Evaluación sobre un wiki de 3º de ESO


Estaba ojeando la pagina que nos proporcionaste hoy, y me he dado cuenta de la explicación que han realizado sobre los objetos que se encuentran en su habitación. Me he sentido anonadada de la descripción que han hecho, yo seria incapaz de realizarla, debido a que todavía no tengo un don de palabra muy amplio, pero que creo que es lo suficiente.

También me he pasado por alguna que otra página de compañeros del año pasado, y me he dado cuenta de que la canción favorita de Claudia es la misma que la mía. Y comparto la opinión que ha realizado sobre la canción. Te das cuenta cómo, poco a poco, los jóvenes nos vamos enamorando, no siempre sale bien, y no todo es siempre bonito. Por eso la canción cuenta una historia de amor de la película "3 metros sobre el cielo", que relata cada situación que le pasa a la pareja. Creo que a todo el mundo no le gustara la melodía que tiene, pero la canción define a muchas personas.

Historia de Cronopios y Famas de Julio Cortázar (1962)


De los pequeños fragmentos que estaba leyendo de Julio Cortázar lo que más me ha gustado ha sido el fragmento de "Instrucciones sobre la forma de tener miedo". Si te paras a pensar, te das cuenta de que son cosas que nos pasan habitualmente. Lo que más me ha llamado la atención ha sido lo que sucede en La Plaza de Quirinal, en Roma. Me gustaría estar ahí yo sola sin ninguna persona ajena a mí.

La familia dedo


Como todo el mundo sabe, los cinco dedos de la mano son una familia. ¿Qué pasaría si uno de ellos se muriera?

Una mañana temprano, Corazón y Pulgar iban camino a la mina para poder sacar algo de dinero, y así comprar la comida de todo el mes. Estando Corazón y Pulgar en el Mercadona, llamó Índice un poco sofocado:
- Corazón, ¡tienes que ayudarme!
- ¿Qué te pasa, Índice? Dime.
- He tenido un accidente y Meñique me va a llevar al hospital, es muy grave.
- No te preocupes. De inmediato estamos Pulgar y yo allí contigo.

A los cinco minutos llegaron y vieron a Índice postrado en una cama y con una vía puesta. Hablaron con el médico, quien les dijo que no tenía muchas posibilidades de salir vivo de la operación. A la hora aproximadamente, reapareció el médico y les dio la angustiosa noticia: Indice no había podido salir de aquella tan complicada operación...
Llamaron a la familia Dedo y todos tomaron una decisión: decidieron morir todos, porque una mano sin un dedo no es nada.

Y así fue el trágico final de la familia Dedo.

dedos_con_vida2.jpg


La uña. Max Aub (microcuento)


El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro Pérez, enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto como colocaron la losa. Como el féretro era de mala calidad (pidieron el ataúd más barato) la garfa no tuvo dificultad para despuntar deslizándose hacia la pared de la casa. Allí serpenteó hasta la ventana del dormitorio, se metió entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la cómoda hasta el recodo de la pared para seguir tras la mesilla de noche y subir por la orilla del cabecero de la cama. Casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni ¡ay! dijo, para tirarse hacia la de Miguel, traspasándola.
Fue lo menos que pudo hacer el difunto: también es cuerno la uña.
Imagen25.jpg

Relato desde un anuncio


Un día normal de invierno Ana, Juan y su madre Lucía disfrutaron de una preciosa jornada en la "Ciudad de los niños". La gente envidiaba la relación que Ana tenía con su madre, pero nadie de verdad sabía lo que a esa pequeña familia le pasaba. Juan, el hermano pequeño de tan solo 2 años, no sabía nada de lo que ocurría. Él lo veía todo demasiado bonito a diferencia de como era en realidad ... La familia estaba pasando una mala racha como muchas familias de nuestro país y estaba claro que ahora era su peor momento. Ana se daba cuenta de las cosas y Lucía se daba cuenta de que Ana no era tonta, que sabía todo lo que estaba pasando, y no sabía qué hacer.

Llegaron a casa y Lucía fue a bañar a los niños, ya que, como es normal, venían sudados de haber corrido y jugado tanto. Cuando los niños se estaban quitando la ropa para entrar en la ducha, al abrir el grifo, vieron cómo de allí no salía agua. Les habían cortado el agua debido a que no habían pagado las facturas del consumo del agua. Lucía intentó buscar alguna excusa, que le fue casi imposible, pero, finalmente, la halló. Le dijo a Juan y a Ana que habían cortado el agua por las obras que estaban realizando en la calle de enfrente. Por algún despiste, habían tocado una tubería, dejando sin agua a todo el vecindario. Y así les dijo que no podrían ducharse y los niños asintieron, sabiendo que no había otra cosa que hacer.

Llegó la noche y con ella la parte más difícil del día para Lucía: decirle a sus hijos que no tenían dinero para poder hacer una buena cena, como hacía varios años atrás. Ana preguntó qué había de comer. Su madre, con lágrimas en los ojos, le respondió que un "bocadillo mágico", que era pan con pan y se imaginaba lo que había dentro. La niña se imaginó que el bocadillo era de beicon, pero no se lo comió porque no podía imaginárselo de beicon porque no lo era, de modo que se acostó en la cama sin cenar.

Casi a la hora de acostarse llegó Luis, el padre de Juan y Ana y el marido de Lucía, con unas bolsitas de un papel muy colorido. Saludó a su esposa con un beso en la mejilla y subió corriendo al cuarto de los niños. Les dijo que traía un regalo y eran dos bocatas de beicon, que le había regalado su jefe sabiendo la situación de la familia.

