teatro.jpg
Fuente: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Map_symbol_theatre_02.svg
Llevamos ya algunas sesiones en las que hemos visto teatro filmado y hemos ensayado algunas escenas en clase. En algunos, afortunadamente, se observa un evidente progreso desde las primeras prácticas. Otros, más reacios, decís o manifestáis que no entendéis estas tareas de dramatización de textos y algunos otros de vosotros, demasiado tímidos, aún no han participado en los ensayos. Conviene, por tanto, que antes de detallaros las fases de este proyecto, tengamos claro el propósito de esta tarea.

Entiendo que es improbable que vayáis a dedicaros profesionalmente al arte dramático, pero no es ese el fin: preparar a futuros actores. Lo que pretendo es que deis vida a un texto escrito, que percibáis la distancia- y eso ya lo estamos consiguiendo- entre el texto escrito y la representación. En realidad, la habilidad en la comunicación oral, que es lo que estáis desarrollando, es una capacidad básica, sea cual sea vuestro futuro. Saber modular la voz, cambiar la entonación, focalizar la forma y sentido de nuestra comunicación verbal y acompañar esta con el lenguaje no verbal (gestos, posturas, movimientos...) para reforzar lo que tratamos de comunicar es, como os digo, una habilidad básica, central para vuestra vida, actual y futura.

Si al desarrollo de vuestras habilidades comunicativas orales le sumamos que se trata de un proyecto que desarrolla el aprendizaje colaborativo, a todos resultará evidente la necesidad de esta tarea. Con aprendizaje colaborativo me refiero al hecho de que, por primera vez (la cantiga era mucho más fácil), estáis ante un proyecto que exige de la colaboración y complicidad de los miembros del equipo para obtener un feliz resultado. Si no existe confianza y compromiso entre los miembros del equipo (los compañeros que vais a representar los diferentes papeles dramáticos), el fracaso es seguro.

En fin, sin más preámbulos, os sintetizo las fases para una correcta realización de este proyecto:

1. Elección de los miembros del equipo. Como disponéis de cinco pequeñas obras dramáticas que componen el Retablo jovial de Alejandro Casona, no os resultará difícil escoger una escena o varias en las que participen dos, tres o cuatro personajes. Procurad que cada miembro del equipo participe equitativamente. No obstante, si algún miembro interviene menos en el diálogo, podría compensar a sus compañeros ocupándose del vestuario, atrezzo, efectos sonoros, dirección de escena...

Esta fase, la primera, es fundamental. Os decía más arriba que se trata de un trabajo colaborativo, en equipo. Si erráis en la elección de compañeros, sufriréis y pagaréis el error durante todo el proyecto.

2. Selección de la escena o escenas. Os recomiendo que, en primer lugar, puesto que la versión filmada de una de las farsas de Alejandro Casona apenas supera los 25 minutos, visualicéis estas obras representadas y que, colegiadamente, en equipo, decidáis qué farsa y dentro de ella qué escenas o escenas vais a representar. Tened en cuenta que la representación de la escena o escenas debe ocupar unos cinco minutos en total. Calcular ese tiempo os resultará muy fácil puesto que la versión de la farsa está grabada en vídeo y, por tanto, solo tenéis que consultar el contador del mismo.

En la elección de la escena o escenas concretas, además de vuestros gustos, debéis tener en cuenta también la dificultad de la representación, esto es, si para ser correctamente representada precisáis de demasiados elementos de los que carecéis: decorados, cambio de luces, atrezzo, música...

3. Preparación de la(s) escena(s). En primer lugar, el grupo debe realizar una lectura colectiva del texto. Esa primera lectura, en voz alta, debe ser, fundamentalmente, comprensiva. Debéis comprender lo que decís. Si se os plantean dudas sobre el sentido de las palabras, consultad los diccionarios.

