes. Mis cejas están algo pobladas, pero eso a mí me da igual. Son de forma curvada y de color negro, al igual que mi pelo. Mi nariz con algunos pequeños puntos negros tiene una forma normal: tampoco es muy grande ni demasiado pequeña, para mi gusto está bien. Mi boca es algo pequeña y me cuesta mucho sonreír; mis dientes son rectos: nunca he necesitado usar ningún tipo de aparato. Mis orejas, como en la mayoría de los chicos, no tienen ningún adorno, son pequeñas y finas. Mi cara es ovalada, de tonalidad morena, sobre todo en época de verano. En mi cara cabe destacar la pequeña cicatriz que tengo encima del ojo derecho, que tengo desde hace tiempo. En mi cuello se encuentra la cicatriz más larga de mi cuerpo. La tengo desde más o menos los 4 o 5 años, cuando sufrí un par de operaciones. Mi pelo es de color negro puro. Siempre lo intento llevar con el flequillo hacia arriba, pero siempre cae ya que casi nunca uso ningún tipo de fijador.

Mi estatura es algo superior, comparada con la de mis amigos aunque tampoco destaque en ello. Mi peso es bastante reducido: estoy en pleno crecimiento y por ello soy delgado.

Soy una persona bastante alegre, casi nunca me verán con una sonrisa triste en mi rostro. También soy gracioso: no hay mejor cosa que sacarle una sonrisa a alguien cuando está en su peor momento. Por ello, mucha gente me trata como una persona bastante agradable y como buena gente.

Espero que los demás me miren con los mismos ojos con los que me miro yo. Nunca cambiaré en mi forma de ser ya que me gusta ser como soy.

Corrección: Los dos puntos del título han sido retirados, separación de punto y la mayúscula siguiente, a cómo se le ha añadido tilde, algunas comas se han cambiado por puntos; se han añadido comas; cómo; más se le ha añadido la tilde, en persona ya que cuando se ha cambiado por persona. Cuando, se ha añadido un si, en marrón el cual se ha cambiado por marrón que, en gusta , cuando sonrío se ha cambiado por gusta.
"Cuando sonrío, sobre mis ojos se encuentran mis" se ha retirado, "las cuales" se ha retirado; a mí, después de igual se ha añadido un son, la coma de después de normal se ha cambiado por dos puntos, en pequeña pero se ha retirado el pero y se ha añadido coma. A esta se le ha añadido tilde, en sonreír a menos que algo me haga demasiada risa se ha cambiado por sonreír seguida de punto y coma; en rectos ya que se ha cambiado por rectos seguido de dos puntos, en derecho la cual se ha cambiado por derecho, que, en aunque no tiene mucho que destaque, en se ha cambiado por en, en años de la cual se ha cambiado por años, cuando, en puro el cual me agrada, siempre se ha cambiado por puro. Siempre, cuerpos ha cambiado por estatura, de estatura se ha retirado, más grande se ha cambiado por superior, se ha añadido la de, reducido lo cual se debe a que estoy se cambia por reducido: estoy, tras describirme físicamente, pienso que también debería ver cómo soy en mi forma de ser y lo que soy para los demás, no sé si ellos me verán igual que como yo me veo ha sido retirado, a verán se le ha añadido tilde, a gracioso lo cual me gusta ya que ha sido cambiado por gracioso:, ha se ha cambiado por a, a está se le ha añadido tilde, a momento, por ello se ha cambiado por momento. Por ello, en al haber hecho esta pequeña descripción espero se ha cambiado por espero, en yo, por ello nunca se ha cambiado por yo. Nunca.

Descripción de mi habitación


Llevo mucho tiempo viviendo en mi habitación, pero nunca la he descrito tal y como es, y cómo ha cambiado con el tiempo:

Antes de entrar a mi habitación, mi puerta llama la atención a cualquier persona debido a su combinación de colores. No es del típico color marrón madera, sino que está pintada de blanco y verde, los colores con lo que le pedí a mi padre que la pintara el verano pasado y cada vez que la veo, me recuerda ese momento.

Nada más entrar en mi habitación, suele llamar la atención el perchero en forma de lápiz de color azul que tengo desde que estaba en la guardería. Mi madre dice que le gustaría cambiarlo por algo más nuevo, pero yo le tengo mucho aprecio ya que esta ahí colocado desde mi infancia.