El jefe de Luis hizo todo lo posible para que esa familia siguiera adelante y hoy la vida le ha sonreído y se encuentran mejor que nunca. La familia se dio cuenta de que nada es imposible.

Antropónimos- Significado de tu nombre.

Mi nombre es Lidia, la forma latina del nombre griego Lydia. Lydius era el gentilicio gentilicio de las personas procedentes de Lidia, una región histórica del Asia Menor.

Me llamo así, debido a que mi madre no quería un nombre normal y corriente. Quería alguno que hiciera destacar, que no hubiera mucha gente que se llamase así. No es un nombre raro, pero no todo el mundo decide ponerle a su hija el nombre de "Lydia". Mis padres estaban entre la elección de "Lucía" o "Antonia", y llegaron a la conclusión de que mi nombre correspondería con mi persona, y hoy día siguen pensando que mi nombre se corresponde conmigo.
Yo pienso que mi nombre tiene mucho que ver conmigo, debido a los gustos y pensamientos que tengo. Me defino como una persona segura de sí misma, responsable, amiga de mis amigos, luchadora, un tanto introvertida y muy charlatana, un poco alocada, pero con las ideas muy claras. En el amor soy muy detallista y atenta a mi pareja. Soy un poco desordenada, pero me gusta ver mis cosas bien hechas. Me importa la impresión que se lleva la gente de mí, e intento ser lo mejor que puedo. Pienso que mi número de la suerte es el 26 y el 4, me suelen pasar cosas buenas esos días.

Nombre: LYDIA (edad media: 24,1 años
Provincia
Total
Por mil (‰)
Total en España
9.675
0,404
Córdoba
142
0,347
Madrid
2.020
0,6
He encontrado estas mujeres con el mismo nombre que yo:
-Lydia Bosch, actriz española del año 1963, procedente de Barcelona.
-Lydia Lozano, periodista española del año 1960, nacida en Madrid Capital.
-Lydia Lunch, cantante de origen estadounidense, procedente del año 1959.

Lydia Boquera de Buen,también conocida como Lydia Bosch, es una famosa actriz y presentadora de televisión. Salto a la fama debido al programa "Un, dos, tres". Aquí dejo una foto, para conocer a este personaje:
Lydia_Bosch.jpg

He encontrado el jeroglífico de mi nombre:

lydia.jpg
Fuentes:

El prisionero


¿Nunca has sentido esa sensación de cosquilleo cuando ves a una persona?¿Nunca te has parado a pensar si la persona que te gusta, en ese preciso instante está pensando en ti? ¿Nunca te has parado a pensar lo feliz que serías si le dijeras a esa persona lo que sientes? Y sí, la verdad es que lo hice. Redacté todos mis sentimientos uno a uno, a una persona de la que hoy estoy orgullosa de tenerla a mi lado. "No tengas miedo a decirme lo que sientes",me dijo. Y sí, todos tenemos miedo a ser rechazados, a no ser el tipo de persona que le gusta, pero tienes que ser tú misma. No debes cambiar por la opinión de nadie, ya que nadie es perfecto.

Lo dije todo y todo cambió. Todo era bonito, pero llegaron días malos como a toda relación le pasa. Lo admito, tengo mucho orgullo, aunque por algunas personas lo pierda. No soy fácil de dar mi brazo a torcer. He intentado hacer todo lo posible para no enfadarme tanto como lo hago,pero somos dos personas con un mismo carácter, y muy fuerte, y la verdad es que empeora las cosas.

Siempre piensas en tener un novio perfecto, un príncipe azul, pero tienes que saber que los príncipes azules no existen, solo es un prototipo de chico, que no siempre es el más adecuado. Yo prefiero una persona que entienda lo que estoy pensando con solo mirarme, que no me falle cuando lo necesite, que si no está en los malos momentos, en los buenos sobra.

Me di cuenta que estaba enamorada cuando tuve miedo de perderle, de que alguien más llegara a su vida y que yo solo fuera un recuerdo. Por eso, me di cuenta de que había sentido lo que es el amor. Después de siete meses, lo voy conociendo, voy sabiendo sus gustos, las cosas que odia, las que le hacen llorar... Es el tipo de persona que considero muy fuerte, debido a que le falta una persona que es esencial en su vida, su padre. Ha sabido salir adelante después de muchas cosas, y estoy muy orgullosa de él.

Hace siete meses le dije que podía contar conmigo para todo lo que quisiera, que sería el tipo de novia que no le fallaría, que le escucharía siempre que estuviese mal, que le diría las cosas como son, y sobre todo que no le engañaría. Es una persona dos años mayor, y desde mi punto de vista, pienso que es más maduro que yo. Él mira la vida de otra forma, y me está enseñando a mirarla a mí también así. Soy muy inocente, pero también es verdad que tengo catorce años, y que a lo largo de mi vida me quedan miles de cosas que aprender. Después de todo esto, quiero que sepáis que nunca tengáis miedo a decir lo que sentís. Cada uno es libre, pero tú no eliges a quién amar: el corazón dicta por sí solo.

Ortografía corregida


Si hubiera sabido las preguntas del examen, no hubiera suspendido.
¡Ojalá hubiera nocilla para merendar!
Si ella hubiera nacido antes, sería mayor que yo.

-¿Sabes el teléfono de Juan?
Seguro que sabes cómo hacer el trabajo.
¿Todavía no sabes qué día será el examen?