También os he comentado que no hay inconveniente en modificar algunas expresiones que os puedan resultar extrañas por otras que os parezcan más naturales: es una práctica habitual en el teatro. Existe la libertad de introducir pequeños cambios sobre el texto original, si se piensa que ello puede mejorar la representación.

Una vez tengamos claro el sentido literal del texto, procedemos a la segunda lectura. En esta segunda lectura, también en voz alta y compartida con el equipo, os fijaréis, en especial, en las acotaciones que proporciona el autor: movimientos de los personajes, estados de ánimo de los mismos, vestuario, decorados... Como comprobaréis, las acotaciones del autor os resultan insuficientes para poder dramatizar el texto. Por tanto, en equipo, con la aportación de todos, debéis anotar vuestras propias indicaciones. Por ejemplo, si el personaje está asustado, puede anotarse "asustada, con voz temblorosa" en su parlamento. Asimismo, registrad también los posibles movimientos. Como final de esta segunda lectura, podéis comparar vuestras anotaciones personales con la representación de la obra grabada en vídeo. Ver la obra os ayudará a dramatizar el texto, que es lo que perseguimos en la tercera lectura.

Con la tercera lectura, después de la comprensión (primera lectura) y del análisis de estados de ánimo, movimientos de personajes, efectos sonoros... (segunda lectura), comienzan, en realidad, los ensayos. Aunque todavía no habéis memorizado el texto, sí que debéis intentar ya la dramatización del texto: gestos (con las manos, el rostro), posturas del cuerpo, movimientos por la escena, cambios de entonación para marcar la tensión dramática, ensayo del volumen de voz, velocidad en la elocución (ya sabéis que leer no es hablar), que el espectador no lee el texto, sino que escucha lo que decís... Es conveniente que algún miembro del equipo, que no esté participando en ese momento en el diálogo, ayude a los que en ese instante están actuando. Desde su posición de observador, puede corregir, sugerir, ayudar... a sus compañeros. De igual modo, ese u otro miembro puede pensar en el vestuario, música, sonidos, decorado... que pueden enriquecer vuestra representación.

En fin, después de esa tercera lectura, solo resta ensayar, ensayar y ensayar. Si repetís los ensayos, comprobaréis cómo, sin apenas esfuerzo, acabáis memorizando el texto. Y ese paso será importante. Vuestras manos quedarán libres y ganaréis en expresividad.

Una última recomendación: ensayad, si es posible, en un espacio libre amplio, e incluso en los días anteriores a la representación podríais hacerlo, si hay opción, en el salón de actos del instituto, que será el lugar donde, finalmente, actúe el equipo.

4. Evaluación del proyecto. El valor de esta tarea, como sabéis, es de 2 puntos en la nota final del trimestre. Como se trata de un producto complejo, para vuestra valoración usaré la siguiente rúbrica o matriz de evaluación:

Categoría
De 1 a 5 (mal-regular-aceptable-bien-muy bien)
1. Dicción
Interpreta con claridad, modula su voz, cambia la entonación, realiza pausas, usa la velocidad y volumen adecuados…
2. Dominio del texto
Se observa continuidad en el diálogo, sin que existan pausas motivadas por los fallos de memoria.
3. Expresión corporal
En la representación todo el cuerpo (gestos, rostro, posturas del cuerpo...) colabora en la comunicación del texto.
4. Creatividad
Se revelan varios elementos propios de la creatividad: fluidez, originalidad, flexibilidad, reflexión y sensibilidad.
5. Escenografía
La representación dispone de los elementos escenográficos adecuados y pertinentes.
6. Duración
La(s) escena(s) representada(s) ocupa unos cinco minutos.
7. Trabajo en equipo
El reparto de intervenciones en el diálogo y otras tareas ha sido equilibrado.

Como ya habréis comprobado, la suma de todas las categorías es 35, que equivale a una nota de 10 en la prueba oral o, lo que es lo mismo, a un 2 en la nota final del trimestre.