Evaluación de un wiki de 3º de ESO


Después de haber leído algunos de los trabajos realizados por los alumnos anteriores de 3ºD, el trabajo que más me ha gustado ha sido la variación sobre el prisionero realizado por la alumna llamada Mª Carmen. Creo que me identifico con su forma de pensar, con su texto y con su forma de ver la vida. Es verdad que debemos de dar la importancia a las cosas que realmente la tienen, y disfrutarlas antes de que la vida, por circunstancias, te las quite.
-Corrección: leído y dar. También me he equivocado en comas y en puntos.

Julio Cortázar


He estado leyendo el "Manual de instrucciones" escrito por Julio Cortázar. El que más me ha gustado ha sido las "Instrucciones sobre la forma de tener miedo". Me he dado cuenta de que más que instrucciones son hechos curiosos e interesantes. El ejemplo que más me ha llamado la atención ha sido el de la Plaza de Quirinal, en Roma. Sería curioso estar en ese sitio y ver ese hecho o, por el contrario, es algo imaginativo.
-Corrección: me ha faltado comillas en algunas ocasiones, y me he equivocado en comas y en puntos.

La uña ( Micro-cuento)


El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro Pérez, enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto como colocaron la losa. Como el féretro era de mala calidad (pidieron el ataúd más barato), la garfa no tuvo dificultad para despuntar deslizándose hacia la pared de la casa. Allí serpenteó hasta la ventana del dormitorio, se metió entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la cómoda hasta el recodo de la pared para seguir tras la mesilla de noche y subir por la orilla del cabecero de la cama. Casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni ¡ay! dijo, para tirarse hacia la de Miguel, traspasándola.
Fue lo menos que pudo hacer el difunto: también es cuerno la uña.

images.jpeg

-Corrección: me ha faltado una coma.

Babia


Babia es una comarca de la provincia de León, España. Limita al Norte con los concejos asturianos de Teverga, Somiedo, Quirós y Lena. Al este con la comarca de Luna, al sur con la comarca de Omaña y al oeste con la comarca de Lacana.
Tiene una superficie total de unos 380km cuadrados, con una población total de 1.666 habitantes.
Hoy en día se utiliza la expresión ''estar en Babia'' para indicar que alguien está despistado, ensimismado y al fin y al cabo, sin enterarse de nada.


400px-Las_Ubiñas,_panorámica.jpg

-Corrección: me ha faltado un punto en el número 1.666

Relato desde un anuncio




Después de un largo día, llega la noche a la ciudad de Milán. En el hotel llamado ''Armani Hotel Milano'' se encuentra Kendra sentada junto a la barra del bar. Al instante se le acerca un chico llamado Domenique, con el que pasa un largo tiempo hablando. Tras la charla, cada uno decide irse a su habitación correspondiente.

Sentada Kendra en su escritorio arreglándose el pelo, recibe un mensaje en el móvil del chico con el que hacía un momento había estado hablando. El chico le pregunta si quería dar una vuelta por el hotel para conocerse un poco más y ya de paso cenar fuera. Ella, con una pequeña sonrisa en la cara, le dijo que no se lo perdería por nada del mundo.

Ambos deciden arreglarse y prepararse para la pequeña ''cita'' que iban a tener. Kendra, muy feliz, decide ponerse un vestido con el que piensa que está mejor y con el que va a deslumbrar ante los ojos del chico. Llega la hora y Kendra, preparada para salir, le envía un mensaje a Domenique. Este no responde a su mensaje, pero ella decide bajar a donde habían quedado. Al bajar, como no lo veía, empezó a dar vueltas por si se había metido en cualquier otro lado. Triste, pensó en volver a su habitación sin querer saber nada más de él.
-Corrección: me ha faltado dos tildes y me he equivocado en puntos y en comas. También en vez de poner ''a'' he puesto ''en'' y en vez de poner ''del'' he puesto '' de el''.

MI ANTROPÓNIMO


Mi nombre Ainhoa es un nombre femenino de origen vasco (en homenaje a la Virgen de Ainhoa). Es el nombre de un santuario dedicado a la Virgen María en el País Vasco y cuyo equivalente en castellano es << Virgen en Labourd >>.

Mis padres, desde que se conocieron, tenían en mente que si llegaba el momento en el que tuvieran una niña querían ponerle el nombre Ainoha, porque le gustaba mucho a los dos, pero también se barajó la posibilidad de ponerme Esperanza como mi madre. Finalmente, decidieron que me llamara Ainhoa.

Mi nombre no es nada vulgar y me suelen decir en muchas ocasiones la expresión ''qué bonito nombre'', por lo que mi relación con mi nombre es bastante buena. Me siento identificada con mi nombre porque veo con optimismo todo lo que me rodea e intento lograr todos mis objetivos.

Porcentajes:
Total: 40.087
Porcentaje: 1,673%
Edad media: 15,1
Córdoba:372
Porcentaje: 0,909%
Navarra: 1.819Porcentaje: 5,630%
Década 1990: 15
Porcentaje:0,352%
Navarra: 381Porcentaje: 16,263%

Es decir, mi nombre lo comparto con 40.087 personas en España, lo que corresponde a un 1,673 por mil y la edad media de las personas con este nombre es de algo más de 15 años. Además, en Córdoba hay 372 personas que se llaman Ainhoa, con un porcentaje de 0,909 por mil, pero la provincia en la que se encuentra un mayor número porcentual de personas con mi nombre es en Navarra. Si busco por la fecha de nacimiento, los nacidos en la década de 1990 en Córdoba a los que se puso ese nombre fueron 15 personas, con un porcentaje de 0,352 por mil y, de nuevo, en Navarra, en esa década de 1990 el porcentaje fue muy alto, 16,263 por mil.
En consecuencia, mi nombre no es nada "antiguo" ya que tiene un 1,673 por mil en total, y en Córdoba tiene un 0,909 por mil.

Por último, he estado mirando algunos de los personajes ficticios llamados con mi nombre y he elegido una llamado Ainhoa Adin Yauregui, porque me ha llamado la atención saber por qué estuvo detenida y eso me ha hecho seguir leyendo su historia.

Toda esta información la he mirado en las siguientes fuentes:
-Estadísticas sobre las frecuencias de los nombres en España (INE).
-Los antropónimos

-Corrección: por qué. También me ha faltado una tilde (¿cuál?) y una hache en la palabra ''ha hecho''.

Ortografía revisada


- Las lluvias han provocado el desbordamiento del río.
- El fuego ha sido provocado por el mechero.
- Laura provocó a Pablo en clase de Lengua.


