Observación de los trabajos de 3º


He estado observando los trabajos de una clase anterior de tercero y la verdad es que me han gustado unos pocos. Lo que más me ha sorprendido es cómo describen su cuarto, de la manera que lo hacen. Yo creo que sería incapaz de hacerlo. El vocabulario que usan no parece de unos niños de nuestra edad. Me he quedado sorprendida de cómo especifican cada cosa que tienen en su cuarto.

Historias de Cronopios y de Famas


He leído cada capítulo del "Manual de instrucciones" y el que más me ha gustado ha sido "Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj", porque yo siempre que he tenido un reloj, solo he pensado en llevarlo puesto y ya está. En este texto me he dado cuenta de que hay que intentar que no se rompa, darle cuerda todos los días, etc. y yo eso lo hacía y lo hago, pero no estoy tan pendiente como de la manera en que se expresa ahí.

La uña de Max Aub (microcuento)


El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro Pérez, enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto como colocaron la losa. Como el féretro era de mala calidad (pidieron el ataúd más barato), la garfa no tuvo dificultad para despuntar deslizándose hacia la pared de la casa. Allí serpenteó hasta la ventana del dormitorio, se metió entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la cómoda hasta el recodo de la pared para seguir tras la mesilla de noche y subir por la orilla del cabecero de la cama. Casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni ¡ay! dijo, para tirarse hacia la de Miguel, traspasándola.
Fue lo menos que pudo hacer el difunto: también es cuerno la uña.

images.jpeg

Babia


Babia es una comarca de la provincia de León, España. Se conoce para la frase de " Estar en Babia ", cuyo significado es hallarse distraído y embobado, y con el pensamiento muy distante de lo que se está tratando.
Busca el origen de esta expresión, que no es el que te he borrado.

Relato a partir de un anuncio




Un niño de corta edad se levantó el día de Reyes, y sin pararse a nada, se fue rápidamente a la mesa donde todos los años ponían sus regalos los supuestos “reyes” , su padre y su madre. Cuando sus padres lo vieron pasar, fueron tras él. Al llegar allí, él se esperaba todo lo que pidió, que era una bicicleta, un ordenador, un juego para la PSP.. y muchas cosas más, y solo vio una simple bolsa, la abrió y era un palo. Se quedó sorprendido porque todos los años sus padres le habían traído todo lo que pedía. Sus padres, antes de que él dijese nada, empezaron a explicarle: "hijo, este año no te hemos podido traer nada de lo que pediste. Hace unos días vinieron unos ladrones a la casa,y nos quitaron todo el dinero que teníamos. Nos quedamos sin nada. Nosotros no te hemos dicho nada para no preocuparte, y como solo se llevaron dinero, sabíamos que no te ibas a dar cuenta. Lo siento muchísimo. El año que viene podrás tener todo lo que quieras".

El niño, sin decir nada, salió corriendo llorando a su habitación, tal como sus padres suponían que iba a hacer. La madre fue a por él, pero no la dejó entrar. Decía que prefería estar solo. Allí, en su cuarto, el niño no paraba de llorar, y al final dejó que su madre entrara. Dentro, le dijo la madre: "Oye, ¿por qué lloras?". Y el niño le dijo que era porque le habían robado y no se lo habían dicho, pero ella se creía que iba a decirle que era porque no tenía sus juguetes y le dijo: "Yo me creía que te importaban más las cosas que habías pedido". El niño respondió: "No, mamá, si no habéis podido, no pasa nada. Lo más importante es que os robaron".

La madre se quedó sorprendida porque con la edad que tenía el niño, ella creía que solo le iban a importar sus cosas. Se reunió con el padre y hablaron. Decidieron pedirle dinero a su madre, la abuela del niño, y comprarle todas las cosas que había pedido. Se lo compraron y el niño se quedó muy feliz.

Mi antropónimo


Después de haber investigado sobre mi nombre, he encontrado cosas que ni yo sabía. Lo primero es el significado etimológico de Amanda, “digna de ser amada”, que es de origen latino. El día de mi santo se celebra el 6 de febrero, cosa que ni yo sabía, y por eso nunca lo he celebrado.