Seguidamente, encontramos mi cama que, nada más sentarse, chirría como una puerta antigua sin engrasar. Aunque es molesto cuando duermes y te mueves, al final te acabas acostumbrando con el tiempo. También cabe destacar el cabecero de color azul despintado que traía la cama cuando fue comprada.

Mi armario, aunque es como otro cualquiera, tiene la peculiaridad de que es el único mueble que nunca ha sido cambiado de mi habitación y en él que guardo incluso juguetes de cuando era pequeño, que me despiertan una gran nostalgia muy agradable.

A la derecha de mi armario, se encuentra mi estantería dividida en diversas baldas, donde tengo colocados los diferentes libros que me han ido regalando o que yo he comprado. Ni siquiera habré leído la mitad. También en las baldas está el material escolar al que tengo fácil acceso por si tengo que consultar alguna duda, y finalmente en la parte media de mi estantería encontramos mi colección de videojuegos. Me ha costado mucha paciencia y dinero conseguir lo que tengo ahora, y de la que estoy bastante satisfecho.

Enfrente de mi estantería, está mi mesa pequeña, que tengo adornada con multitud de pegatinas de los paquetes de Doritos, Fantasmitas, etc que comía cuando era pequeño. En ella guardo mis revistas en su primer cajón, aunque la mayoría se hayan deteriorado por el tiempo o hayan sido tiradas en alguna limpieza . Aunque tanto mi padre como mi madre insisten en que las debería tirar, las guardaré ya que forman otra pequeña parte de mi niñez. En los cajones segundo y tercero es donde se encuentra mi ropa interior y algunas camisetas de verano.

Al lado se encuentra mi escritorio, que nunca está recogido ya que lo tengo hasta los topes de folios, carpetas, libros etc. Mi escritorio es el mueble más reciente de mi habitación ya que lo tengo desde este pasado invierno y ya está un poco pintado de bolígrafo debido a mi inmenso aburrimiento. Es donde suelo estar a la hora de hacer las tareas, aunque me suelo distraer por culpa de la ventana que da a mi callejón. A ella me he asomado incontables veces con casi medio cuerpo fuera para ver si había alguna novedad en la calle, aunque siempre me metía hacia dentro, defraudado por la falta de novedades.

En mi silla siempre está amontonada mi ropa. a menos que yo la coloque para poder sentarme y hacer mis deberes. Mi silla es como cualquier otra silla, pero quien se siente en ella sin saberlo recibirán una ingrata sorpresa: un tornillo mal colocado se clava cuando te sientas y te obligará a levantarte sin dudar.

Finalmente, le llega el turno a las paredes de mi cuarto en las que se encuentra un marco con mi foto y la de todos mis compañeros de Primaria y una estantería en la que tengo colocadas las fotos de mis seres más apreciados. Si me paro a pensar, no sabría cuántos colores ni cuántas veces han sido pintadas las paredes hasta el actual verde pistacho. Según mi madre, este color ayuda a la concentración.

Así es mi habitación, común para cualquier otra persona, pero especial para mí, por cómo es y por su contenido interior.

Corrección: Tíldes: Cómo, Está, Más, Cuántos, Él, Cuántas, Mí y cómo. Se han añadido puntos intercalados. Se han añadido comas. Se han cambiado comas por puntos. Sino que está se ha añadido, los se ha añadido, Con lo se ha añadido, Uno y novedoso se han retirado, Más nuevo se ha retirado. La cual se ha cambiado por que. Cabezal se ha cambiado por cabecero. Tras describir un poco mi cama, le llega la hora a mi armario se ha retirado totalmente. A a se le ha añadido h. Los cuales se ha cambiado por que me. Agradable hacia mi se ha reducido a Agradable. La mitad se ha retirado. Para se ha retirado. De la cual se ha cambiado por y de la que. Contento de tener se ha cambiado por satisfecho. Doritos y Fantasmitas se han puesto en mayúsculas. No hay mucho que destacar ya que se ha retirado. Más novedoso se ha cambiado por más reciente. Debido a se ha cambiado por por. Ya casi terminando se encuentra se ha cambiado por en. Silla, la cual se ha cambiado por silla. Está alborotada de se ha cambiado por está amontonada mi. Cualquier se ha añadido. Saber le dará se ha cambiado por saberlo recibirán. Sorpresa no muy agradable debido al se ha cambiado por ingrata sorpresa. Que tiene y si se ha cambiado por se clava cuando. Verás como se clava se ha retirado. La se ha cambiado por mi y se han añadido comas intercaladas.