- Este dibujo está muy bien hecho.
- La tarta está ya muy hecha.

- Ese niño está hecho una fiera.

El prisionero


Siempre he pensado que algún día llegaría el momento en el que la vida llega a un límite y en el que no se pueda seguir más, pero nunca se me había pasado por la cabeza que llegaría a ser tan pronto.

Una persona muy especial en mi vida, mi abuelo, estuvo enfermo durante meses en el hospital. Un día, en su propia casa, empezó a ponerse malo y lo tuvieron que ingresar. Durante unos meses largos mi abuelo fue ingresado en una sala donde toda la familia nos llegábamos a verlo con frecuencia.

Yo tendría unos 6 años, por lo que con mi abuelo no es que haya estado gran tiempo juntos, pero aun así, me acuerdo cuando los fines de semana por la mañana me recogía, me llevaba de paseo, me compraba gominolas. Con él esas mañanas se me pasaban volando, como los días se han pasado... muy rápidos.

Todas las tardes desde que se puso enfermo, mis padres iban a verlo y yo los acompañaba. Aunque no se podía entrar, en ciertas ocasiones lo sacaban de paseo y ahí es cuando tenía la oportunidad de verlo. Por esto mismo siempre iba con mis padres y con mi hermano pequeño de 2 años; él no ha llegado a conocerlo.

Una tarde mis padres me dijeron que no podía ir, aquella tarde algo me olía raro. Fue una de las peores tardes de mi vida, ya que yo me temía lo que podría pasar aunque a la vez me decía a mí misma que no, aunque no estaba muy segura. Esa tarde me quedé con mis titos. Ellos mismos veían que yo no estaba bien e intentaban animarme, jugando y haciéndome reír, cosa que siempre consiguen. De pronto, el timbre sonó y mi madre apareció por la puerta, pero algo no encajaba en aquella situación. Por un momento me quedé pensando "¿y mi padre?, ¿se habrá quedado allí con él?, ¿le habrá pasado algo a mi abuelo?". ¡Tantas preguntas que se me pasaron por la mente! Llegué a la conclusión de que lo mejor para salir de aquella situación era preguntárselo a mi madre, y mi madre, demasiado triste, me tuvo que decir que mi abuelo.... En aquel momento me puse triste y enfadada con el mundo. Sin dejar acabar a mi madre, me fui rápidamente para mi balcón, llorando. Me quedé por un momento mirando a las estrellas, ya que tenía unos 6 añitos y en silencio, entristecida, le susurré a mi abuelo que lo quería muchísimo y que me hubiera encantado haberme despedido. Me dio muchísimo coraje no haberme podido despedir de la persona que más quería.

Aquel momento fue el peor de mi vida. Estaba derrumba al pensar en la vida que me quedaba por delante sin él. Pero pensé en que todo en la vida llegaría y a todas las personas les llegaría el momento. A mí me pasó ese día y tenía que seguir adelante. Eso he echo y ahora estoy muy feliz, aunque lo recuerdo siempre y lo echo muchísimo de menos.

Relato del alumno aburrido


Aquí seguimos con la rutina de siempre. Ir al instituto no es que sea de agrado, pero, como me dicen mis padres, es para que el día de mañana tenga un buen trabajo y una buena vida.

Empezar un día levantándote a las 7 de la mañana es lo mismo que decir empezar un día con pocas ganas, que es lo que me pasa a mí. Me levanto, desayuno aunque no con tanta hambre, me lavo los dientes, me visto, preparo la mochila y bajo a la calle. Lo que hace que te despabiles es ver a tus amigas y pensar en los 10 minutos que vas a estar con ellas hasta llegar al instituto mientras hablas y hablas. Nada más pensar en pasar esas interminables 6 horas te cansas.

Llegan las 8:15 y toca el timbre. Ves llegar a la señorita con la que te toca, te abré la puerta y empieza la peor hora de un día, ya que es con la que más sueño te encuentras y la hora más alejada a la última. Todos esperamos con ansias a que aquel sonido que se escucha por todas partes del instituto suene, para poder salir a los pasillos, volver con tus amigas y seguir hablando.

A tercera hora toca Lengua, una hora que se pasa como casi cualquier otra hora, larga y aburrida. Es verdad que el profesor intenta animarnos y haciéndonos pensar para que no nos entre el sueño, y utiliza la palabra ''positivo'' con la que todos, al escucharlo, nos despabilamos, pero eso de estar sentados, pensar en que podrías estar en tu casa más a gusto y que falten 5 horas todavía te hace que te derrumbes. Nos repite- y con mucha frecuencia- la palabra con la que nos identifica, esquizofrénicos. Somos como dos seres, uno frustrado y atemorizado y otro, que somos nosotros mismos y la verdad es que sí, lleva toda la razón. Aquel día estuvimos intentando hacer un cuento hablando sobre el ''porqué'' de aquella desgana que traemos de nuestras casas. Ciertos compañeros salieron voluntarios para salir a la pizarra. Seguidamente, nos mandó a todos que lo hiciéramos en nuestras casas. Empiezan a llegar los 10 minutos restantes, los minutos que se pasan más lentos en una hora ya que es lo que falta para que suene aquel timbre y salgas de aquella habitación, que mucha gente, incluida yo misma, denomina como ''jaula''.

Después de esas tres horas sentada en una silla … sonó aquel timbre y salimos todos ansiosos al recreo. Esos 30 minutos que nos dan de descanso nos hacen volver a nuestra identidad, como dice nuestro profesor de Lengua. Somos nosotros mismos y te encuentras con más ganas ya que falta menos para acabar aquel día de tantos que nos quedan. No obstante, después de esas 3 horas que nos siguen quedando, nos esperan más en casa estudiando y haciendo las tareas que nos mandan, aunque siendo ya otra cosa, ya que estás en tu casa y, como he dicho antes, estando más a gusto.

Y todo esto es nuestra interminable rutina de cada semana, hasta que llega el viernes, el día que todos esperamos ansiosos con muchísimas ganas, ya que al día siguiente, el sábado, no hay clase.

Cantiga



Allí lo encontré, en aquel atardecer, solo,
con su silueta marcada en el lejano sol, lo extraño.
Allí, a lo lejos...

Allí lo encontré, solo, en aquel atardecer,
con su silueta marcada en el lejano sol, lo recuerdo.
Allí, a lo lejos...

Con su silueta marcada en el lejano sol, lo extrañamos,
todavía lo veo, y lo recuerdo a todas horas.
Allí, a lo lejos...