El origen familiar de mi nombre fue decidido por mis padres. Ellos querían que fuera un nombre original, que no se escuchase a menudo. Un día viendo la televisión, la serie “Melrose Place", escucharon el nombre de Amanda, que lo interpretaba Amanda Woodward. Les gustó y decidieron ponerme ese nombre. Siempre me ha gustado mi nombre y principalmente ha sido por eso, porque no lo tenía mucha gente, y nunca he pensado en cambiármelo. Y todavía no sé si se corresponde conmigo, porque no he vivido tantas cosas como para saberlo.

-Consultando la base de datos del INE, he podido obtener lo siguiente:
Total:10.857
Porcentaje:0,512

Edad media:21,3
Córdoba:128
Porcentaje:0,241‰
Santa Cruz De Tenerife:523
Porcentaje:1,019

Década:1990
Córdoba:54
Porcentaje:1,268

Santa Cruz De Tenerife:198
Porcentaje:4,997


Mi nombre lo comparto con 10.857 personas en España, lo que corresponde a un 0,512 por mil, y la edad media de las personas con este nombre es de aproximadamente 21 años. En Córdoba hay 128 personas que se llaman Amanda, con un porcentaje de 0,241 por mil. La ciudad donde se localiza un mayor número porcentual de personas con mi nombre es Santa Cruz De Tenerife, con un1,019 por mil. Por la fecha de nacimiento, los nacidos en la década de 1990 en Córdoba a los que se puso ese nombre fueron 54 personas, un porcentaje de 1,268 por mil y de nuevo en Santa Cruz De Tenerife en la década de 1990 el porcentaje fue de 4,997 por mil.
En consecuencia, mi nombre es nombre "nuevo", según indica la edad media. Es un nombre de poca frecuencia, y Santa Cruz De Tenerife es la provincia donde es más frecuente y estable.

Como personaje histórico, he elegido a Amanda Labarca Hubertson porque me ha gustado las cosas que ha hecho y voy a hablar sobre ella.
Amanda Labarca fue una destacada profesora, escritora, feminista, embajadora y política chilena. Nació en Santiago de Chile. Fueron sus padres Onofre Pinto Pérez de Arce y Sabina Sepúlveda. Cursó sus primeros estudios en un colegio de la calle San Isidro, en Santiago, y luego prosiguió su enseñanza en el Liceo de Isabel Le Brun de Pinochet. Adoptó el apellido Labarca luego de su matrimonio con Guillermo Labarca Hubertson durante un viaje a EEUU, en protesta por la oposición de su familia. Fue la primera latinoamericana en ejercer una cátedra universitaria. Escribió numerosos libros sobre educación y feminismo. Entre sus obras literarias destaca:
“Actividades femeninas en Estados Unidos” (1915)
“Adónde va la mujer” (1934)
“Feminismo contemporáneo” (1948)

Las fuentes consultadas han sido las siguientes:
-He encontrado el significado en http://www.pergaminovirtual.com.ar/nombres/_a.html y http://www.pergaminovirtual.com.ar/nombres/_a.html .
-Las estadísticas de mi nombre las he encontrado en http://www.ine.es/daco/daco42/nombyapel/nombyapel.htm
-He hablado sobre Amanda Labarca buscando información en http://es.wikipedia.org/wiki/Amanda_Labarca


Corrección: sobran comas, faltan puntos, faltan algunos espacios después de los puntos y tendría que haber puesto “de” en vez de “con”. Faltas ortográficas: cambiármelo y más.

Martes


Un día más, me levanto con sueño y sin ganas de nada: un nuevo martes. Para mí es peor el lunes, porque es después del fin de semana, que puedes hacer muchas cosas y no madrugar... Llega el domingo y pienso que el día siguiente es lunes y me deprimo.

El martes la verdad es que no me gusta nada, porque es lo mismo que todos los días. Me levanto a las 7 y media con sueño. Al llegar al instituto, me siento diferente, no sé por qué, pero fuera me comporto de otra manera. Llego y aprovecho los últimos minutos antes de entrar a clase para hablar un poco, pero luego, cuando toca el timbre, pienso en las horas que me quedan para salir del instituto, y por eso, me deprimo. Cada vez que puedo voy mirando la hora, aunque sé que así se me hará más lento, y lo único que pienso es en que llegue el intercambio. Cuando puedo, intento sacar algún tema con mi compañera para que se me haga menos lento, y aunque atienda, la verdad es que no me gusta nada. Prefiero estar hablando a estar así, pero me tengo que aguantar, y aprender lo que pueda. Lo que siempre quiero es que sea viernes y olvidarme del instituto.