Martes


Un día como otro cualquiera, me levanto, abro mi persiana y es un día normal o, al menos, eso parece. Me levanto, como siempre, apresurada, debido a que por las mañanas hago las cosas más lentas que habitualmente. Es lógico: tengo sueño. Me pongo mi música y me motivo, y me voy haciendo a la idea de que ya mismo llega el viernes, que son solo 4 días y 3 para descansar.
Llego al instituto y mis amigas me deprimen, en serio. Están todas calladas, medio durmiendo y llego yo riéndome y haciendo el tonto, menos mal que está Irene que es la única que a las ocho y cuarto de la mañana me sigue el "rollo".
Los martes es uno de los días que más me gustan. Siempre me suele pasar algo interesante en ese día, y este martes día 12, como era lógico, también. Llegó la tercera hora y teníamos con nuestro profesor de Lengua. Él dice que nos aburrimos, pero yo pienso que no. Es una materia totalmente diferente a como la habíamos trabajado en otros años, y me llama la atención. Estuvimos hablando sobre cosas que eran necesarias para nuestro temario, y como es normal en nuestro profesor, a partir de algún comentario que hacemos, nos hace escribir en la wiki para conseguir algún que otro positivo. Nos dijo que teníamos que hacer un pequeño cuento "Martes", y aquí estoy intentando escribir algo sobre ese día, y esto es todo lo que puede decir.

La niña del positivo:


Lo admito, yo misma lo admito. Estamos locos por conseguir un positivo, cueste lo que cueste. Y nos picamos para ver quién consigue
más y la verdad es que muy fácil de conseguir no es. Nos volvemos locos, como una mujer en una tienda de ropa, como un hombre en un partido de
fútbol, como un niño chico en una tienda de juguetes, pero nosotros... ¡SOMOS PEORES!.
Nuestro profesor se cabrea, nos pone caras raras, hace muecas y nosotros intentamos controlarnos, pero nuestras ansias por positivos nos
pueden, y nos afecta. Hasta que llegó el día en el que se cansó. Nos hizo escribir un relato de "la niña del positivo"; ¡tanto es su cansancio que decide ponernos trabajos para quedarnos callados,y poder conseguir positivos! Tan pronto como el profesor propone realizar una tarea, todos tenemos la mano levantada, pero alguna que otra vez no lo hacemos bien, y como es normal, reclamamos aunque sea medio positivo por el hecho de intentarlo, pero pocas veces nos hace caso, y nos alteramos. Nos entra una furia por dentro, que nos hace rabiar, y esperar a poder realizar otro trabajo para ganarlo.

¿Qué significa expresión "estar en Babia?


"Estar en babia" es una expresión muy habitual, que todo el mundo dice muy a menudo, pero pocas personas saben realmente lo que
significa, y hoy me he preguntado... ¿qué es estar en Babia?
Antiguamente, en la Edad Media, los reyes de León escogían este lugar, como lugar de reposo. Allí podían alejarse de las tareas cotidianas
de la corte. Según la tradición, esto originó el dicho de "estar en Babia" ya que cuando en la corte del reino alguien reclamaba al rey, los ministros contestaban: «El rey está en Babia». Hoy la expresión «estar en Babia» define a cualquier persona distraída o ausente.

http://es.wikipedia.org/wiki/Babia

Relato del niño aburrido


Un día normal me levanto con prisa, como siempre. Voy corriendo al cuarto de baño y, como es normal, está siempre ocupado. Tendré que esperar; no me queda otra opción. Cuando se queda libre, me peino y me pinto lo más rápido posible, y con el pijama puesto, voy corriendo al salón, me siento en el sofá y me tomo mi desayuno. Al terminar, me voy a mi dormitorio, lo recojo así por lo alto y me visto.

Mi madre me mete prisa, pero no se pone en mi situación. No sabe que me espera un aburridísimo día, un día lleno de materias que algunas me gustan y otras no tanto, pero es mi obligación y tengo que realizarlas. Mientras vamos en el coche, mis tres compañeras de clase y yo
vamos hablando de lo que nos toca a primera hora, y yo dije que hoy, al ser jueves, tocaba Lectura.

Algunos compañeros de clase, no me son de agrado, pero tengo que acostumbrarme ,debido a que tendré que estar con ellos un curso entero, y la verdad es que no me va a resultar fácil. Al sentarme en mi silla, me voy haciendo la idea de que solo queda un día para mi ansiado "VIERNES" y se me hace el día más ameno. Llega nuestro tutor y nos da nuestra habitual clase de Francés, pero viene con una cara no muy normal y nos comunica que se encuentra anonadado con los resultados de los exámenes que habíamos realizado una semana antes.

El día no empieza bien, y espero que pasen las dos segundas horas un poco mas rápido, para poder despejarme en el recreo con mis amigas. Igual que llego el recreo también se fue, y me quedaban tres horas por delante. Al llegar del recreo nos sentamos en nuestras correspondientes
mesas y el profesor de Lengua nos dice que tenemos que sacar los libros de lectura, que es lo que tocaba hoy.

Al empezar la clase, el profesor decide que tengo que realizar una pregunta si quiero ganarme un positivo, y a mí eso de explicarme no se me da bien, y el profesor me informa de que debería hacerlo mejor o me pondría un negativo e intenté hacerlo lo mejor que pude. Al terminar la clase, mis compañeros y yo dijimos entre nosotros lo aburrida que nos ha resultado la clase y esperamos con ansias que las siguientes cambiasen.

Y así es mi día a día. Algunos cambian, otros siguen totalmente iguales, pero, por fin, ha llegado el viernes, y espero disfrutarlo al máximo.

CANTIGA DEL CAMINO




Caminad conmigo que la bruma aparece temprano;
el paso es sereno y pausado, el bosque nos acoge.
TODO PARECE DISTINTO.

Caminad conmigo que la bruma temprano aparece;
el paso es sereno y pausado,el bosque nos recibe.
TODO PARECE DISTINTO.