Con su silueta marcada en el lejano sol, lo extraño,
todavía lo veo, y sueño con él a todas horas.
Allí, a lo lejos...

Aún recuerdo sus caricias, sus besos y sus sonrisas,
cuando venía corriendo a abrazarme.
Allí, a lo lejos...

Aún recuerdos sus caricias, sus sonrisas y sus besos,
cuando venía corriendo a sonreírme.
Allí, a lo lejos...

Cuando venía corriendo a abrazarme,
cuando venía demostrándome que me quería.
Allí, a lo lejos...

Cuando venía corriendo a abrazarme,
cuando venía demostrándome que algún día me extrañaría.
Allí, a lo lejos...

Cuando me dio sus últimos abrazos, que me hacían fuerte,
cuando me dio sus últimos besos, que tanto me alegraron.
Allí, a lo lejos...

Cuando me dio sus últimos abrazos, que, fuerte, me hacían,
cuando me dio sus últimos besos, que tanto me enamoraron.
Allí, a lo lejos...

Cuando me dio sus últimos besos, que tanto me alegran,
besos que se han convertido en recuerdos amargos.
Allí, a lo lejos...

Cuando me dio sus últimos besos, que tanto me emocionan,
besos que se han convertido en amargos recuerdos.
Allí, a lo lejos...

Título de la composición musical: Laid Back Guitars de Kevin MacLeod



2º TRIMESTRE

Portafolios


Después de haber realizado un trimestre en el que me he tenido que adaptar a la forma de realizar la clase de Lengua y después de haber hecho unos cuantos trabajos, que, determinados, no me han resultado fáciles de hacer, (sobre todo, los primeros), he notado una pequeña diferencia en mi capacidad de escribir y comunicarme, cosa de la que estoy satisfecha, y que espero ir mejorando progresivamente durante estos siguientes trimestres.

Al empezar, el primer trabajo ''Manual de instrucciones- Julio Cortázar'" no me gustó nada, ya que no me esforcé mucho, solo por el hecho de que no pensaba en todo lo que un trabajo podía tener de importancia, y en segundo lugar, porque lo único que pensaba era terminarlo rápido, aunque intentando sacar buena nota.

Al darme cuenta de la importancia que tenía todo esto, me puse con más ganas a la hora de hacer los siguientes trabajos, e intentando, poco a poco, mejorar los fallos que en los primeros cometí.

El trabajo ''Relato desde un anuncio'' fue uno en los que conseguí algo más de soltura. Además, fue un trabajo entretenido ya que se trataba de elegir libremente un anuncio. Otro trabajo que también me ha gustado mucho realizarlo ha sido "Antropónimo''. En este he conocido muchas cosas nuevas sobre mi nombre y me ha entretenido hacerlo.

Por otra parte, entre tantos trabajos realizados en todo el trimestre el trabajo que he visto que más me ha gustado, incluso en el que he sacado más nota que ninguno ,es decir, el más logrado ha sido la "Cantiga". Me ha gustado, ya que me he dado cuenta que, con el tiempo y con la práctica, me ha resultado algo más fácil realizarlo, aunque creo que todavía debo mejorar bastante a la hora de expresarme, algo que espero conseguir en los siguientes trimestres.

Corrección: cambio de minúsculas por mayúsculas, cambio de unas palabras por otras más correctas y por último, errores en tildes: gustó, esforcé, tenía y más.

Relato


Todo esto ocurrió en Francia. Una joven llamada Tamara, que ya había terminado sus estudios, comenzó a buscarse un trabajo. Estuvo todo un verano echando papeles en varios sitios e intentando que la contrataran en algún colegio de varios que había por su barrio, ya que había estudiado para ser profesora de Infantil. Después de unas cuantas semanas de espera, con muchísimas ansias (ya que lo único que esperaba era poder empezar la vuelta al colegio con un buen trabajo), la buena noticia llegó a sus manos. Tamara hablaba por teléfono con una amiga, sobre lo preocupada que estaba, ya que faltaba solamente una semana para empezar la rutina, y veía a los niños ir de la mano con sus padres en dirección al colegio (cosa que ella estaba deseando hacerlo), y veía a todos los mayores yendo para sus trabajos (cosa que ella también estaba deseando hacer). De pronto sonó la melodía de su móvil,, rápidamente lo miró y mientras que su amiga le hablaba, Tamara la colgó. Empezó a saltar y llamó a sus padres. Sus padres, asustados porque los llamaba después de mucho tiempo, le preguntaron qué le pasaba. Tamara les dijo que, por fin, la habían escogido, y que empezaría en el colegio de al lado de su casa. Sus padres, muy felices por ella, le dieron la enhorabuena. Tamara colgó y con muchos nervios empezó a preparar todo para comenzar su nuevo día de trabajo.

El día llegó. Eran las 8:30 y Tamara ya estaba más que preparada. Cogió sus cosas y marchó para el colegio. Al llegar, nada más entrar, vio a un hombre muy elegante. Este se presentó. Le dijo que se llamaba Pedro, que era el director de aquel colegio, y que a igual que ella, era nuevo en aquel centro. Tamara también se presentó. Le dio su número de teléfono para poder seguir hablando y se marchó a su clase. Todo marchaba sobre ruedas, la gente la miraba con muy buena cara, los niños eran muy tranquilos y encima el director, ¡qué decir de aquel señor tan elegante! y tan..., en fin, que era el tipo de chico que ella deseaba.

Tamara, lo único que quería era llegar a su casa y poder ponerse en contacto con Pedro. Al llegar, preparó su comida y de pronto Pedro la telefoneó. Le dijo que le había encantado que fuera ella la nueva profesora, que le había gustado muchísimo poder trabajar con ella, y que había salido todo, para ser el primer día, bastante bien. Tamara le respondió diciéndole que ella también estaba muy contenta y que podían quedar para hablar y para conocerse, ya que esperaba, a los dos, un año trabajando juntos. Pedro respondió que sí y quedaron para cenar.

La hora se acercaba. Tamara tomó el autobús para llegar donde habían quedado. Le llegó un mensaje de Pedro que le decía que ya había llegado al restaurante. Tamara se dio prisa y llegó al instante. Lo vio, se saludaron y pidieron mesa. Al sentarse, las primeras palabras que se cruzaron entre ellos, fue de cómo habían pasado el día. Ambos lo habían pasado muy bien y comenzaron a pedir la cena. Al rato del estar en silencio, le preguntó Tamara que si tenia pareja. Pedro le respondió que no, y siguieron con el silencio. Aquel silencio era como molesto. Ninguno de los dos sabía de qué hablar, para romper aquel silencio.