Esta es mi rutina de todos los días, pero el martes lo vivo más o menos como el lunes. Hasta que no llega el viernes, no soy yo, por decirlo así.

Positivo


La verdad es que a mí me gusta la idea de tener muchos positivos, pero no sirvo para eso. En otras asignaturas podría conseguirlos mas fácilmente, pero tampoco me ayudarían mucho. En Lengua, te puede ayudar a conseguir 2 puntos, y eso me anima más. Pero la forma de conseguir los positivos, no me gusta nada. Yo no sirvo para escribir, me refiero a los trabajos que manda nuestro profesor. Me cuesta mucho, y me tiro mucho rato pensando en qué puedo poner, pero, por mucho que he hecho, tengo pocos positivos. Si lo hiciera mejor, tendría más, pero no me sale. Alguna vez que otra, en otros trabajos voluntarios, solo por no tener ganas de hacerlo no lo he hecho, pero ahora que veo que solo tengo esos positivos voy a intentar hacerlos todos, esos que, por alguna palabra, ya dice nuestro profesor que hagamos un relato de ello. Espero ganar positivos, porque eso es lo que más intento en la asignatura de Lengua.


El relato del aburrimiento


Un día más, entre mis 6 asignaturas al día, está Lengua. Cuando la clase la tenemos después del recreo, se me hace mucho más aburrida porque lo único que quiero es que llegue la hora de irme a mi casa. Aunque en las primeras horas tengo un poco de sueño, lo llevo mejor.

A primera hora teníamos Biología, otra de mis clases aburridas, porque lo único que hacemos es hablar y hablar y no es nada de divertida.Tocó el timbre, siempre salgo al pasillo para despejarme un poco de la agobiada clase, pero justamente hoy me quedé dentro con mi compañera para ensayar un diálogo de Inglés, ya que quería que me saliese bien. Esos minutos hasta que llega el siguiente profesor se me pasan rápidamente, cosa que no me gusta.

Llegó la hora de Lengua, vi al profesor entrar y pensé, como cada día, “una hora más”. Hoy tocan los grupos sintácticos, cosa que no llevo muy bien. Cuando mis compañeros lo hacen en la pizarra, me entero bien, pero cuando lo tengo que hacer sola, me cuesta. Lo veo un poco difícil, pero no se lo digo al profesor, porque seguramente quiere que salga a la pizarra a ver si me entero, pero así me enteraré menos y no me gusta que me explique delante de todos. Hoy ha salido una compañera a la pizarra para algunas cosas que no entendía y aunque no lo pareciese, me estaba enterando y ahora estoy haciendo algunos ejemplos y, hasta ahora mismo, me entero. A ver si sigo así.

La verdad es que esta clase se me hace mucho menos aburrida que otras clases, porque este profesor tiene otro estilo de hacer las cosas. Muchas veces no entiendo algunas cosas que dice, simplemente por la forma en que lo dice, pero me tengo que acostumbrar porque si no no me enteraré de nada. Esta clase es la única que me río más, porque es en la que se hace más bromas, pero sin pasarse porque saben que fácilmente el profesor les pone ese negativo que nadie quiere. Entre broma y broma, la clase se me hace menos lenta. El profesor se ríe con nosotros, pero a veces, nos pasamos un poco y entiendo que ponga negativos. Acaba la clase y, por fin, digo: "!Una hora menos para el recreo!".

Corrección: faltan algunos puntos y algunas comas. Faltas ortográficas: Lengua, más, Biología, Inglés, tocan, si no, a veces.

Cantiga amorosa


Cuando me enamoro, cuido cada detalle:
un beso robado, una flor encontrada...
¡Así te siento yo!

Cada detalle cuido cuando me enamoro:
un beso robado, una flor hallada...
¡Así te siento yo!

Un beso robado, una flor he encontrado.
Todo es poco para ti, mi enamorado.
¡Así te siento yo!

Un beso robado, una flor hallada
Todo era poco para ti, mi enamorado.
¡Así te siento yo!

