La vida de Lázaro de Tormes y de sus fortunas y adversidades. Editado en 1554 en Medina del Campo (España). Impresor Mateo y Francisco del Canto
La vida de Lázaro de Tormes y de sus fortunas y adversidades. Editado en 1554 en Medina del Campo (España). Impresor Mateo y Francisco del Canto

Hemos hablado en clase sobre la importancia de Lazarillo: el compromiso moral de su anónimo autor en relación al retrato de la vida miserable de su antihéroe, la crítica social y religiosa que articula la novelita, el protagonista como antihéroe, el tipo de personaje redondo, que evoluciona a lo largo del relato, etc. Asimismo, si lo recordáis (os lo inserto también más abajo), vimos algunos posibles modelos de un Lazarillo del siglo XXI: la canción de Juanes (Vida de Juan) y el artículo periodístico de Elvira Lindo (Historia de Juan).

Vida de Juan_ELINDO_Juanes



Y esa actualidad y vigencia de este personaje literario nos interesa porque es uno de los requisitos de la siguiente tarea de escritura: Lazarillo del siglo XXI. Debes escribir un relato con las siguientes características:

a) Escrito en 1ª persona. Como en el modelo, tu relato debe presentarse como una autobiografía, ficticia, sin duda, pero verosímil.

b) Un antihéroe. El protagonista de tu relato debe ser un ser marginal y rechazado por la sociedad. Debes escribir sobre él desde la comprensión y, si eres capaz, con algunas notas humorísticas, como en el modelo original.

c) Personaje redondo. El personaje, desde su infancia hasta la edad adulta, debe evolucionar. Es decir, en el relato de su vida debemos observar cómo sus experiencias, las personas con las que se relaciona, los lugares en los que vive... moldean su carácter y su modo de enfrentarse a la vida. Y ese modo de entender la vida está marcado por la ausencia de solidaridad que le conducen al desengaño.

En clase, ensayamos algún comienzo de ese relato vuestro:

Lidia, preocupada y tras pensar y anotar algunos rasgos y sucesos que le ocurren a su ficticio Lazarillo del siglo XXI, decide enfrentar- es, sin duda, muy perfeccionista y exigente consigo misma- ese modelo imaginado con la realidad.

Sale de casa y no tarda en encontrar por la calle un modelo real. Observa a una persona que, junto al semáforo, ofrece a los conductores un paquete de pañuelos de papel a cambio de una limosna. Viste con ropa muy dañada. Lleva un abrigo pardo, sucio, que más parece sobretodo. Apenas consigue el abrigo ocultar la suciedad y deterioro del resto de su indumentaria: una camisa que un tiempo fue blanca a la que la faltan varios botones; un pantalón gris, ceñido a la cintura por una simple cuerda, con los bajos muy rozados y el bolsillo derecho descosido, y unos zapatos, desteñidos e inapropiados para la estación primaveral.

Lidia, con precaución y llena de temor, decide acercarse a esa persona para que, si así lo consiente, le explique su vida y, sobre todo, las circunstancias que le han conducido a sobrevivir en la calle.

- Perdone, señor, ¿podría hacerle algunas preguntas?

- Dígame, señorita, ¿en qué puedo ayudarla?

- Verá, mi profesor de Lengua nos ha planteado como tarea de escritura el relato de una persona que ha sido golpeada por la vida. Me gustaría, si lo desea y tiene tiempo, escuchar cuáles han sido las circunstancias que le han obligado a pedir limosna en este semáforo.

- Querida niña, para que puedas comprenderlo, tendría que remontarme a mi infancia. De ese modo, podrás comprender que, como me ves ahora, no es la peor de las situaciones que me han tocado vivir y sufrir. ¿Tienes tiempo?
- Desde luego, y le estoy muy agradecida por su ayuda- le responde Lidia, emocionada por la generosidad de su interlocutor.

- En ese caso, comienzo el agrio relato de mi vida:

Yo nací, como tú, en Córdoba, aunque de eso hace ya 33 años. Ya sabes, ¿verdad?, que no todos nacemos con fortuna. Como supe años después, no fui, en absoluto, un hijo deseado, sino más bien un accidente. Mi madre apenas tenía 15 años y nunca me dijo quién fui mi padre.[...]