La noche terminó, y ya cada uno en su casa, comenzaron a escribirse de nuevo y a hablar de cosas, que por la timidez no habían podido hablar. Todo, por lo general, había salido demasiado bien. El verdadero problema que había entre estas dos personas era la edad. Él tenía mucha más edad que ella, unos 15 años más y era lo que no terminaba de cuadrar en aquella relación. Pero aparte de eso, tenían mucho en común, ya que a los dos les gustaban los niños. Les gustaba su vocación, hacer deporte..., y sentía algo especial uno por el otro, que terminó con una relación muy bonita, después de unos cuantos meses hablando.

Al cabo del tiempo, Tamara y Pedro formaron su familia, teniendo a sus dos hijos, María y Juan. Estaban muy felices, ya que tenían un buen trabajo y una familia completa. Llegó el día en el que a Pedro murió, ya que tenía una edad superior a Tamara. Estando los niños en el instituto y Tamara en su trabajo, Pedro se quedó aquel día en su casa, ya que estaba enfermo. Llevaba unos días flojisimo en la cama, sin tener ganas ni siquiera de levantarse de la cama. Pedro se levantó por un momento para poder beber agua ya que se encontraba mejor. En el pasillo, empezó a ver doble y este se desmayó y se quedo allí, tumbado y sin respirar. Tamara llamó a Pedro, para ver cómo se encontraba y al ver que Pedro no respondía, preocupada, dejó el colegio y se marchó rápidamente hacia su casa. Al entrar y ver a su marido en mitad del pasillo, llamó al hospital y al instante se lo llevaron. A las pocas horas, los médicos le tuvieron que comunicar a Tamara con muchísima pena que su marido había fallecido y ella, derrumbada, como si el mundo se le hubiera caído encima, colgó y fue como una sensación de quererse morir ella con él, ya que no sabía cómo iba a seguir viviendo sin él, sin que sus hijos sigan teniendo el cariño de un padre, y en especial el de él, ya que ella sabía que iba hacer el mejor cariño que nadie le pueda dar a sus hijos, pero al reflexionar y pensar, en que si seguía pensando en negativo y la viesen sus hijos, los podría preocupar demasiado y perjudicar sus estudios o cualquier cosa mala para ellos, así que pensó en seguir pasando la vida con ellos, con el recuerdo de él.
Correccion: cambio de minúsculas por mayúsculas, de puntos por comas u alrevés, cambio de unas palabras por otras más correctas, y por último falta de tildes en: quería y respondió.

Carta de amor


Hoy he estado pensando en ti, en lo nuestro, en la carta que me escribiste hace dos días... y sigo pensando que lo mejor es que lo dejemos por un tiempo y pensemos en lo que pasa.

La verdad es que no entiendo esto que está pasando últimamente entre los dos. Te noto algo inseguro e incómodo, no sé si tiene que ver algo con lo nuestro, pero si tuviera que ver algo, me gustaría saberlo e intentar poner algún remedio.

¡Qué difícil es todo esto, verdad? Yo sabía que, tarde o temprano, llegaría este momento y, sin embargo, ¡qué complicado me resulta despedirme de ti! A veces, lo mejor es dar la vuelta a la página y empezar de cero, aunque duela... Claro que... ¿cómo no va a doler decirte adiós? Con lo bonito que ha sido todo esto en nuestra corta vida. Quiero que sepas que todo esto me está resultando difícil a mí también, ya que voy a dejar por el camino a la persona que creía que iba a compartir toda una vida, y a la que amaba a más no poder.

Reconozco que amarte ha sido para mí un premio que cualquier persona debería tener, pero que solo lo tengo yo. A pesar de todo lo que pase, siempre voy a recordarte y a recordar aquellos momentos tan mágicos que fueron y que siempre serán en mis recuerdos: nuestros besos, nuestros silencios, nuestras miradas... todos aquellos momentos en los que solo existíamos tú y yo.

Quiero todo lo mejor para ti y para mí; por lo tanto, te digo adiós por un tiempo intentando que algún día se pudiera arreglar todo esto.

Adiós, siempre me va a quedar tu recuerdo.

Corrección: cambio de minúsculas por mayúsculas, cambio de unas palabras por otras más correctas y por último falta de tildes en:sabía, cómo, sabía, está, sé, incómodo y mí.

Diálogo entre moza y mancebo:


Mancebo: No veo que hayan dispuesto el aguamanos.
Moza: ¡Aguamanos! ¿ Con esa salís, marido? Comed y callad, que acostumbrado estaréis a comer sin lavaros.
Mancebo: ¡Lavarme quiero! Que siempre he sido pobre, pero limpio.
Moza: Perdonad que os diga, pero aguamanos acá no hay, marido.
Mancebo: Tan simple como que mi mujer me dé agua a las manos.
Moza: ¿Cree vos que yo estoy dispuesta a hacerlo?
Mancebo: Es lo mínimo que toda moza haría por su marido.
Moza: Perdóneme, marido, pero aquí siempre ha sido al revés. Yo he mandado y a nadie he servido, así que no voy a hacerlo, siendo aquí el pobre usted.
Mancebo: ¿Con que esa tenemos, mujer?
Moza: Claro que sí, marido. Cada uno debe servirse por sí solo, no descartando la posibilidad de que yo estaré ahí para ayudarle como tú a mí, mi marido.
Mancebo: Si mi mujer quiere que así sea, así será.
Moza: Ahora dime, por favor, dónde se encuentra el agua, que yo a por ella iré.
Mancebo: Se halla en el comedor principal, y yo le acompañare si así lo desea.

Corrección: las rayas de los personajes sobran; cambios de palabras por otras mejor expresadas: de comas por puntos o puntos por comas y falta de tildes en "dé", "tú" y "sí".

Mi vida dentro de 15 años


¡Cómo pasa el tiempo de rápido! Cuando menos te lo esperas, ya tienes tu vida resuelta, con niños, con pareja y con trabajo. Todavía recuerdo lo que solía decir de chica: "Estoy deseando hacerme mayor, para no ir más al colegio y para poder hacer lo que quiera". Pero es verdad que cuando te haces mayor, todas aquellas palabras se piensan al revés.