Amarte nunca fue difícil, olvidarte sí lo será.
Recuerdo cada beso. ¡Cómo no me he de acordar!
¡Así te siento yo!

Olvidarte no será difícil, amarte sí lo será
Recuerdo cada beso. ¡Cómo no he de recordar!
¡Así te siento yo!

Recuerdo cada beso. ¡Cómo no te has de acordar!
Me enamoré de ti, no sé cómo, pero lo hice.
¡Así te siento yo!

Recuerdo cada beso ¡Cómo no he de recordar!
Me enamoré de ti, no sé cómo, pero pasó.
¡Así te siento yo!



Composición musical: Gymnopedie No. 2 de Erik Satie.

Ortografía corregida


Pelirrojo:

- Mi prima, con el tinte nuevo, es pelirroja.
- El niño se metió con uno que pasaba por ser pelirrojo.
- Para un anuncio buscaron niños rubios, morenos y pelirrojos.

2º Trimestre


Portafolios


He estado revisando todos los trabajos que he hecho durante el trimestre pasado, y me he dado cuenta de cómo he cambiado en la forma de escribir y de expresarme a medida que hacía un trabajo más. En todos los trabajos, he tenido que hablar de algún tema, escribir sobre alguien o cosas parecidas, pero en este trabajo tengo que autoevaluarme a mí misma sobre los trabajos que he realizado.

Por una parte, el trabajo que menos me gusta es el de opinar sobre los trabajos de 3º de un curso pasado, ya que fue el primero que hice. No entendía del todo el trabajo, ya que no estaba acostumbrada, y lo único que pensaba era en sacar buena nota. No dediqué mucho tiempo a él, como en mis posteriores trabajos.

El trabajo que más me gusta es el de mi "Antropónimo". Pude conocer cosas que ni yo sabía de mi nombre, como, por ejemplo, con cuántas personas lo comparto. Sobre todo, me gusta más porque podía hablar de algo mío, en este caso, mi nombre. A causa de esto, saqué una buena nota: la mejor que podía obtener.

No me puedo olvidar de la "Cantiga". Es también uno de los mejores trabajos que he realizado. Le dediqué mucho tiempo, pero me gustó eso de poder hacerlo en pareja y haber echado un rato de risas con mi compañera.

Este trimestre espero conseguir hacer unos mejores trabajos al tener más practica.

Corrección: cambio de comas por puntos y faltan algunas comas. Palabras corregidas: Portafolios, cómo, sabía, cuántas, saqué, pareja y echado.

Relato


Ester es una niña pelirroja, bajita y muy tímida, a la que le cuesta hablar y no se relaciona mucho con nadie. Tiene unos amigos con los que se lleva bastante bien, y que nunca querría perder.

Llega finales de verano y piensa que tiene que empezar el curso, pero ya en el instituto, 1º de la ESO. La idea no le gusta mucho, no solo porque es un curso más difícil, sino porque sabe que no tendrá los mismos compañeros que todos los años pasados.

Se publican las listas, donde vienen todos los compañeros que han caído en su clase, y ella está nerviosa. Al llegar allí, ella no se separa de sus amigos, y lo que más deseaba era que ellos hubieran caído con ella. 1ºB, esa era su clase. Después de revisar la lista, se da cuenta de que no ha caído con ninguno de sus amigos, y tiene ganas de llorar. Al fin y al cabo, se tiene que aguantar porque así es eso.

Entran a clase y no sabe con quién sentarse, pero ve a una niña tímida como ella sola y le dice de sentarse juntas. Al cabo del tiempo, se lleva muy bien con su compañera, pero los de su clase la insultan y lo pasa muy mal.

Se había fijado en un chico muy guapo, que parece que le gusta, pero sabe que él no se va a fijar en ella con las chicas que hay en su clase, todas muy guapas. Un día le escribió una carta, expresando sus sentimientos hacia él. Le dio la carta, y el niño le rompió la carta en su cara, y la insultó. Ella se sentía fatal, salió corriendo de la clase llorando.