El paso es sereno y pausado, el bosque nos acogió;
con tenues rayos de sol, la mañana despierta.
TODO PARECE DISTINTO.

El paso es sereno y pausado, el bosque nos recibe;
con tenues rayos de sol, la mañana bosteza.
TODO PARECE DISTINTO.

Junto a mí, amigo, que todo parece tranquilo.
Caminemos unidos ya que el destino así lo ha decidido.
TODO PARECE DISTINTO.

Junto a mí, amigo, que todo tranquilo parece.
Caminemos unidos ya que el destino así lo ha querido.
TODO PARECE DISTINTO.

Caminemos unidos ya que el destino así lo decidió;
Que por la mañana bien temprano todavía no ha amanecido.
TODO PARECE DISTINTO.

Caminemos unidos ya que el destino así lo ha querido;
Que por la mañana bien temprano todavía no ha florecido.
TODO PARECE DISTINTO.

Título de la composición musical: It hurts de Stefano Mocini.

2º Trimestre


PORTAFOLIOS


Aquí está la primera tarea del trimestre que el profesor de Lengua ha dispuesto para conseguir algún que otro positivo, eso que tanto nos gusta. Esto no es una cosa habitual que hemos hecho todos los años, cada año es una cosa diferente y este año para mí es totalmente distinto. Opino que esto no es una cosa fácil, tienes que pensar y "comerte el coco" miles de veces, y al fin y al cabo todo el mundo somos capaces de realizar mejor o peor las mismas cosas.

Mi trabajo ha ido evolucionando, cada vez he ido realizando mejor las tareas, pensando antes de escribir para no decir alguna tontería. Noto cómo después de un trimestre, mi vocabulario es más amplio y escribo lo que realmente siento dentro de mí.

El trabajo que más me ha gustado ha sido sinceramente el de la "Cantiga". ¿Por qué me ha gustado? Porque no tenía ni idea de lo divertido que puede llegar a ser una simple tarea de clase. Ha sido en trabajo al que he tenido que dedicar varios días y unas cuantas horas, pero, como pude comprobar, el resultado fue bueno y la calificación aun mejor.

Corrección ortográfica: cambiar palabras como ("aquí", "Lengua"..) y sustituir por aquellas que combinaban más que las que yo había puesto, como "dispuesto", "positivo", "eso", "opino", "comerte el coco", "el" por "al", etc.). Y, por último, se han corregido las palabras a las que no les he puesto su correspondiente tilde (¿cuáles?) y cambiar de sitio las tildes que no estaban bien colocadas.

RELATO:


Soraya era una chica un tanto tímida, muy alta para sus 13 años de edad, morena y muy vivaracha con un don que solo poseía ella. Parece una chavala normal como cualquier otra, pero solo su mejor amigo, del que está enamorada, sabe todo lo que nadie más debe saber. No entiende por qué tiene que tener ese don. A todas las personas le gustaría tenerlo, pero ella piensa que es una cosa que no te deja vivir tranquila, y no entiende por qué le ha tocado a ella. Su don es ver lo que pasa en un futuro cercano y una noche ocurrió algo que nunca le había pasado.

Estaba echada en la cama mientras leía su libro favorito, cosa que solía hacer todas y cada una de las noches. De repente, su vista se nubla y ve una capa negra que la envuelve, que no le deja respirar, y a partir de ahí pasa algo fascinante. Se despierta dentro de su visión y ve que está en mitad de un mundo paralelo, donde las cosas son totalmente diferentes, todo es al revés y no encuentra la manera de poder salir de ahí. Algo hace que pueda ver con más claridad y se frota con brusquedad los ojos, intentando despertarse, pero no hay manera. Se sienta en un pequeño escalón y divisa todo lo que había a su alrededor, personas un tanto raras, perros que nunca había visto y, extrañamente, aparece su mejor amigo. Ella corre rápidamente hacia él para poder contarle lo que le está sucediendo y no duda en decirle algunas palabras:
-Gonzalo, no sabes cuánto me ayuda tenerte aquí conmigo. No sabes la falta que me haces. Me está ocurriendo algo que nunca antes me había pasado. Gonzalo la mira extrañado y le pregunta con brusquedad.
- Mmm, perdona, ¿te conozco?

Soraya rompe a llorar. No podía creer que en ese mundo paralelo su mejor amigo no sepa quién es y se siente más desilusionada que nunca.

-Gonzalo, soy yo, Soraya. ¿No te acuerdas de mí?
- Perdona, no te conozco. Debo marcharme, lo siento.

Soraya, anegado su rostro en lágrimas, deja que su amigo se marche, pensando que para él ella era una auténtica desconocida. Pasaron varias horas y no despertaba. Intentó buscar ayuda, pero si le contaba a alguien lo que le había ocurrido no la creerían y tenía que apañárselas ella sola para poder encontrar la salida de aquel sueño donde, sin querer, se había metido. Al cabo del tiempo, pasó una persona que la miraba de arriba abajo, y no le apartaba la vista. Su cara le era familiar, más bien era un clon de ella y se acerca corriendo sin dudarlo.
-Hola, nunca te había visto por aquí, ¿puedo ayudarte en algo?
-Tu ayuda me serviría de mucho. No creo que creas lo que me ha pasado, pero no pierdo nada contándotelo.

Soraya le cuenta su historia y la chavala la mira, como si no le resultara raro.