Todavía recuerdo cuando iba al colegio y pasaba aquellas mañana enteras, en mi silla, con mis amigos. Ahora estoy todas las mañanas de un lado para otro, y sin parar. Con aquellos años, lo más importante para mí eran mis padres y estudiar. Lo que siempre he querido ser ha sido sacarme mi buena carrera, cosa que continuamente me decían mis padres. Siempre me he esforzado mucho, y he intentando, cosa que he conseguido, dar todo lo que puedo de mí. Cuanto uno quiere siempre lo consigue. A algunos les costará más y a otros menos, pero si uno se lo propone, siempre lo consigue. Yo me he propuesto sacarme mi buena carrera, cosa de la que ahora mismo estoy muy satisfecha por haberme esforzado.

Mis metas que de chica quería lograr siempre han sido aprender varios idiomas, para poder viajar y seguir estudiando fuera de España. En cambio, así ha sido. Incluso también tengo un grado de Magisterio de idiomas. Siempre me ha gustado esa profesión, incluso mi madre y mi tita son profesoras, cosa que yo también he conseguido.

He estado unos cuantos años viviendo fuera de España, aprendiendo idiomas y conociendo cosas. En parte, ha sido duro, ya que estar unos cuantos años sin estar al lado de mi familia, y de mis amigos no es nada agradable, pero al menos he logrado algo que siempre me ha gustado hacer, viajar.

Ahora estoy viviendo en España, al lado de mi familia y con mi vida resuelta, aunque no ha sido fácil conseguirlo, siempre he tenido algún bache. La verdad es que haber viajado ha sido muy complicado en su momento, ya que la cosa no es que estuviera muy bien, pero entre mis padres y lo que he podido aportar, lo he conseguido.

Tengo mi familia, con un niño de tres años, y espero que mi vida siga por buen camino.

Corrección. Falta de signos de exclamación; cambio de comas por puntos o puntos por comas; de palabras por otras mejor expresadas y falta de tilde en mí.

3º TRIMESTRE


Autorretrato


Los días siempre suelen empezar igual. Lo primero que hacemos es ponernos ante un espejo y mirarnos, una y otra vez. Pero hoy nos ha pedido el profesor que, aparte de mirarnos y poder tirarnos un largo tiempo observándonos en lo que es el físico, intentemos ver nuestro interior y probar, de manera correcta, a describirnos tanto en nuestro físico como en nuestro carácter y nuestra forma de ser.

Lo primero que voy a describir de mí es mi físico. Mi aspecto por fuera es de una chica de 1,66 con unos 14 años, una estatura media y con una piel casi morena. Mis ojos tienen un color marrón aunque en verano se me aclaran un poco, cosa que me gusta; no son muy grandes ni muy chicos, sino medianos. Según con que ánimo me encuentre, pueden estar apagados, lagrimosos, ausentes, tristes... o, por e contrario, expresivos, alegres... Alrededor de estos, están mis largas pestañas y, sobre todo, cuando me echo Rímel, se me alargan algo más. Me encantan que sean así de largas, porque creo que es lo que le da más significado a los ojos, y hacen que los ojos se vean más abiertos.

Sobre los ojos se encuentran mis cejas: son finas, arqueadas y tienen el mismo color que mi cabello, color castaño aunque sean algo más claras. Hablando de mi cabello, aprovecho para decir que es de color castaño, como he dicho antes, cosa que combina muy bien con mi color de piel, ya que rubia, negra o pelirroja, creo que no me quedaría nada bien o igual sí, la cosa es que no estoy acostumbrada. Mi cabello no es largo, pero tampoco es corto. Tiene una medida más bien llegando al pecho, aunque me gustaría que fuese más largo. Está cortado a capas largas y las puntas son finas.

Para terminar con la cara, me falta mi nariz y la boca; no sé muy bien qué podría describir de cada una. Mi nariz no es muy grande y es finita, y en cuanto a mis labios, son finitos, ya que mi boca en sí no es muy grande. Mis labios son de un color rosados, tirando a rojo, por lo que no me gusta pintarme los labios mucho, sino es para algún evento especial. Por último, tengo unas orejas chiquitas, aunque no se me vean mucho, ya que me lo tapa el pelo.

Más abajo, se encuentra el cuello, no es largo ni incluso corto, lo veo de un tamaño algo normal. En él no me suelo colocar ningún tipo de collares, aunque en verano sí me gustan e incluso me los pongo.

La estructura de mi cuerpo es delgado y tiene un color más bien moreno. Mis manos son finas, algo ágiles y chiquitas; los dedos los tengo largos y finos. Lo que más me gusta y me llama la atención de las manos son las uñas. Me gusta tenerlas pintadas para destacarlas, pero aun así las tengo cortas, ya que soy algo ''patosa'' a la hora de cuidármelas para dejármelas largas.

Mis piernas son largas y delgadas y mis pies, pequeños. Tengo el 37 e incluso algunas veces calzo el 38.

Se puede decir que tengo miles de defectos tantos como virtudes, por lo que no soy perfecta. Lo que más me gusta es salir con mis amigas, ya que esas tardes con ellas marcan mucho mi vida porque estando con ellas llego a olvidarme de cualquier problema que tenga y me lo paso muy bien. También me gusta estar y pasar ratos con mi familia.

Soy simpática, y me gusta que la gente lo sea conmigo. También soy alegre, aunque haya momentos en los que esté seria por estar enfadada o por cualquier otra cosa. En ese aspecto puedo decir que soy algo injusta, ya que cuando me encuentro seria, lo llego a pagar con cualquiera aunque no tenga nada que ver.

Me considero algo tímida; no tengo facilidad de soltarme con cualquiera, pero cuando cojo confianza, puedo llegar hacer la más pesada del mundo.

Soy trabajadora; me gusta ayudar a la gente y, sobre todo, ayudo en mi casa aunque algunas veces sea algo ''perrilla'' y mis padres tengan que insistirme varias veces en hacer algo.

Me considero estudiosa, me esfuerzo mucho en mis estudios y siempre intento dar todo lo posible de mí, incluso cuando veo que no lo llego a dar todo, pongo algún remedio.

Soy muy educada con personas que no conozco, porque a la hora de estar en mi casa, tengo que admitir que no siempre me comporto de la manera que debería. Algunas veces puedo pasarme, sobre todo, con mi hermano. Cuando estamos aburridos, no hacemos nada más que chincharnos uno al otro, hasta que mis padres se ponen algo serios.

Soy cariñosa, aunque no tanto. La verdad es que no soy ese tipo de gente que está todo el rato pegado a ti y que cada vez que te ven te dan un beso, aunque sea al poco rato. Pero aun así, algo cariñosa lo soy y más con la gente con la que tengo confianza y, sobre todo, con mi familia.