Después de 3 años, llega 4º de ESO. Ester ha cambiado, y mucho, ya no es nada tímida, se ha vuelto muy guapa, y muchos chicos van detrás de ella. Llega el día de las listas y le tocó con el niño que le gustaba en 1º, Rodrigo Llamas. Ella después de lo sucedido en primero, lo odiaba mucho; pero veía como se fijaba en ella. Después de unos días de clase, él quería hablar con ella. Según le habían dicho, le gustaba. No se lo podía creer. El
niño que a ella le gustaba, ahora a él le gusta ella. Hablaron. Él le dijo que había cambiado mucho, que ahora está muy guapa, y cosas así. Ella nunca lo perdonaría, y delante de todos los de su clase, dijo gritando que no quería saber nada de él y, al final, el que salió llorando fue él.

Corrección. Cambio de algunas palabras por otras, sobran comas y faltan puntos.

Carta de amor


12 de febrero, pues sí, hace ya 1 mes desde que te hablé por primera vez. Me acuerdo cómo empezó todo, me puse a ver los contactos de unas de mis mejores amigas, y de repente vi tu foto y.. no sé, fue algo así como un flechazo.

Le pedí tu número y al llegar a mi casa, te hablé. Al principio estaba nerviosa, ya que no sabía cómo ibas a responder. El día acabó bien, salió todo mejor de lo que esperaba. Pasaron los días, hasta llegar al punto en el que hablábamos todos los días, todas las noches...

Lo único en que pensaba las 24 horas del día era en ti y cómo estabas y si estabas pensando en mí. Cada vez que pienso en ti, siento mariposas en el estómago, siento cosas que no se pueden explicar así como así.

Puedo ser la persona más feliz del mundo cuando me dices un simple "hola" porque sé que aunque haya sido para solo un segundo, has pensado en mí. Solo espero que esto no quede en un simple recuerdo, que al estar juntos sienta lo mismo que ahora, que te guste tanto como tú a mí, y que me digas esas cosas tan bonitas que me dices todos los días.

Te quiero, aquí, a mi lado..

Corrección: Sobran algunas comas, faltan algunas palabras y signos de puntuación. Faltas ortográficas: cómo, mí, sé y solo.



Diálogo- Mancebo que casó con mujer brava


Pobre: ¡He dicho que vos me lave las manos, y ya!
Mujer: ¿He oído bien? Bien sabe usted que yo soy rica, y bien sabe vos que come sin lavarse, para que ahora tenga yo que lavaros.
Pobre: Se equivoca. señora, pobre soy, pero limpio siempre he sido. Así que como has escuchado, lavarme las manos quiero.
Mujer: No pienso hacerlo, siempre ha sido a mí a la que me han hecho todo y no tengo ninguna obligación en hacérselo a usted, señor.
Pobre: Le propongo un trato...
Mujer: Bueno, escucho.
Pobre: Para que no tengamos ningún problema, si vos lavas mis manos, yo le haré la comida durante el tiempo que quiera.
Mujer: Sí, me parece bien, pero aparte, cada deseo que tenga, usted lo cumplirá, ¿de acuerdo?
Pobre: Vale, entonces usted lavará a mis animales cuando yo quiera.
Mujer: Si así lo quiere, así será.
Pobre: Empieza a cumplir, amada mía.

3º trimestre


Autorretrato


Desde que era pequeña, me han enseñado a describir cosas, lugares o personas, pero nunca me ha dado por describirme a mí misma. Voy a hacerlo de forma ordenada, de arriba a abajo.

Empiezo con mi cara. En general, todos los días suelo pintarme, pero no mucho. Para ir al instituto solo me pongo maquillaje, ya que tengo la piel muy clarita, y aparte para ir a estudiar no me hace falta nada más. Mis ojos no son muy grandes. Tienen un color extraño, por decirlo así: son marrones verdosos, la pupila, marrón y el iris, verde, aunque no lo parezca. En verano, al darme más el sol, hace que sean más verdes, y me gusta. Las cejas son como el complemento de los ojos. Sin ellas los ojos parecerían raros, o eso creo. Lo que más me gusta de mis cejas es que nunca me las he quitado, y aun así no se nota. Tienen una forma fina y el color, es un poco más oscuro que el color de mi pelo. Justamente abajo, están los párpados. Me gustaría tenerlos un poco más grandes, porque cuando me da por pintarme la raya de los ojos, se queda de una forma extraña, y es por eso. Y lo último que complementa al ojo son las pestañas. Son negras y pequeñas, casi no se notan, pero suelo echarme un poco de rimel, y hace que resalten más.