- Pensaba que tu reacción sería distinta y veo que no..
- Es que sé lo que ocurre, sé dónde vives, tu nombre, lo sé todo de ti. Mírame, ¿no te parece que somos iguales?
- Pues ahora que lo pienso, eres igual que yo. Tienes mi mismo pelo, mi misma cara, mis mismos ojos. Cualquiera diría que somos hermanas.
- Es así, somos iguales. Afirma la chavala.
- ¿Te importaría explicarme por qué lo sabes todo de mí?
- Esto es un mundo paralelo, todo es lo mismo, pero cambiando en algo insignificante. Hay las mismas personas que en La Tierra, pero cambian de forma de vestir.
- ¿Quieres decir que somos la misma persona, pero en diferente mundo? Pregunta Soraya impactada.
- Sí, tú eres yo, pero en otro mundo. Por eso, desde que te he visto lo sabía; por eso, he ido corriendo hacia ti. Podría ayudarte a volver a tu mundo, ¿te apetece?

Soraya, muy feliz, asiente sin pensarlo dos veces.

En menos de media hora, estaban en una especie de local y en mitad había una mujer con una cinta roja en el pelo, y una caja que contenía algo que nos iba a enseñar. La chavala le cuenta la historia de Soraya y dice unas palabras.
- AGALISKUA
Soraya abre los ojos y ve que está en su habitación, echada en la cama, leyendo su libro y suspira porque todo ha vuelto a la normalidad.

Correción: palabras con tilde: tenía, sé, Mírame, qué, está, etc. Modificiacion de palabras por otras más adecuadas: es que sé, chavala, sé dónde. Cambio del orden de las palabras: mucho. No, despertaba. Intentó, es que sé, echada en la cama. Leyendo.

CARTA DE AMOR


No sé cómo expresar bien lo que siento: es muy difícil explicar con palabras lo que de verdad sientes. Soy de ese tipo de personas que prefiere demostrar lo que siente con hechos que no con palabras. Lo fácil es decir "te quiero"y lo difícil es demostrarlo. Cuando digo te quiero, es porque estoy segura de que de verdad lo siento, y por ti lo repetiría una y mil veces más.

¡Cómo cuesta encontrar a una persona que lo sepa todo de ti, que después de saber los miles de defectos que tienes siga pensando que eres increíble! Es muy difícil y yo por suerte te encontré hace aproximadamente un año. La verdad es que cuanto más buscas, menos encuentras; yo no quería enamorarme y de hecho, me costó hacerlo. Somos dos personas iguales, pero en distintos sexos.

Sabía desde el primer momento el tipo de persona que eras, y lo mucho que podría llegar a enamorarme de ti, y, mírame, hoy pienso que eres la casualidad más bonita que llegó a mi vida. Desde mi punto de vista, una relación sin peleas no es una relación, y nuestra relación no es la más perfecta ni pacífica:tenemos nuestros más y nuestros menos, pero, sea como sea, conseguimos salir de todas.

Después de la tempestad llega la calma, y sé que muchas veces pierdo los papeles. Me cuesta controlar el carácter tan fuerte que tengo, pero sabes cómo entenderme hasta en los días que me encuentro más insoportable.

¿Miedo?, ¿miedo de qué? Sí, de lo único que tengo miedo es de perderte, de despertarme y que ya no estés, de que tus caricias ya no sean para mí, de que por la mañana no tenga ningún mensaje tuyo.

Me he dado cuenta de que si no es contigo, no será con nadie. Contigo he compartido demasiadas cosas: mis primeras veces, mis triunfos y mis caídas, mis miedos y mis alegrías, mis ganas de reír y mis ganas de llorar, pero, quiera o no, han sido junto a ti.

Soy celosa, ¿y qué? Lo mío es mío, y nadie tiene derecho de quitármelo. Soy posesiva, sí, pero lo que he vivido contigo es demasiado bonito como para que se acabe, y desde luego no me voy a permitir ese lujo. De 365 días al año, he estado contigo 366. Te he dado lo mejor de mí y pienso hacerlo mucho tiempo más.

Soy demasiado melosa y también demasiado borde, soy un poco bipolar, pero ni te imaginas el cosquilleo que me entra nada más saber que nos vemos, que puedo abrazarte, que puedo sentirte.

El amor llega y te deja huella, y has dejado en mí una huella que nadie ni nada nunca va a ser capaz de borrar. No tengo palabras para explicar lo que siento: todo, comparado contigo, es pequeño, porque no vales oro; sinceramente, no tienes precio. Eres tan grande que no sé expresarte mi aprecio.

No te puedo asegurar un "siempre". Con el paso del tiempo hay personas que se van y otras que llegan, y puede ser que en tu vida entre otra persona que ocupe mi lugar, y entonces... ¿qué hago yo? Dártelo todo y quedarme sola y con las manos vacías, eres el aire que respiro, la debilidad que más me encanta, y lucharía por ti aunque muera en la batalla.

Tenemos un lugar, una canción, una fecha que solo nos pertenece a nosotros, ¿qué importa el resto si estamos juntos? Los días malos contigo son un poco más amenos.

Quédate conmigo: prometo bajarte la luna si me la pidieras, llevarte el desayuno a la cama.

Te quiero y eso no cambiará nunca.

Correción: palabras con tilde: más, él, costó, sé, repetiría, mío es mío, cómo. Cambio de palabras: reír y mis ganas de llorar, pero, contigo no será, ¿qué? Sí. Orden de las palabras: papeles .Me, bipolar, 366.Te.

Mi vida dentro de 15 años


Esta mañana cuando volvía del paseo matutino habitual con mi hija, pasamos por un sitio que a mí me ha provocado todo tipo de recuerdos: algunos, buenos y otros, malos. Estaba justo enfrente del lugar donde he crecido, donde me han enseñado todas las cosas que hoy día sé. Sí, estoy enfrente de mi instituto. Un suspiro sale de mi aliento sin darme apenas cuenta, pero es increíble ver cómo pasa el tiempo, ver cómo mi única precupacion en aquellos tiempos era ver qué chico me parecía más guapo, qué ropa me ponía para salir a la discoteca, y ver cómo hoy la vida es más complicada de lo que me imaginaba.