Puedo decir que soy algo insegura y dubitativa: me cuesta decidirme ante las cosas que se me proponen. Eso sí, cuando tengo algo claro, soy muy cabezota aunque no lleve la razón. Me gusta salirme siempre con la mía.

Algunas veces hablo sin pensar, cosa que después cuando me paro a pensar, me arrepiento mucho por haber hecho o haber dicho algo y ya no hay vuelta atrás.

Me considero amigable, ya que al estar con una persona tres o dos días, le cojo confianza y hasta parece que la conozco de años. Pero también puedo decir que cuando una persona no me cae bien, puedo ser algo antipática aunque es raro que alguien no me caiga bien.

Puedo ser algo enfadona cuando no me agrada algo. Eso sí, me suelo enfadar lo que es 10 minutos, ya que más que enfadarme son cosas que me molestan, nada más. No he llegado a estar enfadada con alguien más de tres o dos días.

Soy muy amiga de mis amigas, y nunca les he mentido, y tampoco soy ese tipo de personas que dicen cosas a la espalda, lo que se puede llamar ser algo ''falsa'' con una amiga. Tampoco me gusta que me hagan eso a mí.

Y así puedo decir muchos defectos y virtudes de mí. No me siento una persona perfecta, simplemente porque no me gusta ser una persona perfecta, me gusta ser tal y como soy, con miles de defectos y miles de virtudes. Tampoco me importa cómo me vean los demás, a algunos les gustará cómo soy y a otros no, pero no es una cosa que me vaya a influir. Yo voy a seguir siendo tal y como soy.

-Corrección: cambio de comas por puntos o puntos por comas, cambios de unas palabras por otras mejor expresadas, falta de tilde en mí, así, más, sé, qué, él, dejármelas, simpática y tímida. Por último, falta de ortografía en "ha" y "he".

Descripción de mi habitación


Estoy aburrida y no sé qué hacer. Voy a empezar con el trabajo de describir mi habitación. De pronto, miro y veo las cuatro paredes que me rodean, llevo mucho tiempo viviendo en mi habitación, pero nunca la he descrito tal y como es. Yo la veo algo normal, ya que estoy acostumbrada.
Mi habitación en sí, es rectangular, más larga que ancha. Incluso se ve más estrecha de lo que es, ya que entre mi cama y mi armario solo hay un pequeño pasillo, desde la puerta hacia el escritorio y esto hace que se vea algo más estrecha. Mis paredes son de color morado claro, más bien tirando para lila. Me siento algo especial, ya que mi casa siempre ha estado pintada en amarillo claro, incluso lo sigue estando, aunque mi cuarto, excepto el salón y los cuartos de baños, son los únicos que están recién pintados, ya que mi cuarto ha sido reformado por completo hace poco. En mi pared cerca de la puerta, tengo un tablón de madera. Cada vez que lo veo me saca una sonrisa cada recuerdo asociado a cada foto.
Mi suelo es lo único que sigue estando como siempre. Es de mármol, en tonos beige. A simple vista, puedo decir que mi cuarto no es que esté muy recogido, ya que me cuesta recogerlo. Sobre todo, la ropa y los libros siempre están por medio, ya que es lo que más suelo utilizar semanalmente.
En mi puerta marrón clarita se puede observar una placa que hay pegada con mi nombre, de la Betty Boop. Esta lleva ya 7 años pegada, me la trajo mi tita de la playa y nunca me ha dado por quitarla. Lo veo algo decorativo para que la puerta no resulte sosa. Por detrás de la puerta hay una percha, donde cuelgo mis bolsos y algunas chaquetas, aunque casi nunca estén ahí, estén más bien por medio.

A la izquierda de la puerta, hay un armario empotrado de color blanco. Este es más bien de todos, ya que mi madre lo ha aprovechado para guardar trastos, por así decirlo y miles de chaquetones de todas las clases. Este armario siempre lo he querido quitar de mi cuarto, para ganar algo más de espacio. Lo bueno que tiene este armario es que, gracias a él, se pueden apartar y recoger los tratos que no nos sirven con frecuencia o más bien para tenerlos recogidos y no verse a simple vista.

Con una separación de unos 60 cm, está ubicado un modulo de color beige, con espaciosos y alargados cajones de distintos tonos de morado: mi cama. En los cajones es donde tengo guardada ropa, juegos, sábanas y miles de libros, cuadernos... de años pasados. En lo alto del módulo está colocado mi colchón. Es lo más cómodo que puede haber en mi cuarto, es nuevo, por lo que no suena ese ruido que en ciertas camas se escuchan por estar estropeadas, cosa que no podría soportar. Lo que más me gusta de él es que cuando te echas, se hunde lentamente y al levantarte, vuelve a su posición. Aquí es donde duermo, obviamente, pero aparte de dormir, leo por las noches. Algunas veces estudio ahí y también como, aunque casi nunca, solo en momentos en los que mi madre no está pendiente, porque si no se enfada, ya que luego es ella la que tiene que lavar las sábanas.

Sobre la cama hay algunos peluches, todos son regalados, por lo que son algo importante para mí. Pero aun así tengo en especial uno que tiene forma de corazón. Es muy importante para mí ya que me lo regaló mi abuelo de pequeña, al que echo en falta siempre. También tengo una cesta de recuerdos de cuando mi madre era pequeña, la tengo en mi cama desde que nací. Ahí de bebé siempre me ha metido mi madre el gel, la colonia, el chupete.. y sigue entando en mi cama, aunque, lógicamente, con otras cosas.

Sobre mi cama, metro hacia arriba, se encuentra una estantería alargada, dividida en tres partes, por unos hierros en forma de arco. En una parte tengo libros, de los pocos que suelo leer; en otra parte, tengo todas mis colonias, ya que entre las que me regalan por los cumpleaños, por reyes... me encuentro con bastantes. Y en la última parte, tengo situado unos altavoces grandes que me los regalaron los reyes, aunque ya están algo estropeados, ya que hace por lo menos unos 2 o 3 años que los tengo.

A continuación de de mi cama, se encuentra mi escritorio en forma de L. Suelo pasar mucho tiempo en él, ya que es donde hago mis tareas, donde cojo el ordenador, donde me pinto las uñas... En lo alto de este tengo miles de cosas, tengo una impresora, aunque esté de decoración, ya que está rota o eso creo. También tengo un ordenador, aunque no sea el que cojo; también puedo decir que lo tengo de decoración. Y, por ultimo, tengo muchos marcos con fotos mías de chica, de mi familia, de mis amigas... Siempre está desordenado, ya que es donde suelo dejar todas las cosas que veo por medio, en un momento dado.