Mi nariz es una de las cosas que no me gusta de mi cara. Para mi gusto es un poco grande, y de forma puntiaguda, pero no del todo, es una forma rara. Las mejillas las tengo suaves, y son blanduzcas. A veces, suelo echarme un poco de colorete para resaltar. Las orejas suelo taparlas con el pelo. Tienen forma puntiaguda aunque estén pegadas, y si fueran más pequeñas, mejor. Por esta razón no suelo hacerme coletas. Solamente en verano y pocas veces. La boca es normal. Los labios son suaves y carnosos. No suelo pintármelos, a veces un poco de brillo nada más. Los dientes no son perfectos... De chica cuando me aburría me tocaba uno de mis dientes, pero ahora me arrepiento porque se nota. Pero, en general, no me quejo, porque nunca he necesitado aparato y más o menos los tengo bien.

Mi pelo es de color castaño, y me gusta. No creo que me quedara bien ser rubia, ni morena. Para mí, ese es el color que me pega. Al ser rizado, parece más corto de lo que es. Me llega más o menos a la altura del pecho, y cuando me lo aliso, solo en ocasiones especiales, tiene un dedo de largo más. Me gusta darle volumen, pero no dura lo que me gustaría. El cuello, para mí, tiene el tamaño adecuado, ni largo ni corto, me gusta.

Mi cuerpo no me agrada del todo. Mi altura es normal, no soy alta ni baja, aunque me gustaría ser un poco más alta. Los brazos son finos. Las manos las tengo pequeñas. Son de color clarito al igual que mi cuerpo, y las uñas las tengo muy cortas, ya que cuando me pongo nerviosa, me las muerdo. Intento no hacerlo y tenerlas largas y bonitas, pero no puedo. Tampoco suelo pintármelas, solo en ocasiones. Las piernas, lo que menos me gusta, son cortas y un poco gruesas. Y eso es mi físico.

Respecto de mi carácter, como cosas positivas, puedo decir que soy alegre, sincera, simpática, generosa y buena persona ante todo. Y como cosas negativas, debo decir que soy vaga, tímida, orgullosa y poco más. No tengo una afición en concreto. Me gusta salir a la calle, sobre todo y escuchar música. Con los compañeros de clase, me llevo bien, con unos más que otros, y no suelo hablar mucho, excepto con mi compañera, con ella hablo todo lo que puedo y más, ya que la conozco de más tiempo y es mi amiga. Con mis amigos, en general, me llevo genial, me lo paso muy bien con ellos, y me gusta pasar tiempo con ellos. Y con mi familia, me llevo bastante bien, con ninguno tengo problemas.

Y así soy yo, pero siempre me hago una pregunta... ¿Cómo me verán los demás?

Corrección: Cambio de algunas palabras por otras, sobran comas y faltan puntos. Faltas ortográficas: aun.

Origen de la expresión "hacer la pelota"


Parece ser que antiguamente se llamaba pelotas a las prostitutas o amantes de los hombres adinerados. Como estas mujeres hacían y decían cosas del agrado de los hombres que las mantenían para que siempre las eligiesen a ellas y no a otras, a quien imitaba esa actitud (a quien hacía y decía lo que querían escuchar los demás para agradarles y poder sacar algún beneficio a cambio) se les llamaba también pelotas.

Fuente: http://erasmusv.wordpress.com/2008/02/01/hacer-la-pelota-o-ser-un-pelota/

Amanda, todo lo que escribas en esta página personal debe ser original y no copia de la fuente.

Descripción de mi habitación


Me despierto en mi cuarto como todos los días, gracias a la alarma de mi móvil. Cada día me cuesta más levantarme y me suelo despertar 10 o 15 minutos después de que suene, aunque vaya con prisas.

Mi cama es pequeña y para mí es muy cómoda, una vez que me echo no hay quien me levante.

A la derecha está la ventana, la que me molesta tanto por las mañanas, ya que entra mucha luz. Ocupa la mitad de la altura de la pared, y está acompañada por unas cortinas de color beige con alguna flor que otra de color granate.

En la pared de enfrente, puedo observar una foto colgada que me trae buenos recuerdos, de cuando era pequeña, con mis amigos del colegio.