Con 15 años lo único que me importaba era ir sacando el curso bien, y que llegasen los viernes para poder disfrutar todo lo que entre semana no había podido. Y ahora estoy trabajando en lo que siempre había soñado: en el hospital "Cruz Roja". He conseguido el sueño de toda mi vida, pero también es verdad que me he esforzado muchísimo, pero dicen que todo esfuerzo obtiene beneficio y mírame, lo único que me importa es mi familia y mi trabajo.

No todo ha ido bien porque la vida no es toda de color de rosa. La búsqueda de mi hija no ha sido fácil, pero doy gracias a la vida por haberme dado lo que siempre había soñado. Mi pareja ha sido la que me ha apoyado en todo momento para que hoy día tuviese lo que tengo. Me ha ayudado con miles de cosas y yo he hecho lo posible por planearnos un futuro feliz y bueno en sentido económico.

Mi padre y mi madre para mí han sido el pilar más importante. Me han dado la vida, me han dado una educación que hoy día me ha servido de mucho: se lo debo todo.

Vuelvo al principio. Mi hija me mira y me pregunta por qué me he quedado callada y le respondo: "Aprovecha cada detalle por pequeño que parezca, porque nunca sabrás si volverá a ocurrir, y disfruta de la vida que solo es una".

Correción: palabras con tilde: mí, qué, día, más. Cambio de palabras: que a mí, más importante. Me, porque, que de, etc.

3º trimestre


Autorretrato


Hoy me toca describir algo que siempre he dicho que me resulta difícil. Me resulta difícil definir cómo veo yo, y cómo me ven los demás.

Como cada mañana, me miro en el espejo y me quedo un rato mirándome. Soy una niña de 14 años, que no aparento tenerlos porque me veo mayor ,debido a mi estatura. Soy alta, midoo 1,69. Soy blanquita de piel, con el pelo oscuro. Mi pelo era rizado, pero solo me queda decir que era, ya no sé ni cómo es, más bien ondulado tirando a liso, ya que la mayoría de las veces lo llevo alisado, y de la plancha se ha quedado así. Mis cejas son marrones oscuras, siempre depiladas que me adornan el ojo como si fuera una cueva. Mi nariz es chiquita y respingona. Podría decir que es lo que más me gusta de mi cara. Mi boca es algo que me encanta. Después de dos largos y dolorosos años, mis dientes han quedado, como dice mi dentista, "perfectos". Mis orejas son chiquitas, adornadas por 4 piercing, que son realmente de mi gusto: uno en la oreja izquierda y tres en la derecha.

Mi cuerpo es algo que sí me gustaría cambiar, no me desagrada, pero lo único que realmente me gusta de ahí es el ombligo que dentro de poco estará adornado por un piercing, me encantan esas cosas.

Mis pies son realmente grandes calzo un 39-40, y siempre he dicho que como un pie pequeño no hay nada, pero a mí me ha tocado calzar ese número, y no hay nada que pueda hacer.

Soy de esas personas que están ahí, sobre todo más que en lo bueno, en lo malo, porque para pasártelo bien siempre habrá mucha gente, pero que estén ahí cuando estés mal, realmente los justos. Soy muy cariñosa, y en ocasiones demasiado pegajosa. Cojo confianza pronto, me encariño rápido y luego me pasa lo que me pasa... Casi siempre me la juegan, pienso que tendría que dejar de ser tan inocente y empezar a darme cuenta de las personas que me aportan y las que no me aportan.

Mis amigas son las que más me aguantan, y con las que más me peleo, como es obvio. Son las que junto con mi madre y mi padre, me secan la cara cuando estoy llorando. Puedo llego a ser muy borde, tengo días malos como cualquiera, y casi podría decirque al cabo de los años tengo más días malos que buenos. Me enfado mucho, tengo un carácter fuerte y una personalidad rara. No me gusta llorar delante de las personas. Siempre he pensado que es mejor desahogarte sola que teniendo a gente a tu lado.

Me podría considerar una persona fuerte, pero en ocasiones tengo que decir que soy la mas débil. Cuando tengo problemas, no me gusta contárselos a nadie. Pienso que tengo que ser independiente para resolverlos yo, ya que nadie puede estar resolviéndome mis problemas siempre.

No me callo nada, no sé, soy así, me gusta decir las cosas en su momento, y no callarme lo que pienso. Si algo me molesta, prefiero decir las cosas de frente, no por la espalda, eso es de cobardes.

Según dice mi madre, tengo un corazón que no me cabe en el pecho, que doy demasiadas cosas y no recibo ni la mitad, que lloro por gente que no se merece ni que la mire, y que soy demasiado buena.

Quizás la gente no me vea como me defino yo, me verán siempre feliz, siempre riéndome con las personas a las que de verdad aprecio.

No me queda otra cosa que decir que sonreír no significa ser feliz, que llorar no significa estar mal, y que no todo lo puedo hacer bien. Soy humana, me equivoco e intento corregir mis errores para no volverme a tropezar con la misma piedra.