Al final del escritorio tengo unos cajones. En ellos tengo metidos todos mis pequeños trastos, y mis libros y cuadernos que uso normalmente. Puedo decir que son los cajones, que contienen lo que tengo más por medio.
Sobre el escritorio, tengo una amplia ventana. Su forma no es que sea muy normal, ya que la terminación de arriba es en forma de arco. Sobre esta puedo pasarme horas y horas, cotilleando la gente que pasa, ya que da a mi plaza y siempre está llena de personas. Mi ventana me gusta mucho, ya que por ella me entra mucha claridad y me hace ahorrar luz.
Junto a la mesa está situada mi silla, giratoria con ruedas. Creo que ya es hora de comprarme otra porque hace ya mucho tiempo que estoy con ella, y durante este tiempo, alguna vez que otra la he podido utilizar para jugar, por lo que está ya algo estropeada. Es raro el día que no hay ropa sobre ella, y sobre todo las chaquetas en el respaldo. Como dice mi madre, más que una silla parece un perchero. Durante toda la semana voy amontonando ropa, hasta que llega el fin de semana y me encuentro con demasiada ropa amontonada, cosa que a mi madre le pone de los nervios.
Para terminar, frente a dicho modulo, está mi armario. Es al que le tengo más aprecio, ya que es el que más utilizo. Es un armario bastante grande, dividido en dos partes. Una parte está dividida en sí, por estanterías y la otra está compuesta por una barra, donde cuelgo la ropa, con un par de cajones abajo. Tengo metidas las sabanas tanto de verano como de invierno y en la parte de arriba tengo un artillo, en el que tengo más ropa, mi traje y recuerdos de mi comunión. Está lleno de ropa, incluso de ropa que ni me pongo. Delante de mi armario, puedo tirarme horas y horas, eligiendo la ropa que ponerme, aunque no es por el hecho de que no tenga, tener tengo demasiada, sino porque no me decido.

Mi madre cada vez que entra a mi habitación se pone de los nervios, que me transmite a mí. Cuando ve cosas por medio, tiene que recogerlas, y me lo mete donde ella ve, por lo que luego esas cosas no las encuentro, es algo que me da mucho coraje.

Esta habitación, con tantas cosas especiales para mí y donde he podido vivir millones de momentos, es mi dormitorio. Para mí, no es ningún dormitorio de otro mundo, ya que estoy muy acostumbrada. De cada espacio de él he podido sacar algún elemento, que cualquier otra persona no tenga.

Corrección: cambio de puntos por comas, comas por puntos, o cambio de palabras por otras más apropiadas. Falta ''h'' en la palabra "ha" y faltan tildes en "sé", "qué", "así", "módulo", "sábanas", "bebé" y "más".


Lazarillo del siglo XXI


Siempre y ¿dónde no? Por cualquier parte que andes, encuentras personas que debido a una mala vida, han llegado a vivir en la calle, pidiendo lo poco que pueden darle. Con esos trapos sucios, ese aspecto tan mísero..., y ese tipo de persona a la que la gente suele mirar con cara de miedo. Sin embargo, son personas como nosotras, pero que en algún periodo de su vida, han tenido mala suerte que ha llegado a estar como muchos están.

De estas personas llamadas ''vagabundos'', que solo con verlas te hacen pensar en toda la suerte que has llegado a tener, por no estar como él está, tirado en un banco o en cualquier sitio, voy a escribir ahora. Lo peor que le puede pasar a alguien hoy en día es tener que sobrevivir con lo mínimo y pasar hambre. Miles de personas así salen en la tele, contando todas las circunstancias por las que han llegado a vivir de tal modo en la calle, y hoy, viéndolos para poder realizar el trabajo de Lengua, ha habido una, cuya historia me ha llamado la atención, ya que me ha producido una pena inmensa:

-Yo nací en Sevilla, y la verdad es que mi vida nunca ha ido mal. Bueno, no ha ido mal hasta hace ya unos 10 años. Ahora tengo que decir que sí y bastante. Nací como cualquiera otra persona, con una casa, con mis padres, con una familia y sobre todo con el cariño de ellos, ¿qué otra cosa hay más importante en esta vida?

La verdad es que hay gente a la que no le gusta estar con sus padres, gente que le desagrada estar con ellos, o incluso tener una llamada de ellos. Desde que estoy aquí, me da pena cómo algunos niños desaprovechan esas oportunidades de estar con ellos. Todo esto lo digo, porque yo, desgraciadamente, no he podido tener muchos de esos momentos. Para mí, mis padres han sido fundamentales y mi amor hacia ellos lo han tenido siempre. Sin ellos yo no hubiera tenido la poca felicidad, que ha sido maravillosa mientras duró. Y perderlos ha sido lo que ha hecho que llegue a vivir de este modo.

Yo siempre he tenido que vivir con mi abuela. Por una parte, se puede decir que no me arrepiento de haber pasado la vida con ella, porque ella siempre me ha dado lo que he necesitado, lo que incluso he querido por querer, y gracias a ella, también he podido tener ''algo'' de vida, por así decirlo. Pero, por otra parte, siempre me ha dado mucho coraje no poder haber estado con mis padres, y pasar increíbles momentos con ellos, como cualquier persona ha tenido. Todo esto ha sido debido a que mi padre siempre ha trabajado mucho y muy duro, y ha tenido que salir fuera a trabajar. Solo lo veía los veranos, y si venía. Y, por su parte, mi madre, debido a una enfermedad que padecía, ha tenido que pasar años en el hospital. Por lo tanto, yo siempre he vivido con mi abuela , y ella ha sido como otra madre para mí. Aun así, yo siempre visitaba a mi madre, y siempre he estado con ella, hasta sus últimos momentos.

Yo terminé todos mis estudios y me prepare mi carrera de Magisterio, y todo gracias a mi abuela. Enseguida, me independicé, empecé a vivir solo, en donde siempre fue mi casa, ya que se encontraba vacía. Con unos 20 años, mi abuela murió. Para mí, fue la mayor pesadilla de mi vida. Mi padre trabajaba y solo se llegaba los veranos y mi madre, en el hospital, aunque yo sabía que mi madre no estaba bien, y sabía nunca la volvería a ver en mi casa conmigo.Y encima también me dejaba mi abuela: no podía mas, parecía que detrás de uno perdía a otro. Me encontraba solo, sin familia.