Lázaro


Mi nombre es Kali. Nací en el corazón de África, en una pequeña localidad del Congo. Mi familia estaba formada por mis padres y por mis cinco hermanos. Yo soy el más pequeño de todos ellos, debido a que fui el último de mi familia en nacer. Fui un hijo no deseado ya que mi familia no disponía de los medios económicos suficientes para mantener a todos mis hermanos ni a mí. A pesar de todo, recuerdo una infancia feliz. Mi casa era muy pequeña y no teníamos casi de nada, dormíamos todos juntos apilados en el suelo sobre colchones de paja. En mi aldea había una pequeña escuela, adonde íbamos algunos días a la semana, siempre y cuando no tuviéramos que ayudar a la familia trabajando en el campo, ya que vivíamos de la agricultura, pero las sequías eran frecuentes y las cosechas muy escasas.

El colegio nunca me gustó demasiado; los niños mayores se reían de mí, porque casi siempre iba descalzo, pero a mí me daba igual, porque tenía dos amigos con los que jugaba al fútbol. Usábamos como pelota una bola redonda de paja que atábamos con muchas cuerdas, hasta que la destrozábamos.

En seguida, me hice mayor: allí con trece o catorce años, ya lo eres. Mi madre enfermó y como no había apenas medicinas y las que había no podíamos costearlas, decidí junto con mi hermano mayor dejar de ser una carga para mi familia. Preparamos lo poco que teníamos y nos marchamos del lugar que siempre habíamos conocido, para intentar trabajar y conseguir dinero para las medicinas de mi madre. Estuvimos varios meses viajando de un sitio a otro. Recuerdo que pasamos mucha hambre, pero conseguimos llegar al norte de África, donde encontramos trabajo limpiando los barcos de los pescadores. Con lo que ganábamos, conseguimos sobrevivir, pero no nos permitía ahorrar dinero para mandarlo a casa.

Un día conocimos a una persona que nos dijo que ella iba a viajar a España cruzando el estrecho de Gibraltar. Ahorramos como pudimos el dinero que se nos pedía y una noche oscura, cruzamos el mar. Recuerdo que pasé mucho miedo y frío; no sabíamos si en cualquier momento la barca volcaría porque llevaba demasiada gente. Por fin, al venir el día vimos a lo lejos la costa. Ahora el miedo no era a ahogarnos en medio del mar, sino el conseguir que no nos vieran llegar a la orilla porque nadie tenía papeles ni documentación y si nos pillaban, nos mandarían de vuelta y de nada habría servido tanto sacrificio para intentarlo.

Tuvimos suerte, porque la zona a la que llegamos estaba muy poco vigilada. La gente se dispersó; cada uno tiró para un sitio diferente. Mi hermano y yo, después de mucho caminar, llegamos a un pueblo pequeño de pescadores. Al ver las condiciones en las que estábamos, nos atendieron y nos dieron de comer. Apenas conocíamos el idioma, pero nos encontramos con otros inmigrantes que habían llegado años atrás y que habían conseguido un trabajo en el campo. Ellos nos acogieron. Trabajábamos muchísimas horas, todo el día y el poco dinero que conseguíamos reunir lo mandábamos a casa para ayudar a la familia.

Así fui creciendo y me convertí en adulto. La vida había sido muy dura para nosotros, pero con mucho esfuerzo conseguimos salir adelante, haciendo todo tipo de trabajos, desde ayudantes de cocina, agricultores, incluso llegamos a mendigar, pero todo dentro de la legalidad. Hoy vivimos en un pequeño piso, compartido con muchos compañeros y aunque a veces pasamos muchas penurias por la falta de trabajo, seguimos luchando por sobrevivir. Aún espero mi gran oportunidad para poder hacer dinero y viajar nuevamente a mi país y poder volver a ver a mi familia en el lugar que me vio nacer.

Corrección: Se han añadido puntos, Se han añadido tildes en: a mí, usábamos, tenía. Se han añadido dos puntos y puntos y comas. Se han retirado comas, se han añadido comas, se han retirado puntos, se ha cambiado donde por adonde, en día se ha retirado, a vio se le ha quitado la tilde.

Vídeo-poemas