Corrección ortográfica: palabras con tilde (difícil, cómo,sí, ahí, mí, más, sé) intercambio de frases por otras mas convenientes (y bien ahora me toca definirme ami, soy.; Pegajosa,cojo confianzas. ; después de decir como veo por fuera y por dentro,no) Orden de las palabras (solo,que; número y no tengo nada que hacer)

Descripción de mi habitación


Mi habitación para mí la parte más especial de mi casa, el lugar que desde que era una mocosa me ha visto reír y llorar. Nada más entrar ves unas cortinas plateadas y rosa fucsia, que aportan a mi habitación un estilo que me encanta. Mi pared gris clarita creo que expresa mi carácter cuando estoy mal, y odio el día en el que elegí ese color. Es grande, amplia, con muebles todos del mismo tono de marrón haya y una cama con dos peluches que son muy importantes para mí. Esos dos muñecos no son nada del otro mundo. Son un poco incluso hasta feos. Uno es un osito con la barriga gordita con el nombre de mi abuelo, que, por desgracia, ya no está conmigo, pero sé que me cuida desde el cielo. El otro muñeco es una "Hello Kitty" que mi novio me regaló cuando apenas llevábamos unas semanas y me dijo que este pequeño muñeco haría que los meses fueran pasando y después de casi un año me doy cuenta que era verdad lo que me dijo.

Me tumbo en esa cama que para mí es una nube, grande, blandita, calentita, pero con un pequeño defecto; después de catorce años y del peso que soporta, está empezando a sonar cuando te mueves: ¡ya era hora! Estoy echada en ella, me giro y veo un gran collage con un marco de madera que recoge las fotos de todas las personas que son importantes para mí. Este marco está al lado de algo que me es imprescindible mi queridísimo espejo. Paso por delante de el mil veces al día, me pinto, me peino, me echo fotos.. se podría decir que lo hago casi todo.

Odio que mis padres me digan: "Lydia, por favor, recoge el cuarto,que eres una señorita". El cuarto suele estar ordenado, tengo la costumbre de que la ropa que me pongo colocarla encima de la silla de mi escritorio. Guardo la ropa día a día, pero poco a poco se va llenando de la misma manera. Esa ropa no está para lavarla, pero me da demasiada pereza tener que sacar todas las perchas y tener que colocar la ropa en ellas.

Mis dos armarios guardan todo la ropa que tengo y pienso que mi ropa dice muchas cosas de mí. Lo miro y lo vuelvo a mirar y siempre veo algo diferente en su interior, una camiseta nueva, un pantalón nuevo, unas sandalias nuevas: está repleto de cosas. Está adornado por unas perchas, la mayoría, de color rosa. Cualquier día de la cantidad de ropa que contienen, de su peso, se vencerán. En la parte inferior de mi armario están mis ocho tacones: la mayoría son negros y demasiado altos. Estos no los uso mucho ya que soy muy quejica y me hacen daño.

El otro día ordenando el armario encontré unas bolsas grandes. Mi madre solía meter en ellas los regalos de navidad, y en esta ocasión estaban llenas de ropa y juguetes de cuando todavía no tenía uso de razón, cuando tenía uno o dos años.

Al cabo del rato sigo echada en la cama, miro con admiración mi cuarto, me doy la vuelta y el marco de fotos me hace darme cuenta de la cantidad de momentos y años que he pasado con mi habitación, y la cantidad de recuerdos que sin ser vistos a simple vista están en su interior.

Corrección ortográfica: cambio del orden de la coma (casa, la ; escritorio. Guardo; y, ; grandes. Mi; abuelo. Que); cambio de palabras por otras más adecuadas ( va, feos, rosa); tildes (ocasión, está, reír).

Hacer la pelota


Ejemplo: Francisco es un pelota. Siempre le da la razón al jefe.

Parece ser que antiguamente se llamaba pelotas a las prostitutas o amantes de los hombres adinerados. Como estas mujeres hacían y decían cosas del agrado de los hombres que las mantenían para que siempre las eligiesen a ellas y no a otras. A quien mantiene esa actitud (a quien hacía y decía lo que querían escuchar los demás para agradarles y poder sacar algún beneficio a cambio) se les llama también pelotas.

http://erasmusv.wordpress.com/2008/02/01/hacer-la-pelota-o-ser-un-pelota

Corrección ortográfica: palabras con tilde (hacían, razón). Cambio de palabras (sacar, eligiesen, mantiene) y cambio del orden de palabras.

Lazarillo


No entiendo, ¿por qué he tenido que sufrir tanto como lo he hecho? ¿Por que he tenido que recibir tantos golpes? ¿Por qué la vida ha querido esto para mí? Esa es mi pregunta año tras año, desde que tengo uso de razón.

Soy una niña de 17 años, piel negrita, ojos grandes, pelo rizado. Realmente, soy muy joven ya que a mí por desgracia la vida me ha hecho madurar antes de lo normal. Desde pequeña, con tan solo un par de años, no he tenido a nadie que me protegiese todo lo necesario. Nadie me ha dado una educación y una enseñanza buena. Siempre he estado sola, he tenido que aprender yo misma a sacarme las "castañas del fuego", a alimentarme como he podido para poder sobrevivir. No he tenido infancia, me he criado sola y miles de cosas me han dificultado la vida.

Cuando tenía dos años, mis padres murieron en un trágico accidente, ocurrido en Malí, donde nací. En aquel país fue donde pasé la parte más dura de mi vida, donde pasé hambre, donde mis compañeros de colegio se reían y abusaban de mí, donde con tan solo 12 años tuve que hacerme cargo de un bebé, de mi hijo. Conseguí un trabajo que no era realmente productivo: trabajaba desde que el sol amanecía hasta que se ponía por una miseria, por tan solo 4 euros diarios. Con ese dinero, intentaba darle algunas de las cosas que mi hijo necesitaba.

Después de 2 años de duro trabajo, pensé en marchar de aquel lugar donde tan malos momentos había vivido, y pensé que era momento de cambiar de aires, de empezar una nueva vida. Durante esos años de duro trabajo, conseguí ahorrar algo de dinero, algo que hoy día me ha servido de gran ayuda.