Mi situación económica no estaba mal: ganaba un buen sueldo, incluso alto. Pero a mí me afecto muchísimo todo lo que me estaba pasando. Me encontraba solo, a mí me faltaba mi familia, cosa que siempre ha sido fundamental para mí. Yo, sin ellos, no sé cómo reaccionar ante las cosas que me sucedían en la vida. Incluso mis amigos, por la vida que comencé a llevar, me abandonaron. Era todo una pesadilla que nunca creía que me iba a pasar; me sentía marginado, rechazado por todo el mundo.

Todo empeoró un día que estaba en mi casa solo, triste, y todo lo fastidió una asquerosa llamada: me comunicaron el fallecimiento de mi madre. Fue la peor noticia de mi vida, me sentía como si la vida fuese una auténtica mierda, y la verdad es que lo sigo pensando. Si ella no vive, yo tampoco puedo, así que ya pasé de mis estudios y de la vida en general, por lo que me convertí- siento mucha pena al decirlo- en un alcohólico. Me iba de juergas, de fiestas, pasaba la mayor parte del día en la calle, lo que fue un auténtico desastre y afectó a toda mi vida.

La verdad que no es nada agradable lo que hice. Me avergüenzo de mí, porque a causa de eso, todo el dinero que ganaba, no me lo sabía administrar bien y me lo gastaba en los bares. Todo esto tuvo graves consecuencias, que yo mismo sabía que iban a pasar: me quitaron la casa, y mi trabajo, ya que no asistía la mayoría de los días.

Al final, apenas sin darme cuenta, estaba en la calle, sin nada con qué comer, sin nada con qué vivir, solo, parecía como si no existiera, ya que la gente se alejaba de mí y ni se acercaba. Así comenzó mi vida de vagabundo. Desde entonces, no he vuelto a comunicar con mi padre, incluso no se habrá dado ni cuenta. Y desde ahí es donde he llegado hasta este extremo, donde no tengo nada que comer, lo poco que me dan es con lo que me compro algo y puedo sobrevivir.

Sé perfectamente que hay miles y miles como yo, y no es nada agradable: perder una familia y perder todo, hasta llegar a como estoy yo, tirado en la calle.

-Corrección: cambio de palabras por otras más apropiadas. Faltan tildes en "él", "así", "sí", "aún", "fastidió", "auténtico", "detrás", "volvería", "asistía", "sentía", "mayoría", y falta de ''h'' en las palabras "ha" y "hasta"

ViDEO- POEMA




DIARIO DE APRENDIZAJE


El profesor de Lengua nos ha mandado hacer un vídeo- poema. Nos ha entregado unas hojas para que escogiéramos el que más nos gustaba, y nos ha dicho que había que realizarlo en grupos de 2 o 3. Mi grupo está formado por Amanda, Malena y yo. Hemos escogido tres poemas, pero el problema surgió en quedar, por lo que, al final, el vídeo-poema lo realizamos Malena y yo. Aun así, le ayudamos a Amanda y ella a nosotras.

Hemos estado haciéndolo o mejor dicho intentándolo hacer (ya que decidir día para poder quedar ha sido algo complicado-cuando una podía, la otra no podía o al revés-), unas dos semanas antes de la fecha prevista. Finalmente, solo hemos quedado tres días en esas semanas.

El primer día estuvimos escogiendo todas las imágenes y la música. Estuvimos como media hora seleccionado la música, entre las tantas que había, ya que ninguna es que nos llamara mucho la atención. Incluso nos grabamos nuestra voz, algo que ante todo nos pareció, por así decirlo, algo fácil y rápido. Nos faltaba montar la música con las imágenes y subir el vídeo. El problema empezó, cuando al día siguiente, al preguntar a unas compañeras unas pequeñas dudas respecto a las imágenes, comentó el profesor sobre las imágenes libres de derechos de autor. Ahí fue donde tuvimos el más grande error: las imágenes las escogimos al azar, sin mirar si eran tal y como las había pedido, por lo que pensamos que el trabajo realizado aquel día no es que sirviera de mucho, ya que teníamos que buscar de nuevo las imágenes.

El segundo día buscamos imágenes libres de derechos de autor, aunque nos costó e incluso en algunas tenemos cierta duda de que lo sean. También, aprovechando aquel día, comenzamos con Audacity, y ahí es donde se nos presento el siguiente problema: no sabíamos muy bien cómo manejarlo, aunque ya nos lo había explicado lentamente y claramente un compañero en la clase, con lo que se había ganado algunos que otros positivos.

Por tercera vez quedamos, y gracias a las explicaciones que nos comunicó el profesor de que mirásemos en el wiki, pudimos terminar el trabajo, pero solo el poema que recitábamos Malena y yo, ya que Amanda no había quedado, debido a una serie de problemas que le surgieron. Entre que Amanda no había podido quedar y que ya no nos daba tiempo, ella lo recitó sola y buscó las imágenes y la correspondiente música.

Volvimos a quedar otro día para sincronizar las imágenes de su poema con la recitación, ya que a ella no le salía bien, y también para juntar los dos vídeos, con el fin de terminarlos y subirlos. Pero un gran problema nos surgió: al renderizar el vídeo de Amanda en Pitiviti, se desordenaba solo. Nos comentó el profesor que aquel problema era debido a que al hacerlo con el ordenador pequeño y al haber escogido imágenes de gran calidad, durante la renderización se desordenaba. Nos agobiamos mucho, ya que el vídeo no se descargaba bien, y nos podía quitar muchos puntos. El profesor nos ofreció como solución a aquel problema llevarlo el vídeo al instituto, y con un ordenador de allí, renderizarlo ya que iban mas rápidos.

Todo este problema nos surgió un día antes, por lo que esa solución nos daba miedo, ya que no nos podía dar tiempo, y suspender este trabajo. Por eso, como Malena y yo ya teníamos nuestra recitación y faltaba la de Amanda, ya que cuando quedamos un día para terminarlos, ella no pudo venir, Amanda nos dijo que igual haciéndolo ella en su casa y sin tantos problemas para quedar, lo haríamos más rápido. Así se ha hecho y se resolvió el problema.

Al final, mi trabajo ha sido realizado con Malena. Hemos recitado cada una nuestra parte, hemos escogido las imágenes y la música. La explicación del poema ha sido hecha por Malena y por mí, lo que pasa que al creer que yo iba a explicar en un poema de Amanda, nuestra explicación la ha dicho entera Malena, pero aun así es de Malena y mía.

El problema de la explicación Ainoa no es quien la ha grabado. El error ha sido que no es una explicación original, vuestra, sino copiada literalmente de una fuente que no citáis.