Más a la izquierda, hay un perchero, pero no sé ni para qué está, porque suelo colgar las chaquetas en el armario. Al lado, hay un armario empotrado, que lo utilizo para mis zapatos y también para colgar algún vestido que otro. Es bastante grande y de color blanco, y está justo detrás de la puerta.

Detrás de mi cama, hay un mueble que está unido al escritorio, donde está mi ordenador, que lo uso poco, una impresora, una televisión que rara vez enciendo, y un armario de juguete que me regalaron de pequeña, donde guardo anillos, pulseras, etc.

Encima del escritorio, están colgadas una especie de estanterías, donde guardo la ropa que no utilizo, ya sea la de invierno cuando sea verano, o la de verano cuando sea invierno, y en una de las puertas también guardo una maleta pequeña que la uso a veces. En el tirador que uso para abrir esas pequeñas puertas, hay colgada una medalla que me dieron en 6º de Primaria por ganar un partido de voleibol, y siempre lo he guardado.

En esa misma pared, está colgado un tablón de madera que me trae muchos recuerdos. Es un regalo que me hicieron unas amigas mías al venirme a Córdoba, de despedida, y me alegra mucho cada vez que lo veo. Está lleno de fotos con ellas, y muchas frases bonitas, me encanta.

Enfrente, hay una silla que tengo desde que era pequeña. Es verde y tiene forma de mano gigante: me gusta mucho.

Y al entrar desde la puerta a mi cuarto, justo a la derecha, está mi armario, no sé qué haría sin él. Es grande, de color marrón claro, y tiene dos cajones grandes, marrones también, pero con una parte azul y dos flores en cada uno de ellos, de color rosa, y ahí es donde suelo guardar pijamas, pañuelos, etc. Tengo mucha ropa, mucha de ella ni la uso, pero la dejo ahí.

Y así es mi cuarto nunca me había dado por describirlo, pero ahora ya sé más detalladamente cómo es.

Corrección: cambio de algunas palabras por otras, beige, sobran comas y faltan puntos. Tildes: está, algún, qué y sé.

Lazarillo del siglo XXI


Nadie en este mundo podría imaginarse lo que yo era. Me llamo Federico Fernández y nací el 5 de agosto de 1975. De niño podría decir que era el más feliz del mundo. Vivía en Barcelona. Mi padre era abogado, y le iba genial en su trabajo. Mi madre era enfermera, y también le iba bastante bien. No faltaba el dinero en casa: cada cosa que quería, la tenía. Muchos me tenían envidia, ya que decían que era rico, pero aun así yo no me lo consideraba.

Hasta los 10 años, tengo recuerdos bastantes buenos, pero a partir de ahí, empezó lo malo. Era como si de repente todo cambiase. A mi padre lo despidieron de su trabajo. En ese momento notamos la diferencia, pero no nos preocupamos porque mi madre era enfermera y ganaba el dinero suficiente. Y cuando pasaron unos años, no muchos, también despidieron a mi madre. Fue lo peor que pudo pasar.

Mis padres siempre tenían dinero ahorrado, pero tarde o temprano se iba a acabar, y ninguno encontraba trabajo en esos tiempos. Pasaron unos meses, y el dinero se acabó. Sí, parece extraño, pero así es. La casa no estaba pagada, y como no podíamos pagarla, nos la quitaron. No me lo podía creer... No teníamos a nadie y, finalmente, terminamos viviendo en la calle.

¿Cómo era posible? De ser un niño casi rico, a ser un pobre más de los que me asustaba en la calle. Ya, pasados unos años, me acostumbré a vivir en la calle, a aguantar el frío de las noches, a dormir entre cartones... Y ahora a mis 39 años, aquí sigo, en la calle. sin nada ni nadie.

Me acuerdo que de pequeño, con todo el dinero que tenía, nunca le daba dinero a los pobres de la calle. Cuando veía uno, salía corriendo, pero ahora me arrepiento, ya que soy uno de ellos. Y por eso, por muy bien que te vaya en la vida, nunca sabes cómo puedes acabar.

Corrección: cambio de algunos signos de puntuación:sobran algunas comas y faltan algunos puntos. Palabras corregidas: aun, lo y cómo.

Vídeo-poemas




panta 1.jpg
panta 2.jpg
panta 3.jpg
panta.jpg