Una mañana temprano, vestí a mi hijo con un par de trapos viejos que la gente de ya no quería. Cogí una manta que una mujer mayor me regaló cuando nació mi hijo, lo tapé y cuando cayó la noche, me marché. Llegué a un pueblo cercano, donde mi amiga me había informado que había un autocar un tanto caro, pero con destino final a Europa. Me subí y acomodé a mi hijo encima de mis brazos y me dormí pensando en que cuando llegase allí, todo sería muy distinto.

Después de unos largos meses de viaje, llegué a mi destino, Alemania. Cuando bajé del autocar, contemplé el espacio que me rodeaba, autobuses muy coloridos, edificios altos, gente bien vestida, y me imaginé por tan solo unos segundos lo que daría por ser como ellos. No todo era eso. Pensé en cómo podía comunicarme con la gente, no sabía hablar bien mi idioma, y me preguntaba cómo podía entender el suyo. Paseé con mi hijo en brazos, sin rumbo, pero en busca de algún lugar donde poder pasar aquella noche. Ahí esta. Encontré un pequeño puente: no era un lugar muy acogedor, pero sí lo suficiente para poder darnos cobijo aquella noche.

A la mañana siguiente, vi cómo dos hombres muy altos me levantaban del suelo bruscamente, y rápidamente pensé: "No puedo creer que aquí me pasé lo mismo que allí; no quiero que me peguen más". Me levanté asustada, y me dirigieron unas palabras que, como me imaginaba, no entendí. Me metieron en un coche y pensé que eran policías, pero no estaba segura. Me llevaron a un destino raro. Había gente, mucha gente, y todos con una especie de camiseta azul y pantalones blancos. Llegué y una mujer vino a mi encuentro y acarició la cabeza de mi bebé. Me hizo una pregunta, y hice unas muecas de no entender con la cabeza. Me hizo sentar en una silla dentro de una sala. Al cabo del rato, apareció una mujer muy parecida a mí, de mi mismo color de piel, y con la misma ropa que todos los que se encontraban en aquel lugar. Me cogió la mano, y me dijo que no me preocupase, que las marcas de mi cara demostraban que mi vida había sido dura, y que ya no habría más sufrimiento. Me quedé sorprendida: mi vida había cambiado, había una persona de la misma nacionalidad que la mía, una persona que entendía mi sufrimiento, y que me informó que podía quedarme todo el tiempo necesario, hasta que pudiese valerme por mí misma. Y así es como después de 20 duros años, podría tener una vida normal, podría ser realmente feliz.

Corrección ortográfica: palabras con tilde (regaló, bebé, trágico, más, cogí, llegué, cómo, informó, así, allí). Sustitución de palabras por otras más adecuadas (necesario, hasta ; eso. Pensé en cómo; caro, pero ; acogedor. Pero sí, sorprendida).

Diario de aprendizaje


Día 22 de mayo (jueves):

En este primer día, nuestra tarea era volver a leer los poemas para poder recitarlos con una mejor entonación y analizar el poema para poder buscar las fotos que correspondíeran con él.

Día 29 de mayo (jueves):

El tiempo empieza a echarse encima de nosotras. Y solo hemos podido encontrar un par de imágenes que veíamos relacionadas con lo que recitábamos y una canción entre tantas que podía servirle bien a nuestro poema. Llegó el momento en el que teníamos que grabar en Audacity nuestra recitación. Al principio, me equivocaba y me entraba la risa, luego pensé que debería ponerme en serio, ya que no nos daría tiempo a hacerlo como nosotras teníamos planeado. Cuando estaba grabado y decidimos escucharlo, vemos que no se oía y tuvimos que desechar ese audio que tan difícil se nos hizo grabar.

Día 3 de junio (martes)

La fecha de entrega está cada vez más próxima. Intentamos montar el vídeo en Pitivi y vimos que nos resultaba difícil,ya que el audio no era compatible con esta aplicación: no lo habíamos guardado como teníamos que haber hecho. Pensé que sería mejor hacerlo desde un ordenador con Windows Movie Maker, ya que ese programa lo usaba antes muy a menudo para hacerle vídeos a mis amigas. Pusimos las fotos y vimos que una mancha gris aparecía en el lado izquierdo de la foto. ¡No nos lo podíamos creer! Todo el trabajo que llevábamos hecho no servía para nada, y prácticamente decidimos buscarlo todo desde el principio.

Día 5 de junio (jueves)

A pesar de tener que estudiar para un examen de Mates muy importante, no podíamos dejar sin acabar esto que tenía la misma importancia que un examen de Matemáticas. Llegué a casa de Silvia a las ocho y media aproximadamente y nos pusimos a todo correr para acabar lo antes posible. Encendimos el ordenador, y metimos todas las cosas en Windows Movie Maker: teníamos todo montado, muy bien para nuestro gusto.

¿Y cuál fue nuestra sorpresa? A la hora de guardarlo, vimos que todo lo que estaba metido se empezó a llenar de cruces, tanto las imágenes como el audio. No sabíamos qué hacer, a quién acudir, nuestro agobio aumentaba por momentos, y acabamos las dos como unas niñas chicas, llorando. Llegué a casa, mis padres me planteaban miles de soluciones, y a mí, como lo que soy, una cabezona, me dieron la 1 de la madrugada intentando poder hacerlo.

Día 6 de junio (viernes)

Día de la entrega del trabajo, y para no variar no tenemos todavía el vídeo montando. Tenemos la grabación, las imágenes, las url... lo tenemos todo; ya solo nos queda poder unirlo y subirlo a Youtube. Intentaremos que en esta tarde pueda estar acabado. De este trabajo me llevo una experiencia: "No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy".

Vídeo